En directo
    Entrevistas
    URL corto
    21504
    Síguenos en

    Las elecciones legislativas celebradas el 6 de diciembre en la República Bolivariana de Venezuela arrojaron como resultado una victoria del Gran Polo Patriótico, la coalición de partidos que apoyan al gobierno del presidente Nicolás Maduro. No obstante, los resultados generaron algunas discusiones, tal y como se esperaba.

    —En el contexto de las elecciones parlamentarias celebradas el 6 de diciembre pasado, ¿cómo evaluaría usted los resultados electorales? ¿Qué significa esta victoria para el Gobierno y el pueblo venezolano?

    Las elecciones del pasado 6 de diciembre arrojaron un 67% de votos a favor del Polo Patriótico. Los resultados son bastante claros y se deben interpretar como lo que son, una manifestación de la voluntad de los votantes de seguir apoyando al presidente Nicolás Maduro y desplazar de la Asamblea Nacional a quienes sólo se ocuparon de generar estrategias para que desde Washington se aplicaran medidas coercitivas contra el único Gobierno legítimo de Venezuela, la confiscación de bienes y un bloqueo brutal contra el pueblo venezolano. Significa que el pueblo se mantiene firme y no se doblega ante las presiones externas.

    —Una de las críticas dirigidas a los resultados se concentra en la baja participación. ¿Qué opina usted sobre esta crítica? ¿Por qué el nivel de participación ha sido tan bajo? ¿La escasa participación se podría traducir como el reflejo de la voluntad del pueblo venezolano? 

    Las elecciones del pasado 6 de diciembre se llevaron a cabo bajo condiciones marcadas por la pandemia del COVID-19 y en medio de un ambiente de bloqueo contra nuestro pueblo. No fueron unas elecciones en condiciones de "normalidad" y sin embargo, se desarrollaron sin desórdenes, sin violencia, sin reclamos y con una importante cantidad de expertos y acompañantes internacionales que acudieron a nuestro país y verificaron el proceso y las auditorías en directo.

    La participación fue la esperada para una elección de diputados a la Asamblea Nacional. El nuestro es un sistema presidencialista y el comportamiento de los votantes estuvo dentro de los márgenes y la normalidad esperada.

    —Poco después de las elecciones parlamentarias, el Reino Unido declaró que no reconoce los resultados electorales. ¿Cómo evaluaría la declaración del país europeo y qué consecuencias podría tener el rechazo de los países occidentales?

    La declaración del Reino Unido también está dentro de lo esperado. Ese país hace mucho tiempo dejó de tener independencia en lo que respecta a su política exterior. Obedecen a las instrucciones de la Casa Blanca. Yo le voy a hacer una pregunta, si usted me lo permite: ¿qué valor o legalidad puede tener la opinión del gobierno del Reino Unido sobre las elecciones a la Asamblea Nacional de nuestro país? Pues el mismo valor que pudiera tener si nosotros pretendieramos restar valor a la consulta sobre sus elecciones o sobre el Brexit.

    Yo estoy convencido de que el pueblo británico no está de acuerdo en que su Gobierno intervenga en asuntos internos de otros países, mucho menos un país tan lejano como Venezuela, cuando ese mismo Gobierno no termina de aclarar y resolver su relación con la Unión Europea, lo cual si les afecta directamente y de forma inmediata.

    Por otra parte, no sé a qué se refiere con "rechazo de los países occidentales". Esa categoría de "países occidentales" hoy día es muy difusa. Pero por otra parte, el gobierno de Nicolás Maduro es el único gobierno reconocido por las Naciones Unidas. Con eso y con el reconocimiento del pueblo venezolano es más que suficiente para nosotros. Nuestros procesos deben ser evaluados y aceptados, primeramente por nuestro pueblo. Nosotros no hacemos evaluación de los procesos electorales del Reino Unido, ni de ningún otro país. Somos respetuosos del Derecho Internacional y abogamos por el Derecho a la Autodeterminación de los pueblos y la no injerencia en asuntos internos de otros estados.

    —¿Cuál puede ser la respuesta de la oposición liderada por Guaidó, tras los resultados electorales? ¿Estos resultados se pueden considerar como una "derrota definitiva" para la oposición venezolana? ¿Cuánto es el porcentaje de representación de la oposición en el pueblo venezolano?

    ¿Cómo puedo saber yo cuál será la posición de la oposición liderada por el exdiputado Guaidó? Eso lo pudieran saber sus jefes que están en Washington. Guaidó nunca lideró absolutamente nada. Ese joven fue mal aconsejado y manipulado. Guaidó ha ido acumulado demasiadas derrotas y frustraciones en muy poco tiempo. Creo que en cualquier momento lo desecharán y pasarán la página. Pero ciertamente no puedo saber cuál será la posición de Guaidó y de la gente que le acompaña. No soy pitoniso, ni consulto al Oráculo de Delfos.

    —¿Qué nos espera ahora? Después de la victoria electoral, ¿cuál sería la postura del Gran Polo Patriótico ante la crisis política actual, y qué pasos se pueden dar para enfrentar las sanciones y las dificultades económicas?

    Después de la victoria electoral, al pueblo y al Gobierno venezolano les espera seguir trabajando y resistiendo para encontrar salidas y respuestas dignas que permitan saltar las trabas que impone el bloqueo al que de manera feroz y salvaje tienen sometida a nuestra economía. Seguir fortaleciendo nuestras alianzas estratégicas y seguir trabajando para poder consolidar una economía diversificada, que nos permita superar el modelo de dependencia de la renta petrolera.

    A nivel de política interna, el paso que se ha dado con las pasadas elecciones del 6 de diciembre, tiene como vocación última la normalización de la vida política en Venezuela, la cual entró en un período crítico cuando la oposición, después de ganar en las elecciones pasadas, del 2015, decidió desacatar una importante sentencia del Tribunal Supremo de Justicia.

    Ahora vamos hacia la normalización de la vida política, con debates enriquecedores entre las distintas opciones  y propuestas políticas. Todas las opciones y propuestas tienen cabida en el debate y en la contienda política, si tienen talante y vocación democrática. En un contexto de normalización, los opuestos, aunque antagonistas, no son enemigos a los que se debe aniquilar, y aunque presenten propuestas diametralmente opuestas, si todos los que participan del juego democrático tienen un claro sentido de Estado, son simplemente adversarios políticos. 

    —¿Cuáles son las expectativas del Gobierno venezolano frente a la Administración de Joe Biden? Y por último, ¿qué tipo de pasos deben darse por parte de EEUU en esta nueva etapa y qué pasa si la nueva Administración estadounidense prefiere mantener su apoyo a Juan Guaidó?

    Nuestro presidente ha sido uno de los primeros en reconocer el triunfo de Joe Biden. Nuestro Gobierno tiene ganas y las mejores intenciones de poder establecer una relación armónica con el gobierno de Estados Unidos, pero siempre desde el respeto, siempre haciendo respetar nuestra soberanía y nuestro derecho a la autodeterminación.

    Nuestra actitud y nuestra voluntad es la de construir un puente de diálogo respetuoso con el gobierno de Estados Unidos, tal y como siempre lo hemos tenido con su pueblo. Nosotros reconocemos a su Gobierno y respetamos sus procesos internos. Por esa razón esperamos que pongan en vigor una de las reglas de oro de la diplomacia, la reciprocidad. Les respetamos y por eso merecemos y exigimos ser respetados. 

    Lo del reconocimiento al autoproclamado Juan Guaidó fue un gran error diplomático en el que incurrió el gobierno de Trump y hacia allá arrastró a otros gobiernos como los de la Unión Europea. Yo espero y aspiro que el próximo gobierno sepa salirse de esa trampa, porque esa vía es la negación de la política, es una señal de barbarie y sólo lleva al estancamiento. Debemos avanzar juntos hacia la normalización de nuestras relaciones. Sin imposiciones y desde el respeto a la diversidad.

    Etiquetas:
    UE, Nicolás Maduro, Juan Guaidó, relaciones bilaterales, oposición, EEUU, elecciones parlamentarias, Elecciones Venezuela, elecciones, embajador, Turquía, Venezuela
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook