Widgets Magazine
04:51 GMT +314 Octubre 2019
En directo
    El narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán (archivo)

    La guerra por la sucesión del Chapo en el Cártel de Sinaloa que incendió a México

    © AFP 2019 / Alfredo Estrella
    Entrevistas
    URL corto
    Por
    0 50
    Síguenos en

    CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — Las dos caídas y la extradición a EEUU de Joaquín "El Chapo" Guzmán, capo fundador del Cártel de Sinaloa, desató una guerra interna por su sucesión que incendió todas las plazas estratégicas del narcotráfico en México en el último lustro, dijo a Sputnik José Reveles, autor de una biografía no autorizada del capo.

    "Se desató una oleada sangrienta por la sucesión entre los tres hijos mayores del Chapo (Iván Archivaldo, Jesús Alfredo y Ovidio) que marcó al resto del país y puso la tónica de la violencia del narcotráfico", afirma Reveles, autor de "Entrega y traición" y de una docena de libros sobre las sagas más negras del crimen organizado en México.

    Desde su segundo arresto, en febrero de 2014, el poder de Guzmán Loera comenzó a declinar, aunque tuvo un repunte fugaz tras su escape en el verano de 2015, que solo le permitió gozar a salto de mata sus últimos seis meses de libertad, en las sierras de su tierra natal, hasta su detención en enero de 2016.

    Un año más tarde, la extradición del "Chapo", el 19 de enero de 2017, "fue un regalo de principio de mandato para Donald Trump", enviado por el entonces presidente mexicano Enrique Peña Nieto, "un día antes de que inaugurara su mandato en la Casa Blanca", relata el investigador.

    Ese hecho dejó claro que "había que llenar en forma definitiva el vacío de la organización", sostiene Reveles, quien recibió en diciembre pasado el Premio Nacional de Periodismo por sus 50 años de trayectoria de investigación sobre temas de seguridad y narcotráfico.

    Cinco años de guerra interna

    El Gobierno de EEUU consideró tan peligroso al "Chapo" que después de que el extremista musulmán Osama Bin Laden fue abatido el 2 de mayo de 2011, el capo del Cartel Sinaloa lo remplazó al tope de la lista de los más buscados en el mundo.

    Menos de tres años más tarde, el 22 de febrero de 2014, la Marina mexicana puso fin en Mazatlán a más una década de búsqueda.

    Así terminaba la persecución desde su primera fuga, ocurrida el 19 de enero de 2001, cuando escapó de una cárcel de alta seguridad en el central estado de Jalisco, oculto en un carro que trasladaba la ropa sucia del penal, tras sus primeros nueve años encarcelado, según la versión confirmada en el juicio en Nueva York.

    Desde entonces, reconstruyó su imperio y comenzó a dar a sus hijos el lugar que se ganaron durante su ausencia.

    Pero lo hizo junto con otros operadores "que después se enfrascaron en la disputa por ocupar el vacío dejado por el jefe supremo", explica Reveles.

    Por ejemplo, el hombre que orquestó su primera fuga, acompañó a su nuevo jefe y ascendió en la jerarquía.

    Se trata de Dámaso López Núñez, apodado "El Licenciado", quien era subdirector de Seguridad y Custodia del Penal de Puente Grande, Jalisco, que fue sobornado con pagos de 50.000 dólares, una mansión y gastos de emergencia de su hijo accidentado.

    Tras ser arrestado en mayo de 2017, Dámaso fue uno de los testigos estelares de la fiscalía durante el reciente juicio en Nueva York, donde confirmó la versión de la fuga que él orquestó.

    "Dámaso fue uno de los personajes que entró en disputa con los 'chapitos', herederos por ruta de sangre, igual que lo hizo el otro familiar llamado Chapo Isidro, que llegó a comandar el cártel de los hermanos Beltrán Leyva, y otros personajes más que protagonizaron la guerra intestina", relata el autor.

    Emboscadas mortíferas, ataques a la casa de la madre del "Chapo" en Badiraguato, Sinaloa, perpetrado por Aureliano Guzmán Loera, apodado "El Guano", y hasta el secuestro de los hijos del excapo en el restaurante La Leche de Puerto Vallarta, Jalisco (oeste), fueron solo los episodios más conocidos de esa guerra interna.

    El "Chapo" volvió a burlarse de la justicia mexicana el 11 de julio de 2015, al fugarse de la prisión de alta seguridad de Altiplano, a 90 kilómetros de la capital, por un túnel que llegó hasta la ducha de su celda.

    Montado en una moto adaptada por un túnel iluminado de 1,5 km llegó a una bodega, se cambió de ropa, y abordó una camioneta que lo llevó a una pista, desde donde voló a las montañas de su tierra natal en el norteño Sinaloa.

    En ese lapso, el autor considera que lo perdió su fascinación por la actriz Kate del Castillo, protagonista de una serie de narcos, "La Reina del Sur", basada en una novela del español Arturo Pérez Reverte.

    Luego de una entrevista celebrada en un lugar clandestino de la sierra, junto con el actor estadounidense Sean Penn, los militares detectaron una pista en una cacería que los llevaría a su guarida fortificada, en una zona residencial de Los Mochis, Sinaloa, donde ocurrió su captura definitiva.

    Tras un sangriento combate del cual salió ileso, escapando con un lugarteniente por las redes subterráneas de aguas negras, robó un auto a una mujer para llegar hasta un motel, donde ambos fueron arrestados por policías que rechazaron sobornos.

    La imagen de un hombre ennegrecido y empapado, con la mirada perdida, era la cara de la derrota total.

    Peña Nieto anunció el mayor éxito de su Gobierno el 8 de enero 2016.

    Nuevo poder: Cártel Jalisco Nueva Generación

    El 19 de enero de 2017, el "Chapo" fue extraditado a EEUU y confinado a una prisión de alta seguridad en Manhattan, Nueva York.

    "El mensaje del "Chapo" durante el juicio, señalando a políticos encabezados por presidentes como Peña Nieto y Felipe Calderón, es que el poder y la influencia internacional de los traficantes es un negocio global, y que su disputa feroz perdurará", sentencia Reveles.

    Había muchos aspirantes al liderazgo vacante, y el histórico líder de Sinaloa, Ismael "El Mayo" Zambada, influyó operando a través del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), comandado por el escurridizo Nemesio Oceguera Cervantes, apodado "El Mencho".

    Otros cárteles sanguinarios como Los Zetas y el Cártel del Golfo siempre quisieron penetrar en Sinaloa y en sus dominios extendidos hasta el estado de Baja California, fronterizo con EEUU.

    "Pero nunca lo lograron, aunque hicieron más violenta la lucha por ese territorio fronterizo, tras la caída del Cártel de Tijuana de los hermanos Arellano Félix", resume el investigador.

    Reveles afirma que los principales informes de la inteligencia de EEUU y de su agencia antidrogas, la DEA, señalan que el CJNG encontró la forma de entronizarse.

    "Los de Jalisco Nueva Generación han extendido sus dominios, ya están exportando más drogas, con más acumulación de poder financiero, y han logrado desplazar a sus rivales de Sinaloa", distraídos en sus propias pugnas internas por la sucesión.

    El excapo mexicano escuchará su sentencia el 17 de julio, en la que podría recibir cadena perpetua, y todo apunta a que morirá en una prisión de EEUU, puntualizó el autor.

    Etiquetas:
    Joaquín El Chapo Guzmán, México, narcotráfico
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik