En directo
    Estela de Carlotto

    "Nunca se sabe cuándo se va a encontrar el próximo nieto de desaparecidos"

    CC BY 3.0 / Agência Brasil/Vladimir Platonow
    Entrevistas
    URL corto
    0 11

    El hallazgo del nieto 122, anunciado el 25 de abril, es una muestra del intenso trabajo de investigación que llevan a cabo las Abuelas de Plaza de Mayo y el Estado argentino para encontrar a los hijos de los detenidos desaparecidos durante la dictadura militar (1976-1983).

    Manuel Gonçalves Granada, miembro de la comisión directiva de Abuelas de Plaza de Mayo, comentó en diálogo con Sputnik el hallazgo del nieto 122 anunciado el 25 de abril por Estela Carlotto, la referente de la organización, quien definió el proceso de identificación del joven como "una novela de encuentros y desencuentros con final feliz".

    Gonçalves, también nieto restituido, indicó que el caso anunciado en estos días es "muy interesante", ya que los padres del joven, los militantes montoneros Iris García y Enrique Bustamante, no habían sido denunciado como desaparecidos en el restablecimiento de la democracia.

    Más: Activistas y políticos reciben con alegría el hallazgo del 'nieto 122'

    "Eran dos casos que no estaban denunciados, de los primeros tiempos. Cuando vuelve la democracia y los familiares empiezan a denunciar a sus desaparecidos, estas familias no habían denunciado ya sea por miedo o por pensar que iban a volver y que se habían salvado de la dictadura", dijo a Sputnik Gonçalves

    Recién en 1995 se acercó el abuelo materno a indagar sobre el paradero de su hija embarazada y secuestrada en 1977. Ahí se abrió una investigación y "se pudo determinar quién era el compañero" de Iris García. Los integrantes de las familias Bustamante y García ingresaron su ADN al Banco Nacional de Datos Genéticos.

    Paralelamente, las Abuelas identificaron al joven como un potencial nieto secuestrado y se acercaron a él, quien accedió a realizarse las pruebas genéticas.

    Más: Abuelas de Plaza de Mayo encuentran en Argentina al nieto 120

    "Después de muchos años, cuando este joven fue ubicado por Abuelas e invitado a analizarse al incluir las muestras de él en el Banco Nacional de Datos Genéticos se determinó que él era el hijo [de Iris Bustamante y Enrique García]", comentó.

    Cada año, más de 700 jóvenes se acercan a Abuelas de Plaza de Mayo dudando de su identidad, por lo que cada vez se ingresan más datos genéticos al banco, señaló Gonçalves. Esto, sumado a las investigaciones realizadas, llevan a que la próxima restitución de identidad pueda ser algo inminente o que tome algún tiempo.

    ​"Nunca se sabe cuándo van a suceder los próximos [hallazgos]: puede ser mañana, dentro de una semana o pueden pasar meses. Eso no es algo que podamos determinar", aseveró Gonçalves.

    "La difusión y el avance de la sociedad en materia del derecho a la identidad y la importancia de que se sepa la verdad de lo que pasó en la época de la dictadura, sumado a los juicios que se hacen en Argentina, motivó a que sean muchos más los jóvenes que se acercan en estos tiempos. Son adultos que en algunos casos son madres o padres y los moviliza no tener clara su propia identidad", explicó el dirigente de la entidad.

    Más: Titular de Abuelas de Plaza de Mayo criticó al presidente argentino

    Uno de los nietos recuperados es el mismo Gonçalves, el número 57. En 1997, llamaron a la puerta de su casa las Abuelas, que lo buscaban desde la época de la dictadura. Su periplo es parecido, salvo que la desaparición de sus padres había sido denunciada.

    Hoy, dos décadas después, es el primer nieto restituido en formar parte de la comisión directiva de la entidad que le devolvió su identidad. Además trabaja en la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad, el organismo estatal que lleva adelante las investigaciones para dar con el paradero de aquellos que sufrieron su mismo destino.

    Más: Macri "no tiene tiempo" para reunirse con organismos de DDHH

    "En mi caso me encontraron cuando yo tenía 20 años. Yo no estaba buscando mi identidad en ese momento. Sabía que no era hijo biológico de las personas con las que me había criado pero no me había puesto como posibilidad ser hijo de desaparecidos, por eso fue una enorme sorpresa", relató a Sputnik.

    Tras el acercamiento de las abuelas, se hizo voluntariamente el análisis de ADN. Los resultados fueron cotejados en el Banco Nacional, que reveló su verdadera identidad. El joven es el hijo de Gastón Gonçalves y Ana Granada, "los dos militantes de la Juventud Peronista y de Montoneros".

    "Ellos trabajaban en una zona carenciada del Gran Buenos Aires, donde hacían un trabajo de alfabetización de adultos además de su militancia política y social. Mi papá tenía 24 años en el momento en el que fue secuestrado, el 24 de marzo de 1976", la fecha del golpe de Estado que dio inicio a la dictadura argentina, dijo el entrevistado.

    La madre estaba embarazada de cinco meses y se ocultó de la represión. Dio a luz a Manuel en la clandestinidad y vivieron juntos durante cinco meses más después del nacimiento, en junio de 1976.

    Más: Negación de crímenes en dictadura desata polémica en Argentina

    "Las fuerzas de la Policía Federal y la Bonaerense junto con el Ejército Argentino rodearon la casa donde vivíamos con otra familia. La atacaron y la destruyeron con granadas, gases lacrimógenos y ametralladoras. Ahí asesinaron no solo a mi mamá sino a la otra familia entera, una pareja con sus hijos de tres y cinco años", narró Gonçalves, que fue el único sobreviviente.

    El hijo de Gastón y Ana fue llevado por las fuerzas represivas a un hospital. Allí permaneció algún tiempo hasta que un juez de menores, en vez de buscar a su familia, lo dio en adopción. Tras el hallazgo de su verdadera historia, Manuel empezó a trabajar activamente para que como él, otros argentinos pudieran conocer su identidad real.

    ​También para que las atrocidades cometidas por los represores, además de la apropiación de niños, sean juzgados: "En general, nosotros desde Abuelas participamos de los juicios que tengan que ver con robo de bebés pero a su vez obviamente apoyamos todos los juicios de lesa humanidad, porque en definitiva todos juzgan lo mismo, que son los crímenes cometidos durante la dictadura, concluyó.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Madres de Plaza de Mayo protestan a la alcaldía de Buenos Aires por tapar sus símbolos
    Madres de Plaza de Mayo en las Malvinas, a 35 años de la guerra
    Etiquetas:
    nieto, identidad, Abuelas de Plaza de Mayo, Manuel Gonçalves Granada, Estela de Carlotto, Argentina