En directo
    Catalina Sin Chesa

    España-Rusia-Cuba: los caminos de una 'niña de la guerra'

    © Foto: Archivo personal de Catalina Sin Chesa
    Entrevistas
    URL corto
    Natasha Vázquez
    61108201

    Para alguien como Catalina Sin Chesa, no es fácil responder la pregunta ¿de dónde eres? A sus 76 años, la vida la ha llevado por rumbos tan distintos que no puede evitar sentirse un poco "de todas partes".

    "Pero mi alma es rusa", dijo a Sputnik Catalina Sin Chesa. "En Rusia nací y viví mi infancia y juventud, esas etapas marcan más que ninguna".

    La historia comienza un poco antes en Huesca, Aragón (España), hacia el final de la Guerra Civil Española, cuando su padre, Ismael, es perseguido por su labor en el Gobierno republicano y su madre, Asunción, se queda sola, embarazada y con dos niños pequeños. "Mi padre era miembro del Consejo de Aragón, era responsable del pago a los luchadores. Mi madre era ama de casa, y la última vez que se encontraron en tierra española acordaron que tenían que huir".

    "Llegaron a Francia y ambos cayeron en diferentes campos de concentración para refugiados. A papá lo conocían y lograron sacarlo para la URSS. Él consiguió avisar a mamá a través de un periódico, en clave y ella pudo salir en el último barco que llevó españoles a la Unión Soviética. Llegando a Gorki, nací yo, la primera niña de la colonia española allí, y me nombraron Catalina Ismaílovna, pero siempre me dijeron Katia".

    Poco duró la paz para los Sin Chesa. "Al año y medio, aproximadamente, la Alemania nazi ataca la URSS y mi padre se incorpora a las guerrillas, porque no podía ir como soldado. Participó en la voladura de 27 trenes alemanes en Bielorrusia, se quedó medio sordo por eso. Una vez, casi lo matan sus propios compañeros de otro destacamento porque, como no hablaba ruso, lo confundieron con alemán."

    Catalina Sin Chesa
    © Foto: Archivo personal de Catalina Sin Chesa
    Catalina Sin Chesa

    Tras la victoria sobre el fascismo, la familia se reúne nuevamente. "Ya en el 45, regreso con mamá a lo que por entonces eran las afueras de Moscú y hoy pertenece a la ciudad, Kosinó. Ahí estuvimos del 45 al 52, en la antigua vivienda de un ricachón ruso, una casa de dos pisos donde vivían unas 15 familias, tres de ellas españolas. En esa época empecé la escuela. A los 8 años, había que atravesar un bosque y un lago para llegar a la escuelita, que estaba a tres kilómetros de donde vivíamos. Después nos dieron un apartamento en Moscú, ya dentro de la ciudad. En una habitación vivíamos nosotros, y en la otra un aviador héroe de la guerra. Pero éramos todos como una sola familia".

    Catalina Sin Chesa
    © Foto: Archivo personal de Catalina Sin Chesa
    Catalina Sin Chesa

    Ya de mayor, Katia estudió en el Segundo Instituto de Medicina de Moscú 'Pirogov'. Fue por ese tiempo que su vida tomó un nuevo rumbo. "En el año 1962 me mandaron como traductora de español para la delegación cubana al Festival de la Juventud de Helsinski, un idioma del que yo no conocía nada, porque, aunque mis padres me hablaban, y entendía, yo siempre les contestaba en ruso.

    Al terminar, fuimos a descansar al Mar Negro (al campamento estudiantil en Alushta). Allí conocí a Fernando, un cubano que estudiaba en Kiev, y en los 15 días que duró la estancia en el campamento de Crimea donde coincidimos, me visitaba diariamente. Nos comunicábamos como podíamos, me recitaba poemas de Lorca o de Martí, y yo no entendía ni la mitad, pero me gustaban".

    Dos años de viaje constante entre Kiev y Moscú terminaron en boda. "Se gastaba todo el estipendio en pasajes. Cuando le dijimos a papá que queríamos casarnos, nos respondió que alguien tenía que terminar los estudios para que pudiéramos tener independencia económica. Nos casamos solo cuando yo terminé de estudiar".

    Catalina Sin Chesa con su marido
    © Foto: Archivo personal de Catalina Sin Chesa
    Catalina Sin Chesa con su marido

    El nacimiento del hijo, el viaje a Cuba, el estudio de la especialidad de cardiología y una trayectoria laboral impecable en hospitales habaneros, se dicen fácil. Durante 22 años laboró en el Instituto de Cardiología y Cirugía Cardiovascular de Cuba, obteniendo los grados primero y segundo de especialización y categorías de investigador y docente, cumpliendo misiones internacionales en los marcos de CAME. Más adelante creó el Departamento de Rehabilitación Cardiovascular en el Hospital Nacional 'Julio Díaz'.

    Pero este tiempo guarda infinidad de anécdotas, momentos difíciles, nostalgias que no caben en una entrevista.

    El plano de la película cubana Sergio & Serguei
    © Foto: Ernesto Daranas "Sergio & Serguei"
    "Fue complicado adaptarme al principio, pero me he sentido bien. Después de tanto tiempo soy un poco cubana también, aunque enseguida me descubren por el acento", bromea. "Ahora ya estoy jubilada. Vivo con mi esposo en Fontanar, en las afueras de La Habana. Ahí me siento en casa, pues aprendí a querer este país, donde sufrí y trabajé por el bien de su pueblo durante tantos años. A España he viajado varias veces, pues tengo familia allá y me ha hecho feliz reencontrar mis raíces. Como mi hijo vive en Moscú, pasamos parte del tiempo con él y con su esposa, que es rusa. Nunca dejaré de amar profundamente a una URSS que me formó y ya no existe. Por eso me enorgullezco cuando me dicen 'la rusa'".

    Además:

    "La nostalgia por la URSS crecerá en las repúblicas exsoviéticas"
    ¿Sabrías identificar estos aparatos electrónicos de la época de la URSS?
    Etiquetas:
    vida humana, migración, Unión Soviética, Cuba, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik