11:02 GMT +318 Noviembre 2018
En directo
    Máquina escritora (imagen referencial)

    Sara Bertrand, la escritora chilena que triunfa en el mundo de la literatura infantil

    CC0 / Pixabay
    Entrevistas
    URL corto
    0 0 0

    SANTIAGO (Sputnik) — Una persistente adicción a la lectura llevó a la chilena Sara Bertrand a convertirse en una temprana escritora de poemas, proclamas e historias que "recoge de la realidad", como "La mujer de la guarda", que será premiada en abril con el Bologna Ragazzi en el evento más importante para la literatura infantil y juvenil del mundo.

    La mujer de la guarda (Babel, 2016), "trata acerca de la infancia y el abandono en un contexto familiar, de crudeza, a través de una niña que nos relata cómo la infancia muchas veces es todo lo contrario a ese espacio ingenuo y seguro con que se tiende a relacionar", afirma a Sputnik su autora.

    El miedo, la pérdida de la figura materna y la muerte, son los temas que atraviesan esta obra, donde la protagonista, Jacinta, una niña de siete u ocho años, debe cuidar a sus hermanos y levantar un alicaído hogar, en un rol que no corresponde a su edad.

    "Esa es su grandeza, asumir su rol amorosa y calladamente; creo que Jacinta es una niñita que merece respeto por ese peso que carga sobre los hombros, y le tengo profunda admiración", dice Bertrand, que se inició en la literatura infantil como parte de su maternidad, en la década del 2000.

    Las ilustraciones de "La mujer de la guarda", a cargo de Alejandra Acosta, logran sobrecoger, tranquilizar e inquietar a la vez, mientras traspasan las barreras del papel con un hipnótico color azul, una mujer y un caballo que custodian a Jacinta en su prematura soledad.

    "No sabía que "La mujer de la guarda" estaba postulada (al premio); fue bastante sorpresivo, cuando me llamó María Osorio, mi editora, no me lo podía creer", recuerda Bertrand, que recibe esta repentina noticia con emoción y grata extrañeza.

    La versión número 53 de la Feria Infantil del Libro de Bolonia, en Italia, se llevará a cabo entre el 3 y 6 de abril próximo, donde Bertrand, Acosta y Osorio, recibirán el galardón de la categoría New Horizons, que premia a los mejores trabajos editoriales de América Latina, África, Asia y Medio Oriente.

    Bertrand no escribe para niños y niñas, y no piensa en la infancia como su público objetivo, por más extraño y contradictorio que suene, ya que gran parte de sus libros son para este segmento.

    "Cuando mis hijos crecieron y ya no les interesó escucharme dejé de escribirles, y comencé a hacerlo apegada a mis propias inquietudes", asevera la literata, que nunca planifica a quienes irán dirigidas sus historias.

    En su opinión, existe ignorancia sobre lo que es y lo que trata la literatura para niños y niñas, con la idea de que todo lo infantil es "colorinche y ruidoso, superfluo y pasajero, como si ellos no se enfrentaran a la muerte, el abandono, a la rabia y la frustración de ver sus mundos caerse a pedazos".

    La escritora confiesa que la misma niñez es una de sus temáticas más recurrentes, "como un tic sobre el que vuelvo una y otra vez, que me ha obligado a visitar mi propia infancia, donde siempre encuentro material para rescatar", expresa.

    Asimismo, se inspira en asuntos cotidianos, que forman parte de su conversación y la "obsesionan", como el abandono, la memoria y las relaciones amorosas, que explora a través del arte, la lectura y diversas disciplinas de las que procura nutrirse a diario.

    Lea más: El pasado militar del famoso Pinocho

    La novelista cursó historia y periodismo en la Universidad Católica de Chile, para luego colaborar en diferentes medios de comunicación relacionados a la cultura e investigaciones.

    En 2007 ganó una beca de creación literaria del Consejo de la Cultura y las Artes, con su obra "Cuentos Inoxidables", para después publicar "Los acordes del mandinga" y "La momia del salar", ambos en 2009 y bajo el sello Alfaguara, entre otras publicaciones.

    Bertrand relata que su proceso creativo comienza con "una imagen, un humor, una emoción que pulsa por salir", que la envuelve hasta que logra terminar y dar forma a una historia.

    "Es una sensación que te toma por completo", asegura.

    "Me gusta pensar que las historias se narran para ser leídas o escuchadas, para acompañarnos a vivir; un buen libro siempre será un buen compañero de ruta", añade.

    La Feria del Libro Infantil de Bolonia recibe anualmente a más de mil expositores y cuatro mil trabajadores relacionados a la cultura, provenientes de más de 60 países, que se dan cita en esa ciudad italiana para conocer las últimas novedades del rubro.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    'El Tanquecito': así es el nuevo libro infantil ruso
    Fundación Nuevo Periodismo lanza libro digital en honor a García Márquez
    "No soy rusa, pero lo ruso está en mí"
    Mejores cuentistas de habla hispana visitan bibliotecas de Colombia
    Presidenta chilena reconoce a escritor argentino con Premio Iberoamericano Manuel Rojas
    Etiquetas:
    niños adoptados, premio, libros, Chile