08:23 GMT +316 Febrero 2019
En directo
    Un gráfico financiero (imagen referencial)

    El modelo de Libia: la 'Guerra por el Tesoro' de Venezuela

    CC0 / Pixabay
    Entrevistas
    URL corto
    José Negrón Valera
    53320

    En alguna horas, el operador político de Washington en Venezuela, la Asamblea Nacional de mayoría opositora, sentará las bases para intentar repetir en el país suramericano el modelo usado por la OTAN para la destrucción total del que fuera el país más próspero de África: Libia.

    Dentro de los puntos de agenda que debatirá dicho operador, existen dos que resultan muy graves. El primero de ellos buscaría despojar a Venezuela de sus activos en todo el mundo, mientras que el segundo abriría las puertas a los bombardeos masivos y uso de mercenarios militares, que es como se conoce a la 'ayuda humanitaria' que aplica el Pentágono en los países petroleros y ricos en recursos minerales.

    Preámbulo del saqueo

    Lo que ocurre en Venezuela debe leerse siempre como parte de un guion continuado. No solo el propuesto por el Comando Sur de Estados Unidos en su documento titulado 'Freedom 2', en el que se detallaba cómo avanzar en el "cerco y asfixia" de Venezuela, sino además en el tratamiento que el sistema financiero impone a los países que pretende esclavizar.

    Te puede interesar: Seis fases del modelo para provocar el cambio de Gobierno en Venezuela

    Cuando no logra, como en el caso de la Argentina de Mauricio Macri, someter a un país a través de un endeudamiento permitido por la élite política, recurre a la terapia de choque. El ejemplo más conocido fue el congelamiento de más de 200.000 millones de dólares del patrimonio de Libia. Dinero que, por cierto, sirvió para financiar las mismas bombas que cayeron en su territorio.

    ​El economista Juan Carlos Loyo alertaba que los operadores financieros de oposición estaban moviéndose fuerte alrededor del mundo para lograr avanzar en una estrategia similar. Lo entrevistamos en exclusiva para Sputnik para ahondar en este aspecto:

    — Hace unos días denunció vía redes sociales que Venezuela se enfrentaba a una perspectiva aterradora en cuanto a su situación financiera, específicamente hablaba de opiniones publicadas por quien fuera asesor económico del excandidato presidencial Henry Falcón. ¿De qué se trata esto?

    — Más que una denuncia, se trata de un análisis acerca de una hipótesis de agresión contra Venezuela. Y lo hacemos partiendo de los fundamentos de nuestra soberanía, seguridad y defensa integral expresada en la Constitución y del ya materializado 'Marco de Agresión Internacional Económico-Financiero', que es el nombre que asignó a las acciones que viene realizando el Gobierno de EEUU, específicamente desde el Departamento del Tesoro en la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC).

    — Es lo que llamaba Juan Zárate, funcionario del Gobierno de George W. Bush, la 'Guerra del Tesoro'…

    — Exacto. Dicho mecanismo opera como una forma de guerra no convencional. Es decir, bajo una forma de agredir a los países y actores internacionales que sean objetivo de EEUU.

    Tema relacionado: Maduro afirma que su programa de recuperación económica tiene "locos a los gringos"

    La reciente escalada que está iniciándose con el desconocimiento del nuevo periodo de Gobierno del presidente Nicolás Maduro busca que el actual presidente de la Asamblea Nacional, el diputado Juan Guaidó, conforme, de manera totalmente violatoria de la Constitución, un Gobierno paralelo e ilegal que obtenga el reconocimiento de algunos países, para luego implementar en conjunto con el Gobierno de EEUU, acreedores internacionales y representaciones legales de tenedores de títulos de deuda externa venezolana, reconocimiento de acreencias y deudas sin ningún soporte en el derecho internacional.

    — No parece contribuir a mejorar la situación financiera de Venezuela…

    — Esto se presta a operaciones fraudulentas de juicios de embargo contra activos o contra la propia actividad de exportación de petróleo que hace Venezuela. Esta hipótesis, en varias versiones y aproximaciones, ya viene siendo asomada por analistas como Francisco Rodríguez, economista jefe de Torino Capital LLC, un banco de inversiones y corredor de bolsa con sede en Nueva York que atiende a clientes tenedores de títulos de deuda externa venezolana.

    — ¿Podría detallar cuáles son los organismos e intermediarios financieros que estarían preparando esta arremetida contra Venezuela?

    — El principal organismo es el propio Gobierno de EEUU, a través del Departamento del Tesoro, y de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), que es quien ejecuta estas denominadas 'Guerras del Tesoro'. Este podría articular la implementación de mi Hipótesis de Agresión Contra Venezuela avalando ante algún Tribunal dentro de EEUU que, efectivamente, el representante del Gobierno de Venezuela es el intento de Gobierno paralelo e ilegal. Luego entrarían en juego los propios acreedores…

    — ¿Sería una estrategia al estilo Libia o más bien como en el caso de los Fondos Buitres de Argentina?

    El año pasado se creó un 'Comité de Acreedores de Venezuela' que inicio acciones para buscar embargar a Venezuela. Está explorando, junto con sus asesores, opciones para garantizar que los activos ubicados fuera de Venezuela que pertenecen al país, Pdvsa o Elecar, estén disponibles para satisfacer los reclamos de todos los acreedores.

    Este grupo, creado en abril del 2017, contrató a la firma Cleary Gottlieb Steen & Hamilton LLP para hacer este tipo de trabajo. Y de acuerdo con la agencia de noticias Reuters, este grupo de acreedores, a través de un comunicado, señaló el viernes 11 de enero de este año que no reconocería el Gobierno Legítimo de Nicolás Maduro. Que solamente reconocerían a la Asamblea Nacional en desacato.

    Incluso existe una nota de Bloomberg que ratifica el llamado comunicado del grupo de acreedores, pero habla de conversaciones 'informales' según sus fuentes, del grupo de acreedores con representantes del Gobierno legítimo y recién juramentado del presidente Nicolás Maduro.

    — ¿Qué puede hacer Venezuela para protegerse de esta estrategia que busca arrebatarle su patrimonio?

    — Lo primero es afinar muy bien la situación de la deuda externa venezolana. Considero que ha llegado la hora de una auditoría de la deuda externa en Venezuela que permita tener absoluta certeza de los montos, tipos de acreencias, personas jurídicas nacionales e internacionales involucradas y hasta personas naturales nacionales e internacionales involucradas. Que reconstruya paso a paso cada momento de la deuda. Y, por sobre todo, que permita hacer un cálculo real acerca de las pérdidas que ha sufrido la nación producto de la estrategia de guerra en el 'Marco de Agresión Internacional Económico-Financiero'.

    Propongo que el grupo de trabajo que lleve adelante la auditoría sea responsable ante el país, sean gente proba y del más alto compromiso patriota con Venezuela. Que disponga de alta capacidad técnica. Pero que también se hable abiertamente de la necesidad de resguardo de informaciones de Estado.

    Lo segundo es mostrar el caso de agresiones contra Venezuela. Y los daños patrimoniales causados por las 'Guerras del Tesoro' del Gobierno de EEUU contra Venezuela ante Naciones Unidas. Como una variante que no fue analizada dentro del Comité 'ad hoc' creado en Naciones Unidas para los Procesos de Reestructuración de Deudas Soberanas, que ya publicó una resolución a pedido de la entonces presidenta argentina, Cristina Fernández. Debemos invocar de nuevo a las Naciones Unidas para denunciar estas maniobras contra Venezuela.

    También: "La economía venezolana es atacada a través del dólar paralelo"

    Debemos evitar juntar a todos los acreedores en un mismo 'pote', porque nos podría aislar del necesario diálogo y encuentro de mecanismos pacíficos de resolución de conflictos. No podemos creer que todo el que tenga una acreencia automáticamente pase a ser parte de la hipótesis de agresión que he venido esbozando. En ese sentido, desarrollar inteligencia financiera internacional es un elemento clave para dar viabilidad a lo que planteo.

    Es necesario mayor información, divulgación y conocimiento dentro de Venezuela por más técnicos que sean estos temas. Es un deber constitucional, y digo esto porque nuestra Constitución establece en su artículo 322 la corresponsabilidad de todos los venezolanos en materia de Seguridad y Defensa Integral de la Nación.

    Por último, solicitar ante las Naciones Unidas medidas especiales que busquen la protección de nuestro patrimonio. Iniciar ya la discusión sobre estos robos que han venido perpetrando potencias occidentales contra países que han sido objeto de invasiones y destrucciones.

    — ¿Cómo cree que pueden reaccionar los aliados estratégicos de Venezuela? Sobre todo teniendo en cuenta que tienen inversiones en el país y que Venezuela ha contraído deudas con ellos…

    — El Gobierno venezolano, el presidente Nicolás Maduro, durante todos estos años de su primer mandato, de agresiones externas e internas, nunca ha dejado de reconocer las deudas de la nación. Por el contrario, a pesar de la fuerte contracción de ingresos petroleros, se han buscado mecanismos alternativos de pago. Y de apertura de nuevas fuentes de financiamiento.

    No te lo pierdas: La razón por la que Estados Unidos no invade Venezuela

    Son deudas bien transparentes porque han tenido como base el planteamiento Geopolítico de Soberanía de Venezuela. Seguramente habrá quien me lleve la contraria en este punto, pero solo planteo unas interrogantes. ¿En este momento quién puede ser más transparente con el país? Un Comité de Acreedores que al día siguiente de haberse llevado a cabo un mandato de la Constitución, donde asume un nuevo período Presidencial Nicolás Maduro, ya se encontraba trazando puentes con una oposición sediciosa e ilegal. ¿O un Gobierno de países como Rusia o China, que dan muestras efectivas de respetos a la soberanía de Venezuela? La respuesta está más que clara.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik
    Etiquetas:
    crisis, finanzas, economía, sanciones, Libia, Venezuela