Widgets Magazine
En directo
    El pasillo de una cárcel (imagen referencial)

    "América Latina debe replantear su política penitenciaria y evitar el populismo penal"

    CC0 / Pixabay
    Entrevistas
    URL corto
    0 0 0

    MONTEVIDEO (Sputnik) — Los países de América Latina tienen que reformular sus políticas penitenciarias y empezar a pensar nuevas formas de castigar los delitos si quiere mejorar los graves problemas de seguridad que enfrentan actualmente, dijo en entrevista con Sputnik la exdirectora del Ilanud, Cecilia Sánchez.

    "Tiene que haber una discusión esencial; América Latina debe hacer un alto, reflexionar, y decidir si se va a decantar por seguir encerrando gente o si va a replantear" sus políticas, "sobre todo cuando no hay condiciones en las cárceles de llevar adelante procesos de inserción y acompañamiento", dijo la exministra de Justicia de Costa Rica (2015-2017).

    Sánchez sostuvo que los países latinoamericanos comparten "una realidad tremendamente complicada" en lo que respecta a la situación de sus cárceles, donde prima el hacinamiento, el uso excesivo de la privación de libertad preventiva, y resistencias de parte de los gobiernos a destinar más cantidades de recursos a programas que funcionen como alternativa a la prisión.

    "En general es una situación que pareciera que cada día tiende a aumentar, porque se sigue politizando el tema del populismo punitivo", dijo quien dirigió el Ilanud (Instituto Latinoamericano de las Naciones Unidas para el Tratamiento del Delito y del Delincuente) del 1 de enero de 2018 hasta el 31 de marzo de este año.

    Según Sánchez, los Estados de América Latina gastan, en promedio, entre 30 y 40 dólares diarios por cada persona privada de libertad, una cifra que incluye su alimentación, atención y custodia.

    "Y muchas veces son personas que están dos o tres años en prisión porque han sustraído un bien cuyo valor no supera los diez dólares", ejemplificó.

    "Esa comparación no se hace, eso no se dice, porque se ha vendido a la gente que lo que importa es sancionar", añadió.

    Te puede interesar: Presidente de Ecuador anuncia 3 medidas por "crisis penitenciaria" tras muerte de interno

    De acuerdo a la base de datos World Prison Brief, en América Latina hay 1,6 millones de personas privadas de libertad, lo que supone una tasa de 256 presos cada 100.000 habitantes.

    La experiencia de Uruguay

    Sánchez participó en Montevideo del I Congreso Latinoamericano de Políticas Penitenciarias, que se realizó en la capital uruguaya del 13 al 14 de junio.

    Durante su disertación llamó a "dotar de racionalidad al castigo" y afirmó que las autoridades y también la propia sociedad deben preguntarse sobre qué tipo de políticas criminal quieren.

    "¿Cómo queremos que vuelvan?", inquirió la especialista.

    Respecto a las políticas de reinserción que existen en Uruguay, Sánchez destacó el trabajo de la Dirección Nacional de Apoyo al Liberado (Dinali), organismo que trabaja con las personas que acaban de cumplir sus penas y son liberadas.

    "Me impresiona Uruguay; las políticas que son más avanzadas a nivel pospenitenciario en América Latina son las de Uruguay", aseguró la licenciada en Derecho por la Universidad de Costa Rica.

    La especialista dijo que experiencias como las de la Dinali y su "Posada del Liberado", donde conviven decenas de personas que acaban de ser liberadas, "no existen en la mayoría de los países, porque el sistema penitenciario se desentiende de la persona una vez que cumple la pena".

    "Este acompañamiento que se brinda desde la Dinali me parece excepcional, es una cosa que hay que defender mucho, que hay que potenciar y apoyar mucho", dijo Sánchez.

    No obstante la experiencia de la Dinali, Uruguay tiene un sistema penitenciario colapsado, con casi 11.000 presos y una tasa de 333 presos cada 100.000 habitantes, lo que ubica a este pequeño país sudamericano en el puesto 28 a nivel mundial.

    Además: De Uruguay al mundo, las palabras y las cosas, o cómo hacer poesía estando preso

    Según el último informe del Comisionado Parlamentario para el Sistema Penitenciario, una suerte de ombudsman de las cárceles uruguayas, 30% de las personas privadas de libertad en Uruguay están en situaciones degradantes o inhumanas, y 44% cumple sus penas en establecimientos donde las condiciones para la reinserción son insuficientes.

    "Uruguay tiene modelos exportables como el de la Dinali, y convive con otros problemas", observó Sánchez, para quien las buenas experiencias deben ser consolidadas y articuladas a nivel general para que no sean emprendimientos aislados.

    Esto, añadió, no debe ser solamente respecto al sistema penitenciario, sino de toda la política de seguridad.

    "Para que Uruguay no tenga tantos presos necesitaría que los jueces no manden tanta gente a la cárcel, y para que los jueces manden menos gente a la cárcel debería haber menos leyes que criminalicen todas las conductas. Es un proceso global, de política criminal, una política de Estado", expresó la especialista.

    Además: Tasa de encarcelamiento por drogas aumenta más entre las mujeres

    La carga de la reinserción

    La exdirectora del Ilanud criticó las propuestas de eliminar las libertades anticipadas y las condenas que establecen penas de varias décadas en prisión.

    "Creer que muchos años en una cárcel van a cambiar a una persona es ser o muy iluso o muy ignorante", sentenció Sánchez.

    En esta línea, dijo que el sistema penitenciario no puede cargar con la mochila de evitar la reincidencia, ya que si bien la reinserción es un trabajo que comienza durante la privación de libertad, es fundamental que se continúe una vez que la persona es liberada.

    "El sistema penitenciario no puede hacerse cargo de ese objetivo y decir "los tengo en la cárcel y los voy a tratar de manera que ninguno vuelva a delinquir", porque para que eso ocurra, en el afuera tienen que haber operado otro montón de cambios, una serie de políticas que hayan mejorado la condición de la persona que regresa", explicó la especialista costarricense.

    "Tiene que haber un proceso que mediatice el impacto de la salida; es un enorme impacto salir a prisión, pero es un enorme impacto volver sin herramientas", agregó.

    Más aquí: El 6% de los encarcelados en Argentina es de origen extranjero

    En Uruguay, un promedio de 500 presos son puestos en libertad por mes.

    Etiquetas:
    castigo, América Latina, cárcel
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik