En directo
    Ex primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi

    El fotógrafo que reveló las fiestas sexuales de Berlusconi: "Un político no tiene privacidad" (fotos)

    © AFP 2019 / Vincenzo Pinto
    Entrevistas
    URL corto
    César Salvucci
    1213

    Su nombre recorrió los diarios de todo el mundo en 2011 tras fotografiar la ostentosa vida del entonces primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, en la mansión de Villa Certosa. Antonello Zappadu reveló cómo el Cavaliere pasaba su tiempo libre con prostitutas y publicó imágenes del ex primer ministro checo Mirek Topolánek desnudo.

    Zappadu encendió la mecha de lo que más tarde explotaría con el título mediático de 'Bunga bunga', las famosas orgías que Berlusconi organizaba junto a sus amigos en su mansión y por las que fue condenado en primera instancia, pero luego absuelto en el juicio por prostitución de menores.

    Aunque actualmente vive en Colombia, Zappadu regresó a fines de marzo a su Italia natal para el lanzamiento de su nuevo libro 'Vi presento Berluscolandia' —'Les presento Berluscolandia', en español—. Sputnik entrevistó al hombre que puso contra las cuerdas a una de las figuras más importantes de la política italiana. "Berlusconi está nervioso", asegura el entrevistado.

    Antonello Zappadu junto a su último libro 'Vi presento Berluscolandia'
    © Foto : Antonello Zappadu
    Antonello Zappadu junto a su último libro 'Vi presento Berluscolandia'

    — ¿Cuándo fueron tomadas estas fotografías?

    — En tres momentos: 2007, 2009 y 2011. En 2007 yo estaba en Colombia, me encontraba en una zona peligrosa donde estaba la guerrilla, en la frontera con Ecuador. Allí me llega una noticia, creo que la escuché en Caracol. Decía que su esposa, Veronica Lario, le había escrito una carta [a Berlusconi] en la que pedía respeto por ella y por sus hijos. Fue luego de que él piropeara a una joven en una fiesta. Se sintió ofendida. Él le respondió que era una broma y le pidió disculpas.

    Te puede interesar: 'King-size': el regalo íntimo de Berlusconi a Putin por su cumpleaños (foto)

    Pocos días después, a mediados de marzo de 2007, regreso a Italia. Yo vivía en Olbia [región de Cerdeña], a 15 minutos de donde Silvio Berlusconi tiene la residencia de Villa Certosa. En Pascua decido ir a una colina para fotografiarlo con la esposa, de la mano. Pensaba publicarlo y conseguir un poco de dinero. Pero en cambio, lo encontré con cinco señoritas, de las cuales dos estaban sentadas sobre sus rodillas. A una le metía la mano en la vagina y a la otra en las tetas.

    — Ahí estalla el escándalo…

    Sí, la revista Oggi, que vende un millón y medio de copias, me compra las fotografías. Las primeras fotos son esas. Lario echa a Berlusconi. El editor de la revista le avisó a la esposa antes de que se publicaran las fotografías. Lo cuenta el mismo Berlusconi de modo jocoso: "El lunes vuelvo a mi casa y veo a mi mujer armando las valijas. Le preguntó '¿a dónde vas?', 'a ningún lado, ¡te vas tú!'" (risas).

    — En 2009 es su segunda guardia periodística allí, ¿qué pasó en ese momento?

    — En 2009 sucede lo de Mirek Topolánek [entonces primer ministro de República Checa]. Veía movimientos extraños.

    — Luego quiero que me cuente el episodio con Topolánek, pero primero ¿qué quiere decir con movimientos extraños?

    — Que veía señoritas, de todo tipo.

    — ¿Menores de edad?

    — No, momento. Está claro que con la cámara fotográfica… por ejemplo tu capturas a Ruby, la modelo marroquí… ¿quién podía pensar que era menor? Era extremadamente alta, fornida. Tenía 17 años, pero una vida bastante intensa. ¿Quién podía imaginarlo?

    Tema relacionado: ¿Cuánto cuesta una cena con Berlusconi?

    Hay chicas que parecen de 16 años, pero que tienen 26. Yo no podía saberlo. De todas las chicas que he fotografiado, cientos de cientos, no se sabe el nombre de ninguna. Puede ser que haya habido alguna menor, algunas parecían serlo. Pero es imposible pensar que yo haya podido saberlo. Yo hacía fotos cada dos años allí, fui el pionero del bunga bunga, ¿entiendes? Me adelanté tres años.

    — ¿Qué pasó la última vez que fotografió lo que ocurría en la mansión?

    Las últimas fotos fueron en 2011 y fueron publicadas en la portada del Espresso, un diario político. En Italia hacía años que no se llegaba al quorum para hacer un referéndum. En ese momento, se hizo uno sobre la privatización del agua. Él estaba a favor de la privatización e invitó a los italianos a no votar.

    No votó porque estaba cansado y se fue a descansar a Villa Certosa. Yo regresé y lo fotografié con mujeres. A una le tocaba las tetas y a la otra la abraza mientras caminaban. En todos estos casos fui denunciado por violación de la privacidad y enfrenté procesos penales y civiles. Nunca fui condenado.

    En todos esos años he tomado 80.000 fotografías, muchas son repetidas.

    — ¿Qué responde cuando lo acusan de violar la privacidad?

    — Respondo lo mismo que Barbara Berlusconi. Un político no tiene privacidad ni cuando duerme. ¡Es verdad! ¡Lo dice la hija!

    — ¿Ni siquiera en su residencia?

    ¡Absolutamente no! El presidente de EEUU cada año recibe un médico ajeno a la Casa Blanca que le hace los análisis de todo tipo y le debe decir al pueblo estadounidense si el presidente está sano o no. ¿Entiendes? Porque tenemos que saber todo del político. Sobre todo si se rodea de menores y si accede a chantajes, cosa de la que está acusado ahora, de haber accedido al chantaje de algunas mujeres.

    Un presidente de Gobierno no puede ser así. Un político no puede ser así. Las personas civiles, digamos, personas normales, como yo o como tú, tenemos derecho a la privacidad. Si yo tengo gustos sexuales particulares, es mi privacidad. Pero si soy un político y me gustan las prostitutas y las menores, no puedo ejercer como político. ¡De ninguna manera!

    — ¿Cuál era el objetivo con estas fotos?

    — Venderlas. Podría hacer un montón de dinero.

    — Pero no esperaba descubrir estas fiestas…

    — ¡No, absolutamente! Yo pensaba hacer las fotografías de él con Verónica Lario, paseando de la mano. Por una foto de ese tipo me darían 10.000 euros, el semanario Oggi pagaba muchísimo dinero. Pensaba eso. En cambio, cuando descargué las fotos en la computadora, porque en el momento no me di cuenta de dónde estaba metiendo las manos, me sorprendí. "¡Este está loco!, ¡este está loco!", dije.

    Mandé las fotos la noche del domingo de Pascua y el vicedirector me llama rápidamente: "¡Dime que es una broma, que es un fotomontaje!". Al día siguiente, día feriado, me pide que vaya inmediatamente a Milán con el material.

    — ¿Algunas de las 80.000 fotos que tiene guardadas puede ponerle fin a la carrera política de Berlusconi?

    — Mira, El País publicó una sola foto [desnudo y con el pene erecto] de las que le había hecho a Mirek Topolánek. En aquel momento era presidente del Consejo Europeo y primer ministro de la República Checa. Cuando aparece la fotografía, me acusa de haber hecho un fotomontaje y dice que el de la imagen no era su pene.

    Yo le respondí que podía llevarme a tribunales, denunciarme, pero que debería llevar las pruebas materiales. Esto es, bajarse los pantalones ante el juez.

    Yo al principio no lo conocía, pensé que era un oligarca ruso. No conocía el nombre. Esas fotografías son totalmente auténticas. Topolánek cuando entiende esto, renuncia a sus cargos y ocho meses después se va de la política. ¡Una sola foto se publicó de Topolánek! Y de este señor [Berlusconi] he publicado cientos y ahora lo encuentro en mi país como candidato al Parlamento Europeo.

    • Berlusconi recibe una notificación judicial por parte de Carabineros
      Berlusconi recibe una notificación judicial por parte de Carabineros
      © Foto : Antonello Zappadu
    • Berlusconi recibe una notificación judicial por parte de Carabineros
      Berlusconi recibe una notificación judicial por parte de Carabineros
      © Foto : Antonello Zappadu
    • Berlusconi recibe una notificación judicial por parte de Carabineros
      Berlusconi recibe una notificación judicial por parte de Carabineros
      © Foto : Antonello Zappadu
    1 / 3
    © Foto : Antonello Zappadu
    Berlusconi recibe una notificación judicial por parte de Carabineros
    — ¿Por qué en Italia no sucede lo mismo que en República Checa?

    — ¡Porque Italia está hecha así! Es una nación extraña. Frente a alguien que frecuenta prostitutas menores de edad, el pueblo italiano dice "¡qué afortunado es!".

    Además: Abren juicio contra Berlusconi por incitar a falso testimonio en el caso escort

    — ¿Ha recibido amenazas?

    — Te digo la verdad, me han sucedido dos cosas. La primera fue una advertencia de una persona que me quiere. Me dijo que no me fuera a Colombia con la información. Pero yo me fui lo mismo.

    Luego, recibí una amenaza cuando estaba escribiendo este libro. Sucedió que descubrí la historia de las tumbas fenicias [en Villa Certosa]. En 2009 no había un solo diario que no estuviera hablando de esto. Su abogado, [Niccolo] Ghedini, negó todo. Él [Berlusconi] estaba callado, no decía nada. Sin embargo, confesó después de una noche de sexo con una prostituta que se llama Patrizia D'Addario. Ella grabó todo.

    Cuando los carabineros inspeccionaron la casa encontraron las cintas. Allí, Berlusconi admitía haber descubierto tumbas fenicias en Villa Certosa, que son propiedad del Estado italiano.

    Luego comienzan a desmentirlo y a decir que no eran tumbas fenicias. En 2009 encuentro un vídeo de 2007 donde el propio Berlusconi admite que las había encontrado y que se había apropiado de los ornamentos.

    Cuando se enteran que yo tenía este material, me llegó una amenaza. "Esta vez te haremos daño, mucho, mucho daño". En ese momento yo tenía un blog, borré todo de allí y elegí, por mi familia, calmarme.

    Sin embargo, en Colombia logré terminar el libro que ya está a la venta y le está yendo muy bien.

    — ¿Por qué decidió mudarse a Colombia?

    — Estaba haciendo un reportaje sobre narcotráfico en Cali. Conocí a una mujer, me enamoré y nos casamos. Ahora tenemos dos hijos y dentro de poco tendré también el pasaporte colombiano. ¡Me gusta! Yo soy una persona activa y Colombia es muy atractiva para un periodista.

    — Entonces fue una decisión familiar y no un exilio por miedo a consecuencias en Italia como publicaron algunos medios…

    — ¡No, absolutamente! Si hubiese tenido miedo, no me hubiera ido a Colombia (risas).

    — La confusión quizá sucede porque en algún momento usted deslizó que Colombia no tenía acuerdos bilaterales con Italia, ¿a qué se refería?

    — ¡Claro! ¡Es cierto! Pero yo hacía referencia a las fotografías, las fotos no están en Italia. La Justicia ahora no puede secuestrar el material porque está en Colombia. En cambio, la información que tenía en Olbia fue incautada.

    — ¿Cuál es la foto más escandalosa que tiene?

    — La más ridícula es aquella donde [Berlusconi] hace casamientos ficticios. Simulaba bodas con jovencitas. La más escandalosa es la publicada por Oggi, donde él toca a las mujeres.

    — ¿Cuándo publicará el resto las fotos?

    — Este año termina la última demanda, en noviembre. En ese momento iré al Tribunal de Estrasburgo de Derechos Humanos y preguntaré si cometí algún delito al fotografiar a Berlusconi. Estoy seguro que los jueces me darán la razón. Me dirán que tenía el derecho de tomar las fotografías y el deber de publicarlas. Estoy convencidísimo. Dedicaré dos años a eso para tener justicia en Estrasburgo, no en Italia.

    — ¿Es cierto que en esa instancia pedirá a Nicolás Sarkozy y a Angela Merkel que se presenten como testigos?

    — El juez tiene la facultad de aceptarlos o rechazarlos. Lo pedí porque en 2011 cuando publiqué las fotos en el Espresso, Berlusconi debía haber sido invitado a un encuentro internacional, pero Merkel y Sarkozy lo ignoraron. Quiero saber si esto ocurrió por el hecho de que Berlusconi siempre atacaba a las mujeres y porque no le gustaba hablar de política. ¡Berlusconi siempre ha sido un maleducado con Merkel!

    — ¿Qué encontrará quien compre el libro?

    — Este libro es una novedad fuertísima. Muy grande. Allí están las fotos que ya fueron publicadas y además cuento la historia de Villa Certosa. Es divertido también. [Berlusconi] está nervioso porque demostré que esa villa no puede valer 550 millones de euros. Además recibió multas por desastre hidrológico. Es un pantano, cada vez que llueve, las calles se transforman en ríos.

    Tras media hora de conversación con Sputnik, Antonello Zappadu se despide con la certeza de que acaba de publicar un material de alto impacto internacional. Mientras que 'Vi presento Berluscolandia' ya está disponible en las librerías italianas, Berlusconi continúa la pelea en la Justicia y también aspira a ingresar al Parlamento Europeo. La pulseada entre el fotógrafo y el líder de Fuerza Italia ya lleva 12 años. ¿Quién ganará la disputa por las 80.000 fotos que no fueron publicadas?     

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    paparazzi, escándalo, escándalo sexual, sexo, fotografía, Silvio Berlusconi, Italia