En directo
    Entrevistas
    URL corto
    Por
    4318
    Síguenos en

    Vox es el partido político más controversial de España, que en apenas un año y medio logró pasar de la irrelevancia a ser la tercera fuerza política del país.

    Vox está siempre en el ojo del huracán. Desde la esfera política le acusan de ser un partido de extrema derecha que pone en riesgo la estabilidad del Estado. Desde las organizaciones sociales le acusan de tener un pensamiento retrógrado que amenaza con revertir las conquistas sociales.

    Desde otros sectores del país le expresan su apoyo porque aseguran que Vox defiende los intereses de España. Vox ya no solo le planta una férrea oposición al gobierno de coalición del PSOE y Unidas Podemos, sino que también le disputa al histórico Partido Popular el liderazgo del bloque de la derecha.

    ¿Qué es Vox?, ¿a quiénes representan?, ¿cómo lograron tanto auge político electoral en tan poco tiempo?, ¿qué buscan? Estas y otras interrogantes, responde a Sputnik la psicóloga social y analista política, Lorena Freitez.

    —En diciembre de 2018, Vox irrumpió en el escenario político español obteniendo 12 escaños en el Parlamento andaluz. Desde entonces se ha convertido en todo un foco de grandes controversias. Vox significa en latín voz. ¿Vox es la voz de quién?

    Hay dos grandes hipótesis. La primera es una que viene de la izquierda, que plantea que Vox representa a las élites y a los sectores más conservadores del Partido Popular. 

    Por otro lado, ellos construyen una imagen sobre sí en la que dicen que son la voz del pueblo, la voz de la clase trabajadora, de los excluidos y los desoídos por un sistema cultural que ellos llaman la dictadura progre, y que según dicen, no reconoce sus valores más fundamentales ni la grandeza de España.

    Vox ha logrado resignificar el concepto de élites y plantea que hoy las élites en España son los grupos políticos que se han enquistado en el poder y que el pueblo, que es representado por ellos, son aquellos ciudadanos que se reivindican como españoles y se sienten orgullosos de serlo. Este discurso, que tiene como objetivo conectar con las clases populares, les permitió robarle 300.000 votos al PSOE en las últimas elecciones generales del 10 de noviembre de 2019.

    —Nos hablas de la hipótesis de la izquierda sobre quién es Vox y de cómo se venden ellos, pero ¿quiénes son en realidad?

    Si te pones a escarbar encuentras dos elementos: uno, es que no son la oligarquía nacional. Sus dirigentes no son grandes propietarios de medios de producción ni tienen grandes fortunas, pero están muy vinculados a importantes empresas nacionales e internacionales y sus principales alianzas son con fondos de inversión internacional, ligados a los fondos buitre más salvajes del sistema financiero internacional. En 2019, Iván Espinosa de los Monteros se reunió en Londres con fondos de inversión y con directivos de Goldman Sachs, para buscar financiamiento. Goldman Sachs, hay que recordar, es el gran fondo financiero internacional que tuvo un papel clave en la crisis económica de 2008 y el que le compró, a muy bajos precios, más de 2.000 viviendas públicas a la entonces alcaldesa de Madrid, dirigente del PP, que es de un sector de donde viene Abascal.

    —Pero, tal vez, a un español nacionalista partidario de Vox no le importe mucho esos vínculos de sus dirigentes con fondos buitre.

    Es que el aspecto más contradictorio de toda su identidad política es que se venden ante los españoles como la única fuerza patriótica que defiende los intereses nacionales, sin embargo, cuando salen de España se quitan la bandera y se sientan con fondos internacionales que no tributan en España y que más bien han sacado provecho de la última crisis económica con la compra de viviendas, con inversiones favorables para ellos y no para los intereses de los españoles.

    Otro elemento que llama la atención sobre el patriotismo de Vox es que recientemente asiste a una reunión con la Administración Trump y le perdona al presidente estadounidense que imponga duros aranceles contra la aceituna, el queso y otros productos agroalimentarios porque tiene una postura hostil contra Venezuela y Cuba. Es decir, está privilegiando las políticas ideológicas de Trump en lugar de rechazar las políticas comerciales de EEUU que afectan los intereses de los españoles. ¿Cómo puede explicar Vox que cuando sale de España pone por encima los intereses ideológicos de su clase política que los intereses de los españoles? Él siempre dice que defenderá intereses de los españoles, pero cuando está afuera sentado con fondos de inversión, con los representantes de la Administración Trump, no dice ni una palabra sobre los intereses de los españoles. ¿Qué le hace más daño a España, las demandas de democracia de los catalanes o las políticas de Trump contra los productores agrarios, que él avala? es una pregunta que debería responder Abascal.

    —Pese a esas contradicciones, ellos han logrado crecer mucho en apenas un año y medio. Hasta hace un año y medio no eran nada y ahora son la tercera fuerza política de España. ¿A qué se debe?

    Yo creo que a pesar de estas contradicciones que te señalo, el discurso de Vox es un discurso eficaz porque toda su retórica está cargada de elementos muy significativos para las clases populares españolas. En un contexto global como el actual, donde hay una crisis del sistema económico neoliberal y la democracia no está dando respuestas a una clase trabajadora que viene de pasar una crisis y no terminan de ver una recuperación en sus familias, el que les invita a volver a la situación que se vivía antes de la crisis, puede resultar un discurso ganador, y eso es lo que está haciendo Vox.

    Por otro lado, en una España con una desafección política, una apatía y un descrédito de la política tan grande, donde los ciudadanos señalan que, después del paro, los políticos son su principal problema, este perfil antisistema que asegura que llevan consigo las banderas del cambio, hace que la gente compre esa idea, porque efectivamente la gente quiere que las cosas cambien.

    Por otro lado, las fuerzas progresistas, que nacieron para asumir esta bandera, y que, si bien hoy han llegado al gobierno y han empezado a hacer modificaciones, todavía tiene algunos techos para llegar a las clases populares. Como dijo Stuart Hall analizando el tatcherismo, donde la izquierda deja flancos abiertos, la derecha avanza. El avance de Vox está indicando a las fuerzas progresistas, no solo de España, sino del mundo, que las fuerzas progresistas necesitan desarrollar un discurso y una política obrera del siglo XXI.

    —El discurso de Vox también tiene una fuerte carga emocional y de confrontación directa contra feministas, a quienes llama 'feminazis', contra los que defienden el aborto porque se dicen llamar provida, contra los migrantes. ¿qué futuro le ves a Vox?

    Los proyectos radicales han avanzado lo suficiente para tener nichos electorales leales, sin embargo, esto no es suficiente. Vox tiene un techo de 52 diputados, pero para ir a más, no solo para liderar el bloque de la derecha, sino también para ser gobierno, Vox sabe que tiene que irse al centro. Por eso vimos recientemente a Abascal en la televisión pública española con un discurso dirigido a los votantes del PSOE, con un importante giro social que tiene como objetivo entrar en otros caladeros de votos para tener mayores avances electorales.

    —El líder de Vox, Santiago Abascal, se acaba de reunir con Luis Almagro, Secretario General de la Organización de los Estados Americanos, quien es señalado de ser el promotor del golpe de Estado en Bolivia al decir que hubo fraude, cuando ya diversas investigaciones han demostrado que no. En esa reunión, Abascal y Almagro hablaron de la necesidad de luchar contra la izquierda en el mundo ¿qué lectura hiciste a este encuentro?

    Vox viene de una corriente de pensamiento que entiende que España solo fue grande y logró la unidad nacional cuando colonizó América. Ellos tienen el concepto de la Iberosfera como un paradigma para priorizar las alianzas con América Latina y volver a posarse y volver a tener un lugar importante en términos culturales y políticos en América Latina.

    Vox dice expresamente que prefiere la migración latinoamericana que la africana porque compartimos lengua y cultura. Vox quiere liderar una propuesta de vinculación con América Latina que le diga a los españoles que pueden volver a ser actores importantes en la definición de la política y la cultura latinoamericana, que obviamente les traería réditos económicos. Yo creo que detrás de esto hay un plan para reorganizar la expoliación latinoamericana y la dominación política y cultural latinoamericana para los próximos años. Además, este plan va de la mano de EEUU. La visita de Abascal a Trump no es ajena al proyecto de la Iberoesfera porque sabe que EEUU tiene el liderazgo económico y cultural en América Latina, entonces, Abascal busca aliarse con Trump para sumar fuerzas de un bloque EEUU-UE contra América Latina. Por eso Cuba y Venezuela, que tienen proyectos políticos contrarios a su ideología y que impugnan estos proyectos de dominación, se convierten en focos de confrontación para ellos.

    —¿Es un retroceso o un progreso la irrupción de partidos como Vox?

    Vox es el resultado de la crisis política y económica que se ha vivido en los últimos tiempos. Es la consecuencia de que los proyectos políticos existentes no hayan terminado de dar respuesta no solo material, sino de horizonte político, a la sociedad española. La tensión populista de Vox está provocando un proceso de movilización y de recomposición de la izquierda, la obliga a moverse, a repensarse, a planificar movimientos para los próximos años y para las próximas contiendas electorales. Si bien Vox es el signo de la irresolución de los conflictos políticos, sociales y económicos de España, es un acicate para que la izquierda se piense, se revise y recomponga sus estrategias no para responder a Vox, sino para responder a las clases sociales a las que Vox está llegando.

    Etiquetas:
    Goldman Sachs, fondos buitre, Santiago Abascal, VOX
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook