En directo
    Entrevistas
    URL corto
    Tres décadas de democracia en Chile (12)
    3510
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — Las políticas de los distintos gobiernos chilenos en relación a las FFAA han buscado proteger y evitar cambios en esa institución, que se mantiene casi con las mismas características, beneficios y secretos que hace 30 años, cuando el país regresó a la democracia, dijo a Sputnik el historiador Luis Thielemann.

    "En general hay una continuidad en la dirigencia, en la oficialidad, en las políticas, en el secretismo" en los últimos 30 años, tanto en las FFAA [Fuerzas Armadas] como en los Carabineros [Policía militar], afirmó el académico a Sputnik.

    El 11 de marzo de 1990, Patricio Aylwin asumió como presidente de Chile luego de 17 años de la dictadura encabezada por el general Augusto Pinochet.

    Para Thielemann, magíster en Historia por la universidad Finis Terrae, estas tres décadas se han caracterizado por la ausencia de cambios profundos al interior de estas instituciones, que mantenido sus estructuras y su accionar, en buena parte gracias al respaldo de los distintos Gobiernos que estuvieron frente al Poder Ejecutivo en este tiempo.

    "No es una continuidad que se haya mantenido a pesar de quiénes estaban en el Gobierno, sino sostenida por quienes estaban en el Gobierno", afirma el académico.

    Según el historiador, tanto la Concertación (coalición de centroizquierda), como los partidos de derecha, son igualmente responsables de haber otorgado un grado de autonomía a estas instituciones que años después se revelaría altamente negativa, alejándolas de una sociedad que supo tenerlas como modelo.

    "Con la transición, con la Concertación en el gobierno y después con los gobiernos de derecha, no solo se mantuvo esa continuidad, sino que se fortaleció, y se fortaleció la autonomía e independencia del ejército respecto a los poderes civiles. Si bien era un ejército que ya no violaba los derechos humanos, por razones obvias (ya que) no estaban en el poder, era un ejército que mantenía todas las conquistas corporativas que se había ganado en la dictadura", explicó Thielemann.

    Entre estas conquistas el historiador destaca "lo que más indigna a los chilenos", que es el beneficioso sistema de pensiones de las FFAA y los Carabineros, que les permite jubilarse antes y tener mejores pensiones, "mientras que el resto de los chilenos tiene uno de los peores sistemas de pensiones que existen en el mundo".

    "Eso provoca enemistad", aseguró el historiador.

    A esto habría que sumarle el grado de "autonomía financiera y administrativa" de ambas instituciones, que no fue conquistada durante la dictadura, sino ya en democracia, lo que ha derivado en importantes escándalos de corrupción.

    En los últimos años, las FFAA de Chile, en particular Carabineros y el Ejército, han sido objeto de múltiples investigaciones judiciales debido a una gran cantidad de fraudes económicos que se han descubierto al interior de sus filas, con desfalcos de decenas de millones de dólares.

    Los casos más emblemáticos de corrupción fueron nombrados por la prensa como el Milicogate y el Pacogate, a raíz de la manera coloquial en que los chilenos llaman a los integrantes de estas dos instituciones ("milicos" a los militares, y "pacos" a los Carabineros).

    Para Thielemann, estas situaciones tienen su origen en cómo se desarrolló el proceso de transición en su país.

    "La dictadura no fue derrotada en Chile. En Chile la dictadura se retira cuando pierde el apoyo de EEUU y de cierto sector de la derecha, y se retira negociando y con 44% de los votos. El ejército no fue derrotado, al revés, el ejército se convirtió en uno de los más poderosos del continente, lo cual le daba capacidad de negociar frente al Gobierno", observó el investigador.

    En 1988 la dictadura de Pinochet realizó un plebiscito para determinar si el militar podría continuar en el poder hasta 1997.

    La votación se celebró el 5 de octubre, y dio como resultado el triunfo del "No" a la continuidad del dictador, que obtuvo 53% de los votos, contra 44% que votó a favor de que Pinochet se mantuviera en el poder.

    ​Tal cual estaba establecido, el triunfo del "No" abrió la posibilidad de convocar a elecciones presidenciales y legislativas, que significaron el final de la dictadura y el regreso a la democracia.

    El colapso de Carabineros

    Las masivas movilizaciones que se registran en Chile desde octubre del año pasado no solamente han evidenciado la disconformidad de buena parte de la población con las medidas económicas del Gobierno que preside Sebastián Piñera, sino que además mostraron la cara más brutal de los Carabineros, cuyo accionar durante las protestas fue denunciada por varios organismos de derechos humanos.

    Solo en los primeros dos meses de manifestaciones, la Fiscalía de Chile había registrado más 2.500 denuncias de violaciones de derechos humanos, de las que más de 1.500 eran de tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes, y más de 100 eran de delitos de carácter sexual cometidos por funcionarios públicos.

    Asimismo, Amnistía Internacional afirmó días atrás que Chile cerró 2019 con "la peor crisis de derechos humanos" desde la dictadura.

    Según el organismo, más de 13.000 personas fueron heridas durante los primeros meses de manifestaciones.

    "Durante las protestas, con frecuencia se vio al ejército emplear armas letales contra manifestantes; de cada cuatro muertes causadas por las fuerzas del Estado al menos tres lo fueron a manos de miembros del ejército, y una a manos de un carabinero; una de las muertes fue provocada por armamento de uso militar, y decenas de personas resultaron heridas por munición real", consignó Amnistía en un reporte.

    Para Thielemann, se trata del "peor momento" de Carabineros desde el regreso a la democracia, cuando durante más de 20 años tras el fin de la dictadura habían sido "por lejos" la institución más respetada de Chile.

    Según el historiador, este cambio comenzó a darse en la década de 1990, cuando el discurso de combate al comunismo que prevaleció durante la dictadura fue cambiando y centrándose en el delito urbano, lo que fue aprovechado por la institución.

    "La Concertación se preocupó de fortalecerlos permanentemente, en recursos, en impunidad legal y en una autonomía que ha llevado a que hoy día los Carabineros sean prácticamente impunes, que puedan matar casi sin ningún costo legal y que tienen un control de sus propios recursos que hace que prácticamente se los roben todos", dijo Thielemann.

    El historiador sostuvo que si bien las principales ciudades del país, en especial la capital, Santiago, son urbes seguras, los Carabineros han ejercido una política represiva y hostigadora de los adolescentes y los jóvenes.

    "Desde hace 15 años, cualquier persona que cumple 16, 17 años, se enfrenta a una policía que no te deja estar en las plazas, que te golpea sin ninguna razón, y que tiene una tasa de abusos sexuales a menores de edad, enorme", manifestó el académico.

    Así, este "quiebre de la confianza" en Carabineros no nace en las protestas, donde lo que ocurrió fue que "explotó ese odio" contra la institución, que "antes era generacional" y tras los reiterados hechos de violencia y violaciones a los derechos humanos, se extendió "a la mayoría de la población".

    "Carabineros es una institución en el colapso, absolutamente colapsada", afirmó Thielemann.

    ​Este 11 de marzo se cumplen 30 años del regreso a la democracia en Chile, con la asunción de Aylwin como presidente.

    Se cumple además el segundo año del Gobierno de Sebastián Piñera, que ha sido duramente criticado por su respaldo al accionar de los Carabineros durante las protestas.

    Tema:
    Tres décadas de democracia en Chile (12)
    Etiquetas:
    violencia, derechos humanos, transición, Augusto Pinochet, Carabineros de Chile, Chile
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook