En directo
    Acto de la FARC en Bogotá, Colombia (archivo)

    Implementación de la paz en Colombia, lo más "frustrante" para FARC en 2017

    © REUTERS / Jaime Saldarriaga
    Entrevistas
    URL corto
    Andrés Pachón
    0 20

    BOGOTÁ (Sputnik) — Poner en práctica el acuerdo de paz colombiano fue el asunto más frustrante de 2017 para la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) fundada este año a partir de la extinta guerrilla, dijo a Sputnik su candidata a la vicepresidencia, Imelda Daza.

    "Aunque la paz avanza, el 2017 nos deja muchas preocupaciones porque la implementación jurídica del acuerdo de paz es frustrante, ya que no se avanzó como se hubiera podido", dijo Daza, quien acompaña en la fórmula presidencial al candidato y máximo líder de FARC, Rodrigo Londoño, alias Timochenko, para las elecciones de 2018.

    Daza valoró que "el Congreso fue inferior al momento histórico que vive el país y se opuso a la implementación del acuerdo", al tiempo que "saboteó el proceso" al negar a las víctimas del conflicto armado el derecho a ser representadas en 16 escaños en el Senado y la Cámara de Representantes, como preveía el texto acordado.

    Con el aval de la Corte Constitucional, el Congreso también "desfiguró" la Jurisdicción Especial de Paz (JEP), un sistema de justicia transicional diseñado por el acuerdo de paz para juzgar a todos los actores armados del conflicto que hubieran incurrido en crímenes no asociados a delitos políticos.

    Cambios al acuerdo

    La JEP es considerada la médula del Acuerdo Final de Paz, pero en noviembre la Corte Constitucional la avaló con modificaciones, luego de que ya sufriera reformas en el Senado.

    Los cambios más urticantes son que ningún jurista defensor de derechos humanos que haya abierto causas contra el Estado en los últimos cinco años puede ser magistrado de la JEP, que los exguerrilleros puedan ser juzgados por la justicia ordinaria y extraditados y que se excluya de la jurisdicción de este tribunal a "los terceros civiles y a agentes del Estado no combatientes" sobre quienes pesan responsabilidades por graves crímenes.

    Lea más: Tribunal colombiano ordena una nueva detención de un militar por asesinatos extrajudiciales

    La FARC ve que esas modificaciones constituyen "el comienzo del fin" para la paz en Colombia, observó Daza.

    "Pasamos el año sin aprobar en materia de implementación", subrayó la dirigente.

    Balance de la paz

    El 28 de diciembre, el Gobierno colombiano presentó su balance, poniendo el acento en los logros más destacados desde que se firmó el acuerdo de paz, el 24 de noviembre de 2016.

    Para las autoridades, la desmovilización y desarme de casi 7.000 combatientes, que comenzaron su tránsito hacia la vida civil, la llamada "pedagogía", es decir la campaña para explicar el contenido y sentido de los acuerdos a las poblaciones afectadas por el conflicto, y la construcción de la paz en las regiones fueron los puntos altos de este año.

    El pasado 15 de agosto "la totalidad de los integrantes de las FARC, incluyendo las milicias, terminaron el proceso de dejación de armas, las Naciones Unidas recibieron el armamento, lo depositaron en los contenedores y realizaron la extracción de los mismos de cada una de las zonas", dice el balance oficial.

    Lea también: Unas 473 personas abandonan sus viviendas en Colombia por combate entre los grupos armados

    En septiembre, la guerrilla se convirtió en partido político de izquierda, dejó atrás más de medio siglo de lucha armada y "los excombatientes suscribieron el Acta de Compromiso de no volver a levantarse en contra del Estado (…), lo que les permite hacer el tránsito a la legalidad", añade.

    Las FARC cumplieron lo pactado, pero ahora "es el Gobierno el que incumple y no brinda a la insurgencia, que terminó la guerra, las condiciones ni jurídicas ni económicas ni de protección que se acordaron en La Habana", donde se desarrollaron la mayor parte de las negociaciones durante cuatro años, insistió Daza.

    Muestra de ello son los 105 asesinatos de líderes sociales registrados a lo largo de este año por la Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

    El Gobierno "se empeña en minimizar" esos crímenes al indicar que se trata de "solo 60 homicidios" y que fueron ajenos al proceso de posconflicto, criticó Daza

    Según el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, no se trata de asesinatos sistemáticos y obedecen a un tema "de linderos, a un tema de faldas, a un tema de pelea por rentas ilícitas".

    La FARC y las organizaciones sociales y de derechos humanos rechazan esta interpretación.

    "Es innegable que todos estos hechos nos generan mucha preocupación, pero eso no nos desanima para seguir trabajando por la construcción de la paz", dijo Daza.

    Pendientes

    Durante 2017 la responsabilidad de implementar el acuerdo de paz recayó en el Congreso, que debió atender por el mecanismo de vía rápida los proyectos de ley de mayor urgencia, al tiempo que tramitó por la vía ordinaria otras normas derivadas de lo pactado en La Habana.

    Se debían tramitar 24 proyectos, pero solo se llegó a 15, incluyendo la reglamentación de la JEP y la amnistía a excombatientes de las FARC, lo que permitió que varios de ellos salieran de prisión, si bien aún no obtuvieron la libertad más de 1.000 presos políticos.

    Además: Hallan cinco muertos en zona colombiana donde se enfrentaron disidentes de FARC y ELN

    Los proyectos rechazados incluyen la reforma política y la creación de 16 escaños para las víctimas del conflicto, mientras nueve proyectos no fueron debatidos, incluido uno relacionado con adecuación de tierras para los campesinos.

    La Corte Constitucional también jugó su papel, al aprobar este año 22 normas, de las cuales seis se relacionan con el campo, cuatro con reparación de víctimas y derechos de los niños y 11 con la reintegración a la vida civil y participación en política de los miembros de FARC.

    Para la izquierda nunca es fácil

    Para 2018 la Corte tiene pendiente de estudiar la ley estatutaria que reglamenta la JEP, así como todos los decretos en materia agraria, en el marco de las elecciones legislativas y presidenciales previstas para el año próximo.

    "Para la izquierda colombiana nunca ha sido fácil ningún año, y para el nuevo partido el 2018 será de retos y grandes desafíos, pero hay la mejor disposición para continuar y resolver los problemas y dificultades que se vayan presentando, y hay gran entusiasmo por la jornada electoral", dijo Daza.

    Las elecciones presidenciales se llevarán a cabo en mayo, y por primera vez la FARC participará en ellas. 

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Congreso de Colombia aprueba mecanismo para juzgar a actores de conflicto armado
    Exguerrilleros de FARC firman actas para someterse a nuevo tribunal colombiano de justicia
    Denuncian nuevo asesinato de líder social en Colombia
    Presidente de Colombia anuncia que renovará equipo negociador con el ELN
    Etiquetas:
    acuerdo de paz, FARC, Colombia