En directo
    Entrevistas
    URL corto
    Por
    0 61
    Síguenos en

    Colombia está representada en la Bienal de Arte Joven de Moscú por Juan Covelli, un artista bogotano que reside actualmente en el Reino Unido tras haber estudiado Ciencias Políticas en Colombia, para luego especializarse en fotografía en España y en Inglaterra.

    Sputnik pudo entrevistar a Juan Covelli, uno de los artistas más misteriosos y prometedores de la Bienal, y habló con él de su trabajo para el encuentro artístico de Moscú, de las nuevas tecnologías y las redes sociales y de la influencia del Brexit para la comunidad artística en el Reino Unido.

    ¿Qué opinas de la participación de varios artistas latinoamericanos en la Bienal de Moscú? Muchos de estos creadores residen o estudian en Europa, ¿crees que es una emigración voluntaria u opcional? ¿Cómo ves el arte latinoamericano en relación con Europa?   

    La verdad sí, muy pocos latinoamericanos y asiáticos participan de la Bienal, que es bastante europea y enfocada a gente que vive en Europa… 

    En todo caso, en cuanto a la emigración para el artista latinoamericano, yo creo que en Colombia, por ejemplo, a un artista le puede ir bastante bien sin necesidad de salir del país. En mi caso, yo emigré por otras razones, pero sí, estudié una maestría en arte en Londres y creo que la educación en Europa sí tiene más nivel que la educación en Colombia o en América Latina.

    Por otro lado, no estoy seguro… no sé si mi trabajo sería bien recibido en Colombia. Una característica de esta Bienal, superimportante, es que está bastante enfocada a los nuevos medios y a las nuevas formas de hacer arte. Es bastante diferente y permite expresar cosas nuevas.

    También me gustaría añadir que para la participación en la Bienal de Moscú intenté contactar a la Embajada de Colombia en Rusia, esperando alguna clase de ayuda económica o al menos apoyo moral, pero al final no hubo ni lo uno ni lo otro. Ellos no entienden que no todos los días un colombiano participa de una de las bienales de arte joven más importantes de Europa. Eso me enoja, me entristece y puede ser una de las razones que tienen otros artistas para no querer trabajar en Colombia.

    Cuéntanos acerca de la obra que trajiste a la Bienal de Moscú.

    La idea de Cornered —Arrinconado—, el trabajo que presento en la Bienal, viene de las redes sociales y la forma en que la gente en general se retrata en ellas. Nosotros somos curadores de nuestra propia imagen en las redes sociales. Todo el tiempo estamos tomando y publicando fotos y tratando de mostrar una imagen concreta.

    Cornered - Juan Covelli
    © Foto : Olga Alexeyenko
    Cornered - Juan Covelli

    Partiendo de ahí, dentro de lo digital, yo considero que nosotros nos estamos convirtiendo en imágenes, en imágenes digitales, que no están compuestas de haluros de plata, como los que se usaban antes para captar una fotografía. Ahora las fotos digitales son ceros y unos que un computador procesa con ayuda de un algoritmo. Mi trabajo tiene que ver con esto último, más que con la imagen. La imagen digital nos permite a nosotros, los seres humanos, envolvernos en un proceso y podemos cambiar y transformarnos en otras cosas. Así que mi trabajo habla de qué es lo que sucede cuando nos volvemos digitales y cómo esa imagen puede evolucionar en algo más.

    Entonces ves las redes sociales como algo bueno…

    No necesariamente. Tiene su parte negativa también. Por eso intento traer de vuelta esa imagen a lo material con las impresiones en 3D. Para ello uso cabezas y manos, porque existe una idea de que en el mundo digital lo que importa es, por un lado, el cerebro, el pensamiento y, por el otro, la mano que manipula el dispositivo. Pero eso no es del todo cierto. Yo creo que el mundo digital y la relación con la tecnología están creando nuevas formas de expresión y nuevas formas de ser humano que van más allá de la idea de que solo se necesita la cabeza y se convierten en una relación más recíproca con la tecnología. Y de allí que las cabezas y las manos estén vacías: es la idea de que la vida digital también es un poco vacía. Por eso también las pantallas usadas en la instalación están desarmadas, expuestas, porque con el teléfono, el dispositivo, sabemos cómo tocarlo, pero no sabemos lo que se esconde debajo de la pantalla. Yo trato de revelar la tecnología detrás de todo esto. Antes existía una obsesión por esconder los cables, pero ahora forman parte de nuestra vida, todo el tiempo, y creo que hay que mostrarlos y decir que son parte de nosotros.

    Cornered - Juan Covelli
    © Foto : Olga Alexeyenko
    Cornered - Juan Covelli

    ¿Y cuál era tu trabajo anteriormente?

    Siempre he trabajado con la identidad. Estuve muy interesado en la identidad de transexuales y de LGBT, y trabajaba siempre por medio de la fotografía, más exactamente del autorretrato. Mi material soy yo, siempre trabajo conmigo mismo. Eso siempre ha sido vital para mi obra, que en un principio era básicamente fotográfica.

    Desde hace dos años empecé a transformarme como artista y a trabajar más con la escultura: la tecnología como escultura. Y me alejé de la fotografía, al menos del 2D en la pared; sigo haciendo fotografía, porque todo lo que yo hago está relacionado con la imagen, pero es una fotografía llevada al siglo XXI.

    Y, actualmente, ¿a qué te dedicas?

    Ahora mismo estoy trabajando con la Tate —Museo Nacional Británico de Arte Moderno— en Londres, en un proyecto que se llama Tate Exchange.

    Y la idea es seguir practicando, seguir desarrollando estas ideas. Ahora estoy pensando en hacer cerámica desde la impresión 3D para hacer moldes y llevarla a otras materialidades.

    Cornered - Juan Covelli
    © Foto : Olga Alexeyenko
    Cornered - Juan Covelli

    ¿Cuál crees que puede ser el futuro del arte contemporáneo?

    La tendencia actual es bastante tecnológica. El arte contemporáneo ha acogido a la tecnología como su nueva materia, eso está muy de moda. Y creo que va a seguir así por un tiempo, creo que ahora lo que hay es una moda de la tecnología, pero en algún momento habrá un retorno a la materialidad, físicamente hablando. Pero por ahora el ser humano es tecnología y por eso el arte también está entrando en esa tecnología.

    Como artista residente en Inglaterra, ¿cuál es tu opinión sobre el Brexit y los cambios que se están produciendo actualmente en el Reino Unido?

    Es una cagada muy grande.

    Es complicado porque Londres es parte del mercado europeo y hay muchos artistas europeos en Inglaterra e ingleses que van a otras partes de Europa a exponer o producir.

    Para Inglaterra, además, es un problema grandísimo porque ellos reciben mucho dinero de Europa, aunque lo nieguen. Y ahora van a empezar a cortar dinero en muchas cosas, en cultura y en el mundo del arte también. En pocas palabras, es malo absolutamente en todos los niveles: social, económico, cultural. Es el peor error que han podido cometer. Y el Brexit ganó por una campaña de odio y de miedo, esas fueron las dos cosas que ganaron, y lo lograron a base de mentiras. Además, las ciudades grandes votaron por quedarse, pero las ciudades pequeñas votaron por salir.

    Así que yo, personalmente, me voy a ir de Inglaterra. A Lisboa o a Berlín. Lisboa, por ejemplo, es una nueva capital de la cultura en Europa y es una ciudad económica para un artista.

    Y, finalmente, ¿cuál es tu relación con Rusia y qué impresión te llevas después de tu visita a la Bienal?

    Rusia me impresiona. La gente en general cuando te conoce es muy abierta y muy bonita contigo y te trata muy bien y son muy abiertos. Por ejemplo, conocí una amiga acá que me ha tenido en su casa durante la Bienal, me ha alimentado, me ha ayudado y me ha abierto las puertas de su casa como si nada.

    Cuando no te conocen son bastante serios y además, las cosas toman mucho más tiempo acá, en lo que tiene que ver con el trabajo, a la hora de terminar las cosas; todo toma un poco más de tiempo. Pero a mí me habían dicho que los rusos son todos mal mirados y mala clase y no me parece. Me caen muy bien y me han tratado muy bien.

    En cuanto a la Bienal, pues… la curaduría de la misma está hecha por Nadim Samman, uno de los diez curadores más importantes del mundo en este momento. Él es muy buen curador y la arquitectura de la exposición está muy bien hecha. Yo creo que esta Bienal va a dar de que hablar.

    Además:

    El teatro español inunda de alegría las calles de Moscú
    Etiquetas:
    arte contemporáneo, V Bienal Internacional de Arte Joven de Moscú, Juan Covelli, Colombia, Moscú
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook