En directo
    Entrevistas
    URL corto
    Por
    7941
    Síguenos en

    El senador del Frente de Todos Oscar Parrilli presentó una denuncia ante la Justicia contra el expresidente argentino Mauricio Macri por "destruir" la Casa Rosada durante los cuatro años de su gestión. En una entrevista con Sputnik, el parlamentario revela el deterioro y los faltantes de la Casa de Gobierno.

    "Mauricio Macri y el entonces secretario general de la presidencia [Fernando de Andreis] realizaron un plan maestro de una serie de modificaciones dentro la Casa Rosada que implicaba básicamente la destrucción de partes históricas. Entre ellos, una escalera, muy tradicional e histórica, del año 1895, con una serie de características constructivas y con un mármol de Carrara. La destruyeron, la anularon", lanza Parrilli.

    "Quitaron la escalera para poner un ascensor. Nosotros pedimos que se analice el master plan porque ahí hay otras acciones que modifican otras estructuras de la Casa Rosada. Pensaban hacer un ascensor vidriado en los patios que comunican los tres pisos, lo cual sería modificar toda la estructura y composición", detalla.

    ​"Master plan", así era como la Administración Macri hablaba públicamente sobre el programa de obras para modernizar la sede del Gobierno nacional a los estándares del siglo XXI. "La intención era destruir, sin ni siquiera buen gusto ni criterio. Si querían hacer una Casa Rosada al estilo de una Trump Tower con vidrios, hubieran hecho un nuevo edificio. Quisieron meter en la histórica Casa Rosada una Trump Tower con una total falta de respeto por la historia", describe Parrilli en diálogo con Sputnik.

    El master plan del macrismo no contaba con la aprobación de la Comisión Nacional de Monumentos, Lugares y Bienes Históricos, algo obligatorio por ley, denuncia Parrilli.

    El senador conoce de cerca el histórico edificio ubicado en la calle Balcarce 50 de la capital. Es que durante el primer mandato presidencial de Cristina Fernández de Kirchner (2007-2011), fue el secretario general de la Presidencia y su oficina estaba en la Casa Rosada junto al despacho de la entonces presidenta.

    En 2015, abandonó el edificio para convertirse en el director de la Agencia Federal de Inteligencia, puesto que ocupó hasta que Macri llegó al poder. Tras la asunción de Alberto Fernández, el exjefe de los espías regresó a la Casa Rosada.

    "Tenía interés en ver lo que habían hecho, me invitó el actual secretario de la Presidencia. Hice una visita y vi todo el desastre. Por eso hice la denuncia, es una obligación como ciudadano".

    La ley nacional 27.103 impone a todos los funcionarios públicos, empresas y a los ciudadanos de a pie, la preservación y el cuidado del patrimonio histórico y cultural. En la denuncia penal contra Macri figuran los delitos de "daño agravado, artículo 184 del Código Penal e incumplimiento de los deberes de funcionario público, artículo 248 del Código Penal".

    El senador resalta que durante los 12 años del kirchnerismo en el poder (2003-2015), tanto Néstor Kirchner como Cristina Fernández se dedicaron a "recuperar salones, espacios, obras de arte y a sacar entrepisos", lo que él denomina un "trabajo muy grande que costó mucho dinero".

    Como contraste, denuncia que el Gobierno de Macri, en solo cuatro años, "se dedicó a hacer call centers" en todos los salones de la Casa Rosada. "Ahí estaban los famosos trolls de Marcos Peña [jefe de Gabinete de Macri] para meterse en las redes y hacer campaña con dinero público", sentencia.

    "El Salón Azul, que nosotros lo hemos denominado de los pintores, es un salón que ha sido absolutamente deteriorado y abandonado. Por otro lado, el museo del Bicentenario, lo que era la vieja aduana Taylor, ahí también hay filtraciones y lugares que fueron cerrados porque hay tareas de mantenimiento que no se hicieron y se está deteriorando", detalla.

    ​Las urnas frenaron los planes de Macri

    Andamios en los patios, lonas y accesos clausurados. Una obra en construcción que quedó a medias, casi de un día para otro. Así lucen algunas zonas del edificio que se convierte en postal de todos los turistas que visitan la capital argentina. De aquella Casa Rosada que fue testigo de bombardeos, golpes de Estado, del regreso de la democracia, de festejos por mundiales de fútbol y multitudinarias protestas.

    Las demoliciones de estructuras quedaron a medio camino en algunos casos. Es que el regreso del kirchnerismo estaba lejos de ser una certeza antes de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) y el Gobierno de Macri creyó que tendría otros cuatro años para completar sus remodelaciones.

    Parrilli no duda de que el macrismo no se esperaba el duro revés electoral de las elecciones de 2019.

    "¡Obviamente! Pensaban que tenían impunidad y que podían hacer lo que quisieran, que nadie les iba a pedir rendir cuentas de eso".

    Del sillón de Roca al helicóptero de De la Rúa

    Si bien el sillón de Rivadavia es el más célebre de los muebles en el imaginario colectivo argentino, esta solo es la frase que se usa para referirse al cargo del presidente, en alusión a Bernardino Rivadavia, primer presidente de las Provincias Unidas del Río de la Plata.

    Lo cierto es que uno de los sillones más antiguos que conservaba la Casa Rosada no es ese, sino el de Julio Argentino Roca (1880-1886). A decir más, no solo uno: había unos 16 sillones de Roca en el museo.

    "Los sillones de Roca estaban y nosotros los retapizamos. No sé dónde están ahora. Yo vi algunos por ahí. Tienen las cosas amontonadas en una dependencia sin ningún cuidado", lamenta el entrevistado.

    Por otro lado, Parrilli señala la puesta en valor que el kirchnerismo hizo de la azotea del edificio, instalando claraboyas que hoy tampoco están. El macrismo comenzó trabajos en los techos de la Casa Rosada que tampoco estuvieron aprobados por la comisión que protege el patrimonio argentino. Sin embargo, el senador reconoce que los problemas en ese sector de la sede de Gobierno datan desde hace mucho tiempo.

    El 20 de diciembre de 2001, el entonces presidente Fernando de la Rúa se vio obligado a renunciar tras el pico de la crisis, el estallido social y una brutal represión en la Plaza de Mayo que dejó varios muertos y decenas de heridos. Aquella tarde, el mandatario abandonó la Casa Rosada en helicóptero.

    La aeronave no pudo aterrizar sobre la azotea, debido al mal estado de la estructura. Quedó volando a unos centímetros del piso y los testigos de ese triste capítulo de la historia argentina cuentan que De la Rúa tuvo que dar un pequeño salto antes de su huída. "El helipuerto de la Casa Rosada no se puede usar más", confirma Parrilli.

    ¿Qué responsabilidad real tiene Macri, política o directa?

    "Lo que hicieron con la Casa Rosada es lo que hicieron con el país, no es casual. Para ellos no hay historia. Forma parte de su manera de pensar: destruir todo y creerse los nuevos hacedores", evalúa el senador kirchnerista.

    "Claro, como la historia de los antepasados de ellos no la pueden contar porque es una historia de muerte, de corrupción, de tortura, de desaparición, entonces siempre empiezan de nuevo. Es más, en muchas oportunidades dijeron '¿para qué sirve la historia? Saquemos los próceres de los billetes'", analiza en la entrevista.

    La responsabilidad de Macri en este master plan es "directa", asegura Parrilli para luego sentenciar: "Fue idea de él, directivas de él y del responsable general de la Presidencia. Era su lugar de trabajo. ¿Qué va a decir? ¿Que no lo vio?".

    Etiquetas:
    Casa Rosada, Mauricio Macri, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook