En directo
    Entrevistas
    URL corto
    Por
    3111
    Síguenos en

    El Tribunal Supremo de la Unión Europea pide a la justicia española determinar si los bancos comercializaron de forma abusiva el Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios (IRPH). La banca podría perder unos 44,000 millones de euros.

    Después de mucho esperar, el Tribunal Supremo de la Unión Europea se pronunció sobre las hipotecas vinculadas al Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios (IRPH), un índice que promedia los intereses que deben pagar los individuos o familias al adquirir un préstamo hipotecario con la banca privada.

    De acuerdo a la sentencia del TJUE, a partir de ahora, la justicia española deberá determinar si los bancos comercializaron el IRPH de forma abusiva y si brindó suficiente información a los clientes para que aceptaran vincular su hipoteca con este índice de interés. Si se comprueba que los bancos ofrecieron sin transparencia este tipo de interés podrían ser obligados a sustituirlo por otro o devolver el dinero que cobraron de más a sus clientes.

    Las principales bancas señaladas son Caixabank, Santander, BBVA, Bankia, Kutxabank y Sabadell. Goldman Sachs estima que, entre todas, podrían perder unos 44,000 millones de euros. Los afectados denuncian que fueron los bancos los que les convencieron de adquirir el IRPH al asegurarles que era el "valor más estable" para sus créditos, pero que en realidad fue la razón que encareció sus cuotas hipotecarias entre 200 y 300 euros al mes.

    En España hay, aproximadamente, 1,3 millones de familias afectadas por el cobro del IRPH. La presidenta de la Asociación de Usuarios Financieros, Patricia Suárez, que lleva desde 2015 denunciando estos abusos, conversa con Sputnik sobre esta sentencia.

    —El Tribunal de Justicia de la Unión Europea se pronunció este 3 de marzo sobre las hipotecas ligadas al Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios y deja en manos de los jueces la decisión de declarar estas hipotecas como abusivas ¿Cómo interpretan ustedes esta sentencia?

    La sentencia ha sido buena y la verdad es que estamos muy contentos. Nosotros estamos muy satisfechos con la sentencia porque les hacíamos tres preguntas al Tribunal de Justicia de la Unión Europea y esperábamos que contestasen sí a las tres preguntas, y así ha sido.

    —¿Cuáles eran esas tres preguntas?

    Se preguntaba si el hecho de que este índice estuviera supervisado por el Banco de España suponía de manera automática que no podía analizarse si había sido comercializado de manera transparente. El Tribunal Supremo de España dijo hace un par de años que no se podía entrar a valorar la abusividad del índice, y, sin embargo, Europa lo que dice es que sí, que se puede entrar a valorar la abusividad en una cláusula. El TJUE dice que si no ha sido comercializada de manera transparente y el consumidor no ha podido conocer los efectos económicos que le va a suponer esa cláusula se puede declarar abusiva y se puede expulsar del contrato. Esto es importantísimo porque el Supremo había cerrado la puerta y tras esa sentencia se estaban perdiendo todas las demandas.

    La segunda pregunta que se hacía era si el banco estaba obligado a dar publicidad y a entregar el histórico de al menos dos años de cómo había evolucionado el IRPH, y el TSUE nos dice que sí, que el banco está obligado a informar antes de la firma de la hipoteca sobre esas cuestiones. Y la tercera pregunta que nos responde el TSUE es si se declaraba la nulidad total o la nulidad parcial, y en el caso de que sea parcial si se elimina el índice (IRPH) o se sustituye por otro. En ese caso también esperábamos que nos dijeran que era posible la nulidad parcial porque si fuera una nulidad total supondría un problema para el consumidor. Entonces, con esta nulidad parcial, no se deja el préstamo sin remunerar, sin intereses, sino que se sustituye el IRPH por otro índice, que entendemos que será el euríbor.

    —El Tribunal Supremo de la Unión Europea abre la puerta para que sea la justicia española la que determine si hubo abuso por parte de los bancos o si no hubo transparencia ¿Qué viene a partir de ahora?

    Ahora viene una alta litigiosidad en unos juzgados que ya están saturados de por sí y que esperamos que tanto el gobierno, como Comunidades Autónomas, los doten de medios, porque, o si no, realmente va a ser una tortura para muchísimos consumidores. También esperamos que los consumidores reclamen y que hagan valer sus derechos. Es verdad que tardaremos tres, cuatro o cinco años en recuperar el dinero porque los tribunales están muy saturados, pero se recuperará. Lo importante aquí es entender que es mejor recuperarlo dentro de cuatro años que nunca.

    —En 2017, el Tribunal Supremo de España se posicionó a favor de los bancos ¿Qué esperan ahora de la justicia de su país?

    Lo que dice el Tribunal de Justicia de la Unión Europea es todo lo contrario a lo que dijo el Supremo en 2017. Nosotros sabemos que el Tribunal Supremo en muchas ocasiones ha hecho política económica, ha dictado sentencias salomónicas, pero los juzgados de primera instancia y audiencia provincial no se han dejado seducir por las razones del mercado y han dado la razón a los consumidores. Nosotros pensamos sinceramente que después de esta corrección del TSUE, una más, porque Europa ya ha corregido al Tribunal Supremo unas cuantas veces, los tribunales de primera y segunda instancia les darán la razón a los consumidores".

    —Las hipotecas ligadas al IRPH dejó a más de un millón de familias afectadas. Es el segundo índice más utilizado en España para calcular el tipo de interés de las hipotecas ¿cómo y por qué tantas personas optaron por ese tipo de hipoteca?

    Lo que le dijeron los bancos a la mayoría de las personas que tienen IRPH es que este índice iba a ser más estable, que el Euríbor subía y bajaba mucho y que era más estresante tener una hipoteca así porque variaba más, mientras que una hipoteca referenciada al IRPH iba a ser más estable e iban a vivir más tranquilos. Tampoco les dejaron mucha más opción. Era el IRPH o nada.

    —¿Las hipotecas ligadas al IRPH tiene alguna relación con la cantidad de desahucios por impago del crédito bancario para vivienda?

    De hecho, el inicio de las reclamaciones empezó en el País Vasco por la Plataforma IRPH Stop.

    Así como es verdad que hay muchos afectados por la hipoteca que no hubieran podido pagar su casa sí o sí, también es cierto que hay otro grupo importante de personas que, si no hubiesen tenido un IRPH, una cláusula suelo o una hipoteca multidivisa, no se hubiesen visto en situación de impago y no hubieran perdido su casa. Nosotros en la Asociación de Usuarios Financieros (Asufin) tenemos casos de personas que están intentando expulsar el IRPH del contrato y también casos de víctimas de ejecuciones hipotecarias que, sin este índice, hoy podrían estar pagando su casa sin ningún problema.

    —Se alerta que esta sentencia podría hacer perder a la banca privada entre 3.000 y 44.000 millones de euros.   

    Esa cifra la hizo Goldman Sachs. Nosotros calculamos que son 25,000 millones de euros. Es un problema porque hay una gran opacidad. Yo no estoy nada preocupada en este sentido porque con unos tribunales tan saturados, como los tenemos, del orden de cuatro a cinco años por delante para reclamar, los bancos tienen tiempo de sobra para recomponer la situación y salir bastante de rositas de este tema.

    —La banca es uno de los grandes poderes fácticos en todo el mundo ¿podría la banca influir de alguna manera en la justicia?

    Todos ejercemos un lobby, otra cosa es que el lobby sea transparente o no. Nosotros como asociación de consumidores claro que queremos ejercer nuestra influencia, pero lo hacemos de una manera transparente.

    Obviamente, las entidades financieras ejercen su influencia donde pueden, en lo político, en lo judicial, al menos lo intentan. Pero, en mi opinión, los jueces de primera y segunda instancia son bastante fieles a la doctrina de Europa y suelen aplicar la ley con bastante contundencia. Otro es el Tribunal Supremo que nos ha dado algunas alegrías y también algunas resoluciones salomónicas, pero creemos, y esperamos, que el Tribunal Supremo entienda de una vez que no puede hacer política económica cuando por encima del Supremo está Europa corrigiéndole cada vez que toma una decisión que no es justa para los consumidores y que pretende salvarle la cara a la banca.

    —¿Qué llamado le hacen al gobierno?

    El anterior gobierno, con la cláusula suelo, dictó un Real Decreto Ley para que los bancos procedieran a negociar extrajudicialmente. Esta medida fue muy poco eficiente. Fue disuasoria para muchos consumidores y muchos, más de medio millón, se quedaron sin reclamar. Yo le pido al gobierno actual que lo que tiene que hacer es dotar de medios a los tribunales para que puedan resolver este problema de la manera más rápida, más eficiente y, sobre todo, con un juicio justo, transparente y sin arbitrariedades. Dejar, de nuevo, al consumidor frente al banco para que llegue a un acuerdo es someterlo a una situación en la que nuevamente el banco pueda abusar de él.

    Etiquetas:
    créditos hipotecarios, España, viviendas, sector bancario
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook