18:09 GMT +319 Septiembre 2017
En directo
    Mujer

    Cirugía íntima: las operaciones más populares en Rusia y sus efectos

    CC0 / Pixabay
    Entrevistas
    URL corto
    15822146

    Las operaciones estéticas faciales y de aumento de busto son comunes en todo el mundo, sin embargo, no son las únicas. La cirugía íntima, tanto femenina como masculina, ha ganado terreno. Sputnik conversó con Evgueni Leshunov, cirujano plástico y genital de la clínica Yutskovskaya en Moscú, sobre las razones y los efectos de la cirugía íntima.

    ¿Qué operaciones de cirugía íntima son las más populares en Rusia?

    Durante los últimos 20 años, el número de operaciones estéticas de ginecología ha aumentado cuatro veces en todo el mundo. Según las estadísticas, tanto mundiales como rusas, la operación íntima más popular es la cirugía de labios vaginales. Sin embargo, en Rusia esta operación no supera el 5% del total de cirugías plásticas.

    Otros procedimientos populares entre las mujeres son el aumento del punto G y el rejuvenecimiento vaginal con láser.

    Los tratamientos inyectables, tales como los de ácido hialurónico y el plasma rico en plaquetas, en una zona íntima se llevan a cabo por una amplia gama de indicaciones, entre las que se incluye la disfunción orgásmica.

    Las técnicas con el uso de aparatos, como el láser, han permitido ampliar las capacidades de la cirugía íntima y trabajar no solo por razones estéticas, sino también para el tratamiento de enfermedades, como la incontinencia urinaria y la relajación vaginal.

    Los procedimientos más populares entre los hombres siguen siendo las operaciones para aumentar la longitud y el grosor del pene, la sensibilidad del glande y remover el exceso de prepucio.

    Lea también: No podrás creer dónde se están inyectando botox los hombres

    ¿Es cierto que la cirugía íntima es más común entre las mujeres? ¿Cuál es la edad promedio de los pacientes?

    En nuestra cadena de clínicas, las operaciones de cirugía íntima se llevan a cabo desde el año 2004 y hasta la fecha se han realizado más de 4.500. En 2015, la clínica atendió a 347 pacientes para cirugías íntimas, entre ellos, el 30% de hombres y el 70% de mujeres entre 16 y 83 años.

    Las pacientes entre 16 y 25 años fueron tratadas por alteraciones congénitas en la vulva o para restaurar el himen. Entre los 25 y 35 años están más interesadas en la rehabilitación posparto. El grupo demográfico entre los 35 y 50 años es un período de aumento de la actividad sexual de la mujer, un tiempo para recuperar la apariencia estética y las sensaciones perdidas. Después de los 50 años, como regla, el objetivo principal del tratamiento es la rehabilitación después de la menopausia y el uso de tecnologías modernas para curar las enfermedades genitales relacionadas con la edad.

    Lea también: La falta de sexo causa estragos en las mujeres

    El número de pacientes hombres que acuden anualmente ha ido en aumento de manera constante debido a la llegada de las técnicas mínimamente invasivas. Sin embargo, en cuanto a la estética andrológica, todavía hace falta superar ciertos estereotipos y la desacreditación de la cirugía íntima masculina por parte de una mala publicidad. No hay diferencias de edad en cuanto a las razones de la solicitud de tratamiento por parte de los hombres, tal vez porque el pene no está sometido a cambios posparto.

    ¿Cuál es la razón del creciente interés en la cirugía íntima?

    El aumento de los procedimientos de cirugía estética genital es dictado por las tendencias de los últimos años, sobre todo, la disponibilidad de información sobre este tipo de operaciones, la promoción en los medios de comunicación.

    Al mismo tiempo, un papel importante en la formación del ideal estético de los genitales y la demanda social para su transformación lo ha jugado la industria pornográfica. Los juguetes sexuales personalizados con la imagen de la vulva de ciertas actrices, fotos y vídeos sensuales de acceso público… Todo esto forma la idea de la belleza en las mentes de nuestros pacientes y provoca el deseo de realizar ciertos procedimientos.

    En su experiencia ¿ha habido casos cuando el paciente lo ha tenido todo bien, pero aun así quería cambiar algo? ¿Ha conseguido convencer a alguno de sus pacientes de no recurrir a la cirugía?

    Según el estudio realizado por un grupo de científicos en 2009, más del 80% de los pacientes sometidos a operaciones en la zona íntima, lo hacen solo por razones estéticas y no tienen indicaciones médicas. Sin embargo, esto no quiere decir que todas estas personas sufran de un trastorno dismórfico corporal, es decir, un rechazo psicológico, una incapacidad de aceptarse como son.

    Debemos entender que en 2005, la Declaración de Montreal estableció el derecho de cada uno de nosotros de buscar el placer sexual como un componente de bienestar, y si la intervención quirúrgica permite al paciente cambiar la calidad de su vida sexual —uno de los conceptos clave de la calidad de vida en general— entonces que así sea.

    Cuando los pacientes tienen expectativas demasiado altas, no empezamos a trabajar sin consultar a un psiquiatra, sexólogo, y a menudo, no realizamos operaciones dada la imposibilidad del cumplimiento de las tareas propuestas por el paciente.

    ¿Cuál ha sido la operación más inusual que ha llevado a cabo dentro de la medicina íntima?

    Debido a la cantidad de ciudadanos africanos que han emigrado al viejo continente, muchos países de Europa tienen una amplia experiencia en operaciones de recuperación de la vulva después del ritual de la circuncisión femenina, muy extendida en África central y occidental. En 2015, por primera vez, se llevó a cabo una operación de este tipo en nuestra clínica para una mujer de 28 años de edad, que llegó a Rusia para estudiar desde Sudán. En su caso, se realizó la restauración de la glande del clítoris, de los labios menores y los labios mayores. El resultado dejó satisfecha tanto a la paciente como al equipo quirúrgico que realizó la operación.

    La cirugía íntima impone un gran número de restricciones. ¿Cuáles son?

    El período de rehabilitación varía dependiendo de la operación, pero sobre todo afecta a la vida íntima, el ejercicio físico y la tolerancia a ciertas temperaturas. En función del tipo de cirugía, los pacientes pueden volver a la vida social normal entre 2 y 3 días después de la operación y entre 2 y 3 semanas a la vida íntima.

    Si lo comparamos con otros países, ¿dónde la cirugía íntima es más popular y a qué se debe esto?

    La cirugía íntima es popular en todo el mundo, sin embargo, el líder es EEUU, donde actualmente el nivel de intervención quirúrgica en las zonas íntimas se puede comparar con la conocida cirugía plástica.

    Esta área se está desarrollando activamente en Asia: China y Japón van en aumento, mientras que Corea del Sur es el reconocido líder mundial en la estética genital masculina dada la gran demanda social y el alto nivel de la medicina.

    La cirugía plástica es muy popular en algunos países de América Latina. ¿Qué sabe sobre su experiencia en la cirugía íntima?

    Es verdad que América Latina tiene una gran experiencia en la cirugía plástica. Brasil es universalmente reconocido como el segundo mayor mercado de la medicina estética del mundo. Por eso, en 2014 y 2015, pasé varios meses de entrenamiento en los principales centros de Brasil y Chile con el objetivo de compartir experiencias y mejorar el nivel profesional.

    Chile, según sus habitantes, es la "Suiza de América Latina", debido a que el nivel de la medicina en Suiza es extremadamente alto. Sin embargo, la ginecología estética y la andrología no se están desarrollando allí de forma dinámica. La cirugía íntima en Chile apareció antes que en Rusia, pero actualmente ya estamos al mismo nivel, puesto que el número de especialistas en Rusia es mucho mayor y el nivel de equipamiento supera incluso al mercado europeo debido a un sistema de registro más simple.

    Además:

    Seis técnicas de respiración para dormir mejor, combatir el estrés y mejorar el sexo
    Insólito: un hombre se opera para lucir como el muñeco 'Ken'
    Dime, espejo mágico: un nuevo dispositivo 'aumenta' los senos de las mujeres
    Etiquetas:
    cirugía plástica, cirugía estética, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik