08:36 GMT +318 Octubre 2017
En directo
    Situación en Gaza (archivo)

    En Gaza se comete un crimen de guerra diariamente

    © REUTERS/ Mohammed Salem
    Entrevistas
    URL corto
    211310

    GAZA (Sputnik) — Raji Sourani lleva 40 años dedicado a la defensa de los derechos humanos en Gaza, su tierra natal, y afirma que jamás vio a la Franja en una situación tan preocupante de pobreza y falta de perspectivas ni a los palestinos tan alejados de su sueño de tener su propio Estado.

    "Lo que vivimos no tiene precedente. El bloqueo israelí contra Gaza, que es un castigo colectivo, ilegal e inhumano, debe terminar ya porque es un crimen contra la humanidad. En Gaza ya no hablamos de independencia sino de derecho a vivir, a tener agua y electricidad, a movernos con un poco de libertad", afirma a Sputnik Sourani, actualmente director del Centro Palestino para los Derechos Humanos.

    Las cifras hablan por sí solas, según este reconocido trabajador humanitario: El desempleo supera el 60% y roza el 80% entre los jóvenes, un 90% de los dos millones de habitantes de Gaza pueden ser considerados pobres y un 85% recurre a la ayuda humanitaria internacional.

    "Tenemos una clase obrera capacitada, tenemos dinero en los bancos y empresarios suficientes, nuestros jóvenes son profesionales formados y brillantes y la tasa de analfabetismo es igual a cero pero Israel decidió hace 11 años enviarnos al medievo y eso ha hecho", lamenta Sourani.

    Lea más: El desarollo del conflicto entre Palestina e Israel paso a paso

    Desde que el movimiento islamista Hamás se hizo con el poder en Gaza en 2007, tras ganar las elecciones legislativas y prácticamente expulsar a los dirigentes del Fatah, el partido del presidente Mahmud Abás, Israel, que lo considera un grupo terrorista, impuso un severo bloqueo que mantiene encerrados en la Franja a la mayoría de sus habitantes.

    Los permisos de salida se conceden a cuentagotas y la mayoría por razones humanitarias, aunque Sourani también critica que hay enfermos en situación crítica que no obtienen una autorización de salida para recibir tratamiento fuera de la Franja.

    "No podemos tratar nuestra agua, no tenemos electricidad, los israelíes controlan aire, tierra y mar, deciden lo que comemos y cómo nos vestimos. Tenemos gas en el mar pero no nos dejan extraerlo. No podemos reconstruir lo que la guerra (de 2014 contra Israel) destruyó y no porque seamos vagos sino porque estamos sometidos a una ocupación criminal. Se está cometiendo un crimen de guerra diario en Gaza", denuncia este abogado.

    Situación en la Franja de Gaza (archivo)
    © REUTERS/ Ibraheem Abu Mustafa
    Según Sourani, las divisiones palestinas entre Hamás y el gobierno de Abás, que duran desde hace 10 años y están intentando resolverse desde hace dos semanas, han beneficiado enormemente a Israel, quien tiene "un interés estratégico en que los palestinos sigan divididos, en que Gaza y Cisjordania sean dos mundos separados".

    "Los habitantes de Gaza no conocen a los palestinos de Ramala y tampoco a los israelíes. Dos generaciones enteras de palestinos de Gaza no saben nada sobre los israelíes. Sólo han visto sus aviones F16, sus tanques y sus misiles. Y no se puede crear paz entre los pueblos con muerte y destrucción. Ante este panorama yo creo que nuestro proyecto nacional y nuestras aspiraciones están por ahora derrotados aunque nuestra casusa y nuestros sueños no lo estén", afirma.

    Lea también: Abás amenaza con interrumpir toda la ayuda financiera a la Franja de Gaza

    Sourani nació en Gaza, su familia pertenece a la franja desde hace varias generaciones. En los años 80 creó el Centro gazatí para los Derechos Humanos, el primer organismo humanitario de la franja. En 1995, fundó el Centro palestino para los derechos humanos. Es una personalidad bien conocida entre israelíes y palestinos por su compromiso sin fisuras y los informes bien documentados que realiza su institución.

    "Mi familia ha estado aquí durante siglos pero yo solo soy un residente de Gaza. No tengo nacionalidad ni pasaporte, sólo un documento de viaje que Israel me concede si así lo desea", explica.

    En total, Sourani ha pasado cinco años en cárceles israelíes acusado de actividades políticas sospechosas o simplemente en detención administrativa, una figura legal que permite a Israel detener durante meses a palestinos sin exponer cargos ni presentarlos ante un juez.

    Después de este largo camino recorrido no oculta su pesimismo y su cansancio. Lleva más de un año sin poder salir de Gaza ni atender obligaciones internacionales en el seno de organizaciones como la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) o el Consorcio internacional para ayuda legal (ILAIC, según sus siglas en inglés).

    Más: La ONU alerta sobre catástrofe humanitaria en la Franja de Gaza

    "Mi trabajo y mi compromiso no valen nada. Para los israelíes soy solamente un terrorista potencial. Hace años iba dos o tres veces por semana a Cisjordania. Podía desayunar en el Tel Aviv, tener una reunión en Ramala y volver a Gaza entrada la noche. Eso terminó hace mucho tiempo", concluye.

    Además:

    Israel, con ganas de dominar completamente a Palestina
    A medio siglo de la guerra que cambió Oriente Medio
    La ONU, preocupada por la situación humanitaria en la Franja de Gaza
    Etiquetas:
    Hamás, Israel, Franja de Gaza
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik