En directo
    Entrevistas
    URL corto
    110
    Síguenos en

    MONTEVIDEO (Sputnik) — El futuro del periodismo está en apostar por la colaboración en lugar de la competencia y en entender que los fenómenos que afectan a la región son transnacionales, por lo que también la profesión debe serlo, dijo a Sputnik una de las fundadoras del Centro Latinoamericano de Investigación Periodística, María Teresa Ronderos.

    El periodismo tiene que "hacer visibles fenómenos de la región que no se hayan visto y que estamos viendo [que son] transnacionales. No se puede estudiar el fenómeno del abuso de poder localmente, porque desde el crimen organizado hasta la evasión de impuestos de las grandes multinacionales, son fenómenos transnacionales; no se pueden comprender en lo local", expresó la periodista.

    La multipremiada periodista, docente y directiva de la Fundación Gabo, dijo también que "más en lo filosófico", el periodismo debe ser "colaborativo", porque eso puede generar mayores impactos que si apuesta por la competencia.

    "La lógica de mercado de que hay que competir entre medios, competir por la primicia, es una lógica antigua; ante todo el quiebre del modelo de negocios [de los medios] tenemos que pensar, más que en competir, en colaborar: en los países donde los medios colaboran para un tema, tienen un impacto más grande que si hubieran competido", manifestó Ronderos.

    Transnacionales de la fe

    El primer trabajo de CLIP, que se creó en agosto de 2019 y está integrado por periodistas de varios países, fue la serie "Transnacionales de la fe", una investigación sobre cómo los grupos de cristianos fundamentalistas de EEUU están teniendo cada vez más presencia e influencia política en las naciones latinoamericanas.

    "Inteligentemente, muchos de estos movimientos supieron ganarse a la gente y darle un servicio más cercano que la Iglesia Católica, que era una cosa lejos. Estos se acercaron más a la gente, resolvieron problemas (…) hay un sentido de pertenencia, pero también de solidaridad, porque la vida se ha vuelto difícil y no están solos", explicó Ronderos.

    La periodista destacó que esto ha sido "explotado" por algunos integrantes de estos grupos, que "han hecho un monstruo de estas organizaciones" y además de hacerse de mucho dinero han logrado, gracias al poder que tienen, meterse en política.

    "Muchos de ellos tienen mansiones, y practican esto que se llama la Teología de la prosperidad, y los primeros en ser ricos son ellos. Ahí hay un mundo muy sórdido que está creciendo, y al meterse en la política —tienen derecho a meterse en la política, como cualquier otro—, pero al tener estos enormes grupos de seguidores, se volvieron muy poderosos", señaló Ronderos.

    Para la cofundadora de CLIP "el problema" son los Gobiernos que están "comprando" la agenda de estos grupos, que quieren imponer sus "convicciones" a toda la sociedad.

    "La responsabilidad, más que de los evangélicos, es de los gobiernos, que están dejando cooptarse una agenda pública por una agenda restringida o con ciertas creencias que no son las de todos", apuntó Ronderos.

    Agregó que "ellos hablan de libertad religiosa, pero su libertad religiosa consiste en que a todo el mundo le impongan lo que ellos creen. Libertad para ellos pero no para la mujer que quiere abortar, a esa sí la quieren penalizar, pero con la ley de la república, no con normas de ellos".

    Ronderos participó el 2 y el 3 de diciembre en Montevideo en un acto organizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación y la Cultura (UNESCO) para celebrar sus 70 años de presencia en América Latina y el Caribe.

    Etiquetas:
    impacto, competencia, mercado, periodismo
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook