10:46 GMT +325 Noviembre 2017
En directo
    Abimael Guzmán, líder del grupo armado Sendero Luminoso de Perú (archivo)

    Líder de grupo armado peruano Sendero Luminoso era un fanático sin sustento ideológico

    © AFP 2017/ Ernesto Benavides
    Entrevistas
    URL corto
    142710

    MONTEVIDEO (Sputnik) — El líder del grupo armado Sendero Luminoso de Perú, Abimael Guzmán, era un fanático desconectado de la realidad que quiso implementar en su país la doctrina maoísta sin ningún contenido ideológico, dijo a Sputnik el periodista Umberto Jara, autor de un libro sobre la formación política del fundador de la organización.

    "Abimael Guzmán es un hombre que se fanatizó con el maoísmo e ingresó en un tema que la psiquiatría explicaría muy bien, de pretender convertirse en el seguidor de su ídolo Mao Tsé Tung y realizar la Revolución China en Perú", explicó Jara, autor del libro "Abimael. El Sendero del Terror", publicado la semana pasada en Perú por la editorial Planeta.

    Jara dedicó un lustro a investigar la formación política de Guzmán y los primeros años de Sendero Luminoso desde su creación, en 1964, sus viajes iniciáticos a China, donde aprendió de primera mano la doctrina política y militar del maoísmo, hasta sus primeras acciones armadas y sus primeros asesinatos, en 1980.

    El libro recorre los turbulentos años de la década del 60 y del 70 en Perú, revelando la habilidad de Guzmán para introducir en el ámbito universitario, así como en el cada vez más pobre y excluido campesinado, las ideas del comunismo, en especial las de su adorado líder Mao Tse Tung.

    "Lo dramático y doloroso es que el sanguinario movimiento Sendero Luminoso surgió en una universidad, precisamente en el lugar de la razón, de la inteligencia, del aprendizaje. En ese límite tan delgado en el ser humano, en esa línea que divide tan tenuemente la sensatez de la enajenación, allí, en ese ignoto espacio, se incubó una tragedia que iniciaron e impulsaron maestros y alumnos universitarios", escribe Jara en su libro.

    Lea más: Justicia de Perú confirma resolución que prevé demolición de mausoleo senderista

    Según el autor, Guzmán no era un líder político con un pensamiento propio, como se lo presentó durante la década del 80, sino una persona cegada por el fanatismo e incapaz de leer la situación política de su país y del mundo cuando decidió dar el paso a la lucha armada.

    "Si uno lee los discursos que dio para sus huestes en la clandestinidad en los meses previos a los inicios de sus ataques armados, ahí hay toda la prédica de un hombre que habla incluso como un profeta; pero cuando uno analiza esos textos no encuentra un contenido político, una visión del Perú y los problemas que podría haber tenido el país", sostiene Jara.

    Mao Tse Tung murió en 1976 y para 1980 el Partido Comunista de China estaba implementando importantes cambios en la política, la economía y la sociedad del país asiático.

    "Uno de los rasgos del fanático es su desconexión con la realidad, y este señor no hizo ninguna lectura del momento que se vivía: en el mundo estaban desactivándose todas las revoluciones y en Perú se estaba saliendo de una dictadura militar que había durado 12 años, después de la cual la gente lo que quería era un régimen con libertades y este hombre venía a tratar de imponer una nueva dictadura", continuó.

    El rol de Augusta de la Torre

    Uno de los puntos altos del libro es el rescate del papel que jugó Augusta La Torre, pareja de Guzmán, en la formación y consolidación de Sendero Luminoso, en especial de su brazo armado, de quien fue una de las principales ejecutoras.

    "La persona que llevó las ideas de Abimael Guzmán a los hechos era Augusta La Torre; al principio en toda la organización, pero luego cuando empiezan las acciones de violencia, ella es una persona protagónica en el asunto", explicó Jara.

    El autor recordó que Guzmán "nunca fue un hombre de acción", sino que "daba las órdenes y era Augusta La Torre la que se encargaba de que eso se llevara a cabo".

    La Torre murió el 14 de noviembre de 1988, en circunstancias nunca aclaradas, cuando la pareja y varias decenas de integrantes de Sendero Luminoso estaban desde hace años en la clandestinidad.

    Qué queda de sendero luminoso 

    Guzmán fue descubierto y capturado el 12 de septiembre de 1992 en una residencia de la capital peruana.

    Luego de varios juicios fue condenado a cadena perpetua, acusado de "terrorismo contra el Estado" y de ser el autor material e intelectual miles de asesinatos.

    Al menos ocho integrantes de Sendero Luminoso fueron cayendo en las semanas siguientes y posteriormente condenados a 25 años de prisión por el delito de terrorismo, por lo que serán liberados en lo que queda de este año.

    El Gobierno peruano ha anunciado que extremará la vigilancia de estas personas, al tiempo que ha advertido que integrantes de Sendero Luminoso están infiltrados en los gremios educativos.

    Para el ministro de Interior, Carlos Basombrío, los integrantes de Sendero Luminoso mantienen las mismas convicciones políticas que los llevaron a cometer decenas de atentados durante los años 80 y 90, causando miles de muertos entre políticos, magistrados, campesinos y ciudadanos en general.

    Varios informes del Gobierno peruano señalan que la organización continúa activa en la zona conocida como el Vraem (Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro), aunque no cuenta con más de un centenar de integrantes.

    Lea más: Mayoría de bloques legislativos de Perú quieren investigar ejecuciones extrajudiciales

    De acuerdo a la Comisión de la Verdad y Reconciliación, Sendero Luminoso causó la muerte de más de 31.000 personas durante los años 1980 y 2000. 

    Además:

    Justicia de Perú y ministro discuten en Twitter por demolición del mausoleo senderista
    Etiquetas:
    grupo armado, Sendero Luminoso, Perú
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik