Widgets Magazine
06:35 GMT +320 Septiembre 2019
En directo
    La camionera Anna Vaculikova

    Una camionera checa rompe el cliché de la mujer frágil en un mundo masculino

    © Foto : Anna Vaculikova
    Entrevistas
    URL corto
    1220
    Síguenos en

    Esta bella checa trabaja en un mundo muy masculino: el de los camioneros. Se llama Anna Vaculikova y hace cinco años se subió a la cabina de un camión y empezó a recorrer las carreteras checas y europeas.

    También es activa en la política. Este año se ha presentado como candidata al Parlamento Europeo de los comunistas checos. Sputnik le pidió explicar las alegrías y las penas de su profesión.

    — ¿Por qué empezó a conducir un camión? ¿Fue su sueño o más bien una oportunidad?

    — Yo diría que no fue ni un sueño ni una oportunidad. Mi novio trabajaba de camionero y yo siempre estaba sola en casa. Una vez le dije que aprendería a conducir un camión y que trabajaríamos juntos. La respuesta fue: 'Vamos'. Hemos estado conduciendo juntos durante cinco años.

    — ¿Qué es lo que más le gusta de esta profesión?

    — Cuando viajaba por rutas internacionales, me gustaba conocer los países. Los he visto un poco diferentes que cuando te vas de vacaciones. Ahora solo viajo por la República Checa, y me gusta el trabajo en general. No puedo señalar algo único que me guste.

    — ¿Qué opina de la regla de que los camioneros deben regresar a su país cada cuatro semanas desde el extranjero? ¿Eso no limita el trabajo? ¿O, por el contrario, da a los conductores la oportunidad de tener un merecido descanso?

    — Creo que los años 90 ya son cosa del pasado y la gente debería tener derecho a una vida normal y decente, para no tener que trabajar solo por el dinero. Si usted habla con conductores profesionales, no hay casi nadie entre ellos a quien le gustaría vivir en un camión sin paradas por el resto de sus vidas. La mayoría de los profesionales prefieren un trabajo que les permita estar en casa todos los días. Solía ser una cuestión de dinero cuando en Europa Occidental se pagaba un subsidio diario sólido. Hoy en día, usted recibirá aproximadamente la misma cantidad de dinero donde quiera que vaya.

    Ahora muchas empresas nacionales contratan a extranjeros del este. Y, a pesar de que no alcanzan el nivel de los conductores checos, amenazan a los checos con reemplazarlos. Esto significa que los conductores nacionales son chantajeados y obligados a hacer lo que normalmente no harían. Es muy triste que las instituciones públicas de la República Checa no quieran hacer nada al respecto.

    El ejemplo más frecuente que se puede encontrar en las carreteras es la constante violación de casi todas las normas y la actitud muy indiferente de la Policía de la República Checa. Una vez me paró la Policía debido a alguna tontería. Cuando les pregunté por qué no controlaban a los conductores del este de una manera igualmente dura, ya que a menudo cometen infracciones de tráfico graves, un policía me contestó que estaban aquí para educar a los conductores checos y no para atrapar a los extranjeros. Para que los conductores checos nos comportemos decentemente fuera del país.

    — ¿Con qué frecuencia se encuentran los camioneros con inmigrantes ilegales?

    — Siempre que estemos en un área problemática.

    — ¿Alguna vez has experimentado algo similar?

    — Íbamos a Serbia y Macedonia muy a menudo. En la frontera serbo-macedonia, a menudo nos quedábamos parados y esperábamos en la cola para los controles de documentos y las radiografías que se utilizan para encontrar a los migrantes. Durante este período de espera, especialmente por la noche, los migrantes comenzaban a caminar alrededor de los camiones con destino a Hungría. Y de tener una oportunidad de entrar en un camión sin ser notados, lo hacían.

    Cada vez que pasaban, los conductores bajaban inmediatamente de los camiones y revisaban sus vehículos para asegurarse de que no hubiera nadie allí. La mayoría eran hombres jóvenes, con mochilas en los hombros y una manta bajo los brazos. Nunca vi mujeres ni niños.

    Los migrantes a menudo se escondían en los ejes del remolque. Ninguno de los conductores quería meterse en problemas, todos querían conducir con seguridad hasta sus casas. Cuando alguien tenía un refugiado en algún lugar, teníamos que quedarnos en la frontera durante 24 horas porque la policía inmediatamente cortaba la carretera.

    Etiquetas:
    camiones, República Checa
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik