02:19 GMT +314 Noviembre 2019
En directo
    Una bandera separatista de Cataluña

    El independentismo catalán "no es una cuestión de identidades"

    © REUTERS / Rafael Marchante
    Entrevistas
    URL corto
    122
    Síguenos en

    BARCELONA (Sputnik) — El proyecto independentista se articula en unos términos en los que, pese a un elemento identitario suscitado en parte por una "violencia simbólica" de Madrid, este queda relegado ante cuestiones relativas a los límites de la gestión política dentro del marco autonómico, dijo Laura Borràs, candidata de Junts Per Catalunya.

    "Esto no va de identidades, esto va de personas que se han convencido, con la ayuda del Estado español, de que si vives o trabajas en Cataluña, es mejor para ti, te sientas como te sientas, que Cataluña sea independiente", señala la candidata independentista en una entrevista con Sputnik.

    Esta profesora de literatura, que se presenta como independiente en la lista del cesado presidente Carles Puigdemont, reconoce la existencia de un elemento identitario dentro del impulso soberanista catalán, aunque a su modo de ver este se produce como respuesta a ciertas ofensas del Estado español.

    Para sustentar esta afirmación la candidata expone su propio caso: el apellido de sus abuelos y sus bisabuelos fueron castellanizados durante la dictadura franquista y a ella —nacida en 1970— le costaría un total de dieciocho años devolverlos a su estado original.

    "Estamos hablando de una enorme presencia de una violencia simbólica del Estado español hacia lo catalán", afirma.

    Pese a estas consideraciones, la candidata independentista subraya que "el elemento identitario ha quedado muy relegado ante la gran cantidad de agravios de otra naturaleza que estamos viviendo en este momento en Cataluña" por lo que "imaginar que el 'procés' está vinculado a una exacerbación del nacionalismo y de las entidades separatistas no es acorde con la realidad".

    Le puede interesar: La polarización en Cataluña exige de un pacto entre los bloques enfrentados

    Entre esos agravios, Borràs destaca cuestiones como los problemas de financiación de la comunidad autónoma, la sucesiva litigiosidad del Tribunal Constitucional contra leyes sociales aprobadas en el parlamento regional o, en un plano más reciente, la respuesta contra los impulsores del proceso independentista.

    "Somos el 16% de la población y producimos el 20% del Producto Interior Bruto del país, pero luego solo recibimos el 11% de esa riqueza que aportamos", se queja Borràs, para la que el independentismo consiste, en último término, en "querer mejores cuotas de bienestar".

    Por ello, la candidata insiste en su voluntad de trabajar para "desarrollar la república" si las sumas de las fuerzas independentistas resultan ganadoras en los comicios del jueves 21.

    Más aquí: Rajoy cierra campaña en Cataluña alertando de que no se puede "jugar a dividir"

    Ese compromiso con el proyecto de ruptura hace que Borràs sea consciente de que, si no se produce un escenario de diálogo con Madrid, el desarrollo del proceso independentista posiblemente se tenga que desarrollar en el plano unilateral, lo que vuelve poner sobre la mesa la posibilidad de otra intervención estatal y de más causas judiciales.

    La lista de Junts Per Catalunya por la circunscripción de Barcelona, en la que Laura Borràs se integra como número cinco, es un ejemplo de cuáles pueden ser las consecuencias del camino unilateral.

    De los seis cabezas de lista, uno (Jordi Sànchez) lleva dos meses en prisión, otros dos (Jordi Turull y Josep Rull) pasaron un mes en la cárcel y otros dos (Carles Puigdemont y Clara Ponsatí) huyeron a Bruselas para evitar la acción de la justicia española.

    Todos ellos son investigados por delitos de rebelión o sedición, además de otros de índole económica, en el marco de la causa donde se analizan las posibles ilegalidades derivadas del proceso independentista en la pasada legislatura.

    "Cuando Puigdemont nos pide que formemos parte de esta lista ya sabemos qué les ha ocurrido a ellos. Quien nos lo pide está en el exilio y otros están en la cárcel", relata Borràs.

    La candidata independentista dice "no tener voluntad de mártir", pero constata que está dispuesta a asumir las consecuencias de "trabajar para implementar la república".

    "Quienes nos han sucedido han ido a la cárcel, al exilio o a la ruina económica. Yo no quiero ninguna de esas tres cosas, pero me niego a pensar que en un país civilizado la reacción del Estado pueda ser sistemáticamente esta ante nuestro proyecto", añade.

    Ante esta situación, que califica de "abuso sistemático" y de existencia de "presos políticos", la candidata independentista reclama que la Unión Europea ejerza un tutelaje con el objetivo de evitar violaciones de derechos humanos.

    Lea también: ¿Una Cataluña independiente o un Estado corrupto? Qué les preocupa más a los españoles

    En diferentes ocasiones los líderes de diferentes instituciones comunitarias rechazaron las peticiones catalanas para establecer una mediación e incluso se situaron del lado del Gobierno español, instando al independentismo a renunciar a actuar con un escrupuloso respeto a la Constitución española.

    "El pueblo catalán decidió que quería ser una república"

    Las elecciones autonómicas que se celebrarán en Cataluña son "ilegítimas" por el modo en que fueron convocadas pero eso no impide que el independentismo vea en ellas una oportunidad para volver "al punto de salida" e implementar los resultados del referéndum del 1 de octubre, dijo Laura Borràs, candidata de Junts Per Catalunya.

    "Quien convoca estas elecciones tendrá la obligación de acatar el resultado que salga de las urnas. Es ahí donde nosotros pensamos que la legitimidad popular que quiere un diálogo para conseguir la independencia debe poder articularse en un marco político", afirma la profesora.

    A su modo de ver, estas elecciones, que fueron convocadas desde Madrid al amparo del artículo 155 de la Constitución, son "ilegítimas" y "no tienen garantías porque los candidatos están a 1.300 kilómetros en el exilio o a 800 en la cárcel".

    Sin embargo, Borràs afirma que el independentismo "no tiene miedo a las urnas" y que esta cita puede ser utilizada para revertir la situación y "volver al punto en que se pueda trabajar por desplegar la voluntad del pueblo catalán que decidió que quería ser una república".

    Lea más: Cataluña: huidos, presos y candidatos

    El pasado 1 de octubre el Gobierno catalán organizó un referéndum ilegal a los ojos de España en el que según los datos oficiales un total de 2,2 millones de personas —el 43% del censo habilitado para participar— votaron para respaldar en un 90% la opción independentista.

    Estos resultados fueron validados por la mayoría independentista del Parlamento de Cataluña, que el 27 de octubre aprobó una resolución por la que daba por proclamada la república e instaba al Gobierno autonómico a implementarla, lo que motivó la intervención de Madrid para poner fin a la legislatura.

    "Los ciudadanos catalanes están reclamando por la vía del diálogo que se escuchen nuestras pretensiones de forma pacífica y democrática, pero nos encontramos con un muro político, social y democrático", relata Borràs.

    La candidata independentista lamenta que desde Madrid no se formule "ninguna contrapropuesta" ante esa voluntad de una gran parte de los catalanes.

    "La sensación que tenemos algunos catalanes es que España no piensa que Cataluña parte de España, si no que considera que Cataluña es de España y que no puede ser de nadie más, siquiera de los propios catalanes", afirma Borràs antes de sentenciar que "el tiempo de las colonias ha terminado".

    Pese a mostrarse convencida de que existe una mayoría de catalanes favorables al proyecto independentista cuyas aspiraciones deberían encontrar salidas políticas porque "todo lo que ocurre en un marco democrático es legítimo y tiene que poder ser legal", Borràs adelanta que las fuerzas soberanistas renunciarán a implementar la república en el corto plazo si los resultados de las elecciones se expresan en una dirección diferente. 

    Además:

    Puigdemont : "Vale la pena ser detenido por ideas que te pueden llevar a la presidencia"
    Puigdemont ve "posible" una solución para Cataluña sin independencia
    El independentismo catalán lleva el cierre de la campaña hasta las puertas de la prisión
    La supuesta injerencia rusa en Cataluña se discute en Westminster
    Etiquetas:
    elecciones, independencia, Junts pel Sí, Cataluña, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik