14:20 GMT +325 Noviembre 2017
En directo
    El Ívolga, el innovador tren suburbano de Transhmashholding, diseñado y construido con tecnologías rusas

    La Rusia que no conoces: el gigante de maquinaria ferroviaria que abastece al país entero (fotos)

    © Foto: Transmashholding
    Entrevistas
    URL corto
    57615411

    En tan solo 15 años, la empresa rusa Transmashholding se convirtió en una de las más grandes del mundo en el dominio de la infraestructura de trasporte para los ferrocarriles. Sputnik le presenta este gigante industrial que va a toda máquina.

    Con 18 empresas integrantes, más de 40.000 empleados y más de 10 mercados conquistados en todas las zonas climáticas, el grupo Transmashholding (abreviación rusa para 'Holding de la maquinaria de transporte') mantiene su liderazgo como el mayor fabricante de trenes y vagones en Rusia y una de las diez empresas de maquinaria más grandes del mundo.

    Sputnik aprovechó la ocasión para hablar con Artiom Ledeniov, jefe del departamento de comunicaciones externas de la empresa, para discutir la historia, los desafíos, los éxitos y los planes del grupo.

    — Quince años es un período relativamente corto para que un grupo nuevo pueda convertirse en un gigante industrial. ¿Con qué vincularía este éxito y cuál es el balance entre los logros actuales y el aporte de la época soviética?

    — Hace 15 años, las fábricas que ahora integran Transmashholding prácticamente no existían. Los gigantes industriales soviéticos vivieron mal la transición a la economía de mercado, junto con su mayor comprador, la industria ferrocarril.

    Apenas había dinero para mantener los vehículos existentes, ni hablar de comprar nuevos equipos. La producción cayó en decenas de veces y la mayoría de los empleados fue despedida. No había trabajo.

    A mediados de la década de los 2000, con la creación de la RZhD (Ferrocarriles de Rusia), volvieron los pedidos. El cliente dejó claro que necesita nuevos trenes y vagones, no solamente producidos recientemente sino más avanzados que sus antecesores.

    Vea también: Rusia y China contemplan lanzar un tren de carga de alta velocidad

    — En esta situación, el naciente Transmashholding se enfrentó con el reto de restablecer los lazos industriales, desarrollar nuevos equipos y lanzar la fabricación de los aparatos más cruciales, como las locomotoras para los trenes de carga y de pasajeros.

    Tras una década y medio, entramos en el TOP-10 de los líderes en este ámbito y fabricamos equipos que rivalizan o superan los productos de otros gigantes mundiales en la industria de ferrocarriles.

     ¿Cómo fueron modernizadas las fábricas del grupo? ¿Qué nuevos productos entraron en el mercado recientemente?

    — En total, invertimos en la renovación de nuestras empresas más de 68.000 millones de rublos (unos 1.200 millones de dólares, según la tasa de cambio actual), sobre todo en las fábricas esenciales.

    Desarrollamos y lanzamos la producción en serie de las locomotoras eléctricas EP20 y 2ES5. Introducimos el tren suburbano 'Ívolga' ('Oriol', en español) y la locomotora diésel eléctrica 2TEC25KM. En total, lanzamos 72 nuevos modelos.

    La locomotora eléctrica para los trenes de pasajeros EP20, adaptada para el uso de dos sistemas de electrificación ferroviaria
    La locomotora eléctrica para los trenes de pasajeros EP20, adaptada para el uso de dos sistemas de electrificación ferroviaria

    En la ciudad rusa de Bryansk lanzamos una línea de fabricación de locomotoras magistrales sin parangón en Rusia y en la fábrica metalúrgica Bezhitskaya aumentamos la producción en varias veces.

    — Ningún líder mundial de hoy está 'aislado' de sus homólogos y rivales. ¿Con quién y en qué proyectos cooperan? ¿Qué componentes extranjeros utilizan?

    — Transmasholding tiene como prioridad aumentar su cooperación con los fabricantes extranjeros.

    En este sentido, la más importante para nosotros es la cooperación estratégica con el consorcio francés Alstom, que también posee un tercio del grupo. Con el socio galo inauguramos un centro de ingeniería especializado en la creación de nuevos modelos de los equipos para el ferrocarril.

    También tenemos dos empresas conjuntas con General Electric: en Rusia fabricamos los motores diésel y en Kazajistán, las locomotoras diésel-eléctricas.

    El motor diésel D300 fabricado por Transmasholding
    El motor diésel D300 fabricado por Transmasholding

    En cuanto a los componentes extranjeros, todavía importamos los motores de impulsión para los trenes. El centro de ingeniería ya está desarrollando un análogo ruso.

    Otra cosa son los cojinetes. Un cojinete es un producto de alta tecnología que necesita una precisión de décimas partes del micrón. Para producirlos en Rusia, se necesita renovar las plantas de cojinetes.

    El trén eléctrico EP2D, estrenado en septiembre de 2017
    El trén eléctrico EP2D, estrenado en septiembre de 2017

    — ¿Cómo afectaron las sanciones a su holding? ¿Sacaron algún provecho de la caída del rublo para aumentar las exportaciones?

    Cualquier crisis tiene dos lados. Por un lado, nuestras ganancias disminuyeron en comparación con los períodos anteriores a la crisis. Por otro lado, recibimos un  impulso adicional para desarrollarnos: optimizamos nuestros costes, entramos en nuevos mercados, etc.

    — La industria de maquinaria rusa tiene reputación de ser adaptada para la industria militar o espacial: blindados, aviones, cohetes-portadores, etc. En el ámbito de los equipos para los ferrocarriles, ¿cómo es la percepción de los productos rusos?

    Artiom Ledenióv, el jefe del departamento de comunicaciones externas de Transmashholding
    Artiom Ledenióv, el jefe del departamento de comunicaciones externas de Transmashholding

    — La gente tiene una memoria selectiva y se acostumbra rápidamente a los cambios positivos.

    Por ejemplo, hace unos años lanzamos los vagones de pasajeros de dos pisos. Son un producto totalmente nuevo que fue introducido en masa, pero como no tienen ningún nombre propio, ya se perciben como algo muy común.

    También, fabricamos los nuevos vagones del metro 'Moskvá': los moscovitas ya los conocen bien.

    En cuanto a nuestras locomotoras para los trenes de carga, son un producto específico. Un ciudadano mediano ni siquiera debería conocerlos.

    El tren de metro Moskvá, ya en servicio en el sistema de transporte público de la capital rusa
    El tren de metro Moskvá, ya en servicio en el sistema de transporte público de la capital rusa

    — ¿Qué productos de Transmashholding son estrellas de venta? ¿Qué producto suyo consideraría 'sin parangón'?

    — Los equipos de transporte por ferrocarril son un mercado específico: está estrictamente vinculado con las exigencias de la infraestructura. Los ferrocarriles rusos tienen sus particularidades.

    Además de las condiciones climáticas diversas y las diferencias en las normas de altura y de ancho de los vehículos, la propia infraestructura ferroviaria es diferente: el 'ancho ruso' es de 1.520 milímetros mientras el ancho estándar en la mayoría de los países es de 1.435 mm.

    Por eso no se puede comprar la locomotora que te de la gana y empezar a emplearla. Y las comparaciones directas deben ser, al menos, cautelosas.

    Si hablamos en términos generales, sin duda, estamos orgullosos de nuestras locomotoras eléctricas EP20 adaptadas para el uso con dos sistemas de electrificación ferroviaria: con corriente continua y corriente alterna. Alcanzan velocidades de hasta 200 km/h por los ferrocarriles existentes.

    El interiór del trén eléctrico EP2D de Transmashholding
    El interiór del trén eléctrico EP2D de Transmashholding

    Los mencionados vagones de dos pisos básicamente no tienen rivales. Debido al 'ancho ruso' son muy confortables.

    Además, se puede usar esos equipos en las temperaturas de entre -50 y +40 grados centígrados, características para Rusia. Como regla, los equipos extranjeros apenas tienen semejante capacidad.

    También consideramos nuestros vagones del metro como los mejores, al tener en cuenta las exigencias infraestructurales. Por su eficacia, seguridad, viabilidad e informatización es difícil encontrar un rival.

    — ¿Dónde vende su grupo la maquinaria ferroviaria? ¿Qué mercados consideran prioritarios?

    — En los últimos años los lazos externos van desarrollándose rápidamente. El Gobierno ruso introdujo varias herramientas para promover los productos rusos en el extranjero. Gracias a esto, ya realizamos proyectos en Europa: en Serbia y Hungría.

    Las regiones más lejanas también son nuestra prioridad. Sobre todo se trata del Oriente Próximo, en particular de Irán, donde hay una fuerte demanda para renovar el transporte ferroviario.

    Lea también: Los rieles de amistad entre Rusia e Irán

    — América Latina la consideramos una región muy prometedora para pactar contratos mutuamente ventajosos.

    Podemos ofrecer cualquier vehículo para ferrocarril, pero también suministramos componentes para grandes proyectos extranjeros. Por ejemplo, exportamos componentes para equipar el metro de Panamá.

    Lea también: La rusa Transmashholding prevé invertir en Argentina 170 millones de euros

    — ¿Qué opina sobre el futuro del transporte ferroviario? ¿Cómo afectarán el mercado las tendencias actuales en el ámbito de la energía renovable y los proyectos prometedores como los zepelines de carga o camiones no tripulados?

    — Como transporte terrestre de largas distancias, el ferrocarril no tendrá rivales en mucho tiempo: su eficacia económica y su capacidad de organizar flujos de mercancías es indiscutible. En el caso de Rusia, es básicamente insustituible.

    Un tren de carga traslada 5.000 toneladas de mercancías. ¿Cuántos zepelines o cuántos camiones se necesitan para sustituirlo?

    Un tren puede salir de la terminal cada varios minutos. Es inimaginable que algo pueda sustituirlo.

    La locomotora de maniobras TEM28, a punto de recibir el certificado de uso
    La locomotora de maniobras TEM28, a punto de recibir el certificado de uso

    Lea más: La Ruta Marítima del Norte, una alternativa para el transporte de cargas

    En cuanto a las energías renovables, sí que es posible deshacerse del diésel como combustible. Para esto, se necesita electrificar todos los ferrocarriles, y Rusia gradualmente va haciéndolo.

    Todavía no existen baterías con la capacidad de carga lo suficientemente alta como para alimentar un tren eléctrico de largo recorrido. Pero transitar a un combustible más ecológico sí es posible: ya desarrollamos una locomotora alimentada con gas natural, que es mucho más limpio.

    — ¿Cuáles son los planes de la empresa?

    — Sobre todo, nos enfocamos en el tema del gas como combustible. Prevemos crear una familia de motores de gas para las locomotoras.

    Pronto entrarán en servicio masivo nuestros trenes Ívolga, diseñados y construidos con las tecnologías y componentes rusos. Representan, sin duda, un nuevo nivel para la industria rusa de locomotoras eléctricas.

    Seguimos desarrollando todo tipo de transporte ferroviario, pero todavía es temprano para desvelar sus características.

    Además, hay que subrayar nuestra atención hacia el confort de los pasajeros. En particular, desarrollamos sistemas de supresión del ruido y vagones modulares, adaptables a cualquier exigencia del cliente. 

    Conoce otros gigantes rusos que lograron recaptar su gloria: 

    Además:

    Algo para recordar: dos latinoamericanos relatan su experiencia en el tren 'Rusia Imperial'
    Vehículos rusos conquistan los ferrocarriles iraníes
    Putin cambia su limusina por el metro de Moscú (vídeo)
    La Rusia que no conoces: la planta de motores más moderna de Europa (fotos)
    El metro de Moscú cumple 80 años
    Etiquetas:
    locomotora, producción industrial, transporte ferroviario, ferrocarril, tren, Transmashholding, Alstom, General Electric, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik