En directo
    Entrevistas
    URL corto
    0 60
    Síguenos en

    MOSCÚ (Sputnik) — El embajador ecuatoriano en Rusia, Julio César Prado Espinosa, comentó en entrevista con Sputnik que al terminar su misión diplomática de cinco años y medio se siente agradecido, enriquecido y emocionado por este país que le "enseñó mucho".

    "Me voy apenado, me voy con el corazón en la mano, llevándome también en la memoria y en mi corazón todo, a Rusia entera, en todo lo que he conocido y lo que creo que representa", expresó el experimentado diplomático.

    Prado confesó que el trabajo en Rusia ha sido "un desafío político muy grande".

    "Profesionalmente creo que Rusia me enseñó muchas cosas. Uno piensa que en esta carrera de tantos años de servicio, ya 40 años, no va a aprender más porque ya ha conocido de todo, y es mentira. Rusia me enseñó que queda mucho por conocer, queda mucho por aprender", manifestó.

    Primeras impresiones

    Cuando uno viene a Rusia, según Prado, viene con una idea occidental preconcebida, y reconoció "no haber sido la excepción".

    "Me acuerdo, mi esposa y yo llegamos a este país en marzo, el 15 de marzo de 2015, y todo estaba cubierto de nieve. Por donde íbamos, nieve. Y claro, nosotros en Ecuador no tenemos nieve, salvo en las montañas. El miedo a caminar, a caerse, a resbalarse, eso era una cosa que nos chocaba", relató.

    La segunda cosa, indicó, era el idioma ruso: "la imposibilidad de comunicarnos, de poder expresar desde para pedir comida".

    "Pero aprendimos a valorar más a la gente rusa, porque lo que nos decían del ruso, que era una persona seca, una persona hostil, una persona que no ayuda, es mentira, una mentira que creo que fue elaborada por este antirruso que existía desde tiempos de la Unión Soviética y que se fue quedando y no se ha ido totalmente", destacó.

    El embajador comentó que durante su estadía en Rusia se ha "topado con personas muy amables que nos han hecho ver que eso de la frialdad rusa no es cierto".

    El embajador ecuatoriano en Rusia, Julio César Prado Espinosa
    © Sputnik / Alexandr Perepechenov
    El embajador ecuatoriano en Rusia, Julio César Prado Espinosa

    "Cuando hemos estado perdidos, nos han llevado prácticamente de la mano para ir por el buen camino, nos han ayudado con la traducción y, así no sepan inglés, han procurado hacernos entender y ellos de entendernos con mucha paciencia lo que queríamos", dijo Prado.

    Esas experiencias, señaló, "son una muestra palpable de que el ruso es una persona muy amable, muy cordial, muy simpática y que da mucha cooperación y colaboración".

    Dificultad del ruso

    El embajador Prado confesó que se va del país "sin aprender el idioma ruso".

    "Me costó mucho el primer año. Traté por todas las formas de aprender. Me acuerdo haberle dicho al presidente Vladímir Putin, cuando yo presenté credenciales: 'Presidente, cuando yo salga de aquí, yo me iré aprendiendo ruso'. Y se rió. Creo que sí va a tener que seguir riéndose. No pude aprender, y traté, traté, traté", comentó.

    Al reconocer que el aprendizaje del ruso se le queda una "materia pendiente", resaltó que aprendió a "valorar a la gente", lo que "es más importante".

    "Me voy agradecido justamente por eso con Rusia, porque me ha dado la posibilidad de enriquecerme en lo político y lo profesional", declaró.

    Agregó que, también en lo cultural, ha tenido la posibilidad de "ver artistas, obras teatrales, óperas, todo eso que no hubiese podido si no estuviese aquí".

    "Creo que mi esposa y yo hemos podido aprovechar al máximo todo lo que Rusia ofrece y de eso estamos tremendamente agradecidos. Somos una pareja que llegamos con mucha ilusión de muchas cosas en Rusia y nos vamos llenos de Rusia. Nos vamos llenos de amor, llenos de recuerdo y llenos de mucho agradecimiento a Rusia por todo", concluyó.
    Etiquetas:
    Embajada de Ecuador, Julio César Prado Espinosa, misión diplomática, Rusia, Ecuador
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook