14:12 GMT +318 Diciembre 2018
En directo
    La OTAN no es una alianza defensiva, sino ofensiva

    "La OTAN no es una alianza defensiva, sino ofensiva"

    © Sputnik / Vladimir Pesnya
    Entrevistas
    URL corto
    6221

    La OTAN dejó de ser una alianza puramente defensiva, como se indica en su reglamento. Desde hace mucho tiempo es una alianza ofensiva, asegura el historiador suizo Daniele Ganser, experto en problemas globales, en una entrevista con Sputnik.

    "Guerras ilegales. Cómo los países de la OTAN sabotean a la ONU. Crónicas de Cuba a Siria": así se titula el nuevo libro de Daniele Ganser, publicado por la editorial Orell Füssli Verlag, en el cual el historiador estudia las guerras con la participación de los países de la OTAN desde 1945 hasta la actualidad.

    "Critico a la OTAN porque esta organización se hace llamar una alianza defensiva. Esto simplemente es incorrecto desde el punto de vista científico. Una alianza defensiva no puede atacar a nadie", explica su posición.

    Cuando en 1949 fue fundada la Alianza, se estableció que los países de la OTAN no atacarían a otros Estados, solo se defenderían en caso de que la URSS atacara a Europa, recuerda el autor del libro.

    "Era el miedo que existía bajo las condiciones de la Guerra Fría. Cuando la Unión Soviética se derrumbó, surgió la probabilidad de que la OTAN también se disolviera. Los partidarios del movimiento para preservar la paz esperaban que se disminuyera el número de armas y hubiera menos confrontación. Sin embargo, por desgracia, esto no sucedió", se lamenta el historiador.

    En 1999, la OTAN comenzó a bombardear a la República Federal de Yugoslavia, la cual posteriormente se dividió en dos países: Serbia y Montenegro. 

    "Ese fue el momento cuando la OTAN dejó de ser defensiva y se convirtió en una alianza ofensiva. Es ilegal, porque es contrario a la Carta de la ONU". 

    Ganser señala que hubo muy pocas guerras legales, o sea, autorizadas por el Consejo de Seguridad de la ONU, integrado por cinco miembros permanentes —EEUU, Francia, Reino Unido, China y Rusia—.

    El experto recuerda la guerra en Libia de 2011, cuando todos los Estados miembros de la ONU tomaron la decisión  de expedir un mandato para el establecimiento de una zona de exclusión aérea para que Gadafi no pudiera levantar sus aviones en el aire.

    Los rusos y los chinos dieron su autorización, porque pensaban que se esa manera se detendría el derramamiento de sangre en Libia. Pero los países de la OTAN utilizaron este mandato para conseguir un cambio de régimen: no se limitaron a establecer una zona de exclusión aérea, sino que comenzaron a bombardear Libia. 

    "Fueron unas acciones ilegales, no previstas por las Naciones Unidas. Por lo tanto, como resultado de la guerra en Libia, los chinos y los rusos se sienten engañados".

    Ganser opina que esta es una de las razones que actualmente impide el arreglo de la situación en Siria.

    "Precisamente por eso ahora en Siria todo está estancado. La confianza entre Moscú y Washington fue seriamente perjudicada".

    Asimismo, el historiador recuerda que en 2003, es decir, cuando se llevó a cabo el ataque contra Irak, la Corte Penal Internacional ya existía.

    "Esto significa que la Corte Penal Internacional debe emitir comparecencias a los presidentes y primeros ministros de los países de la OTAN y dictar sentencias acusatorias, si estas personas estuvieron involucradas en la comisión de unos  graves delitos. Sin embargo, esto no sucede, porque nadie se atreve a hacerlo", concluye Ganser.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Defensa ruso: Moscú previno ataque de la OTAN contra Siria
    Libia refleja el fracaso del intento de la OTAN de sustituir a la ONU, afirma eurodiputado
    Divide y vencerás: "La OTAN pretende impedir el acercamiento de los países eslavos"
    Embajador ruso acusa a la OTAN de dañar la seguridad europea
    El trastorno bipolar de la OTAN
    Etiquetas:
    Corte Penal Internacional (CPI), OTAN, ONU, Daniele Ganser, Yugoslavia, Libia, Siria