En directo
    Entrevistas
    URL corto
    18182
    Síguenos en

    El triunfo de Ortega se explica porque "en términos de rendimiento, no lo ha hecho nada mal", dijo a Sputnik Secundino González, profesor de Ciencia Política de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid.

    "Nicaragua tiene la tasa de violencia más baja de toda América Central, crecimiento económico sostenido a un 5% y reducción de la pobreza", agregó.

    La elección en Nicaragua contó con un 66% de participación, de acuerdo a las autoridades electorales del país centroamericano. El principal rival de Ortega, el candidato del Partido Liberal, apenas llegó al 16% de las adhesiones. En los días previos a los comicios, las principales fuerzas de la oposición habían llamado a los electores a abstenerse. La decisión fue tomada luego de que la opositora Coalición Nacional por la Democracia fuera excluida del Parlamento por la Justicia nicaragüense.

    "Es verdad que en estas elecciones no hubo observación internacional. Pero en las anteriores sí y ninguno de los observadores pronunció la palabra fraude. Ortega pasó del 36% que había obtenido en 2006 a más del 60%. Eso refleja simplemente que tiene un apoyo ciudadano notable", indicó el analista cuyo principal campo de estudio son los procesos de cambio político en América Latina, y obtuvo su doctorado en base al caso de Nicaragua.

    ​​Con este nueva victoria del Frente Sandinista de Liberación, Ortega logró su cuarto término como presidente, y su tercero consecutivo desde su elección en 2006. Ortega ya había sido electo presidente en 1985, luego de que la revolución que lideraba su partido derrocara al dictador Anastasio Somoza en 1979. Tras 10 años consecutivos de gobierno sandinista, Nicaragua ha experimentado una etapa de alto crecimiento económico y bajos niveles de violencia, en comparación con sus países vecinos.

    "Al Gobierno de Ortega lo veo con propensión a reproducir el modelo del PRI [Partido Revolucionario Institucional de México que se mantuvo en el poder entre 1929 y 1989]: crear un sistema de partido hegemónico, elecciones periódicas, con más de un partido político pero garantizando la situación de hegemonía que los mantuvo en el poder desde 2007, gracias a los buenos indicadores", señaló González.

    Ortega celebró que ya no sean "los oficiales del ejército americano quienes controlen el proceso electoral" en Nicaragua, sino los propios nicaragüenses.

    Desde el primer día del triunfo, la revolución empezó a tener problemas con Estados Unidos que hizo lo posible para que aquello no salga bien, aseguró el profesor. Sin embargo destacó que en "términos geopolíticos" tampoco han sido problema los gobiernos de Daniel Ortega.

    "Hay un debate sobre una nueva ley en Estados Unidos, la ley Nica, para obstaculizar el acceso a préstamos por parte del gobierno nicaragüense aludiendo problemas de democracia en el país. Pero hasta hace muy poco el Gobierno de Estados Unidos mantenía relaciones cordiales. Entre otras cosas porque Nicaragua ofrece frente a otros países centroamericanos ausencia de criminalidad, el problema de las drogas relativamente controlado, y tampoco genera demasiada inmigración ilegal hacia Estados Unidos", concluyó.

    Además:

    Dirigente FSLN: "El gobierno de Ortega se ha caracterizado por la reconstrucción moral de Nicaragua"
    Etiquetas:
    elecciones, Secundino González, Daniel Ortega, Nicaragua
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook