Widgets Magazine
17:46 GMT +316 Septiembre 2019
En directo
    Evo Morales, presidente de Bolivia

    La entrevista completa con Evo Morales (audio)

    © AP Photo / Michel Euler
    Entrevistas
    URL corto
    0 132
    Síguenos en

    Sputnik les ofrece una entrevista exclusiva con el presidente de Bolivia, Evo Morales, donde abarcó temas como la cooperación con Rusia, la política que ejerce EEUU en América Latina, además de los asuntos internos de su país, entre muchos otros.

    Ante todo, bienvenido a Bolivia y muchas gracias por la entrevista. Bolivia y Rusia somos países que tenemos enormes coincidencias ideológicas, programáticas, por lo tanto, las iniciativas del hermano presidente Putin, siempre son valoradas y respetadas. Estos debates de carácter económico son un gran desafío para los países en vías de desarrollo: ¿cómo incorporamos estos grandes debates económicos de carácter mundial? Por eso saludo estas iniciativas del mandatario ruso. Tiene todo nuestro acompañamiento para seguir desarrollando esta forma de liberación económica.

    Puede coincidir el foro de San Petersburgo con la firma del acuerdo de la participación de Gazprom en la investigación de seis yacimientos gasíferos en Bolivia. ¿Ya se ha precisado eso?

    Nuestro ministro de Hidrocarburos y Energía (Luis Alberto Sánchez), nuestra empresa YPFB (Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos) están trabajando en esto… queremos asegurarlos. Qué lindo sería una coincidencia de estos acuerdos…

    Si se firma en San Petersburgo…

    Así es, es el deseo que tenemos. Mi deseo es la presencia de Rusia en Bolivia, la presencia de Rusia en América Latina y el Caribe. La única forma de frenar cualquier chantaje, condicionamientos e imposiciones del Imperio norteamericano… estos espacios hay que aprovecharlos al máximo. Ojalá se pueda firmar (el acuerdo) aprovechando esta cumbre.

    Con frecuencia se habla de la penetración china y rusa en América Latina y usted ha dicho en cierta ocasión que EEUU hace todo lo posible por impedir que las empresas de esos países puedan trabajar en Bolivia.

    Lamento mucho esa política de EEUU de frenar las inversiones de nuevos países desarrollados, industrializados como China, como Rusia. Hay una política de persecución mediante sus instrumentos, que también son bolivianos, pero que tienen principios proimperialista, procapitalista, que usan para no dejar que haya inversión de China, ni de Rusia en Bolivia.

    Repito, siento que es en toda América Latina. Sin embargo, hay una fuerza política, una fuerza social de frenar esta clase de políticas de EEUU.
    Cuando yo llegué a la presidencia, tuve dos problemas: uno por la inversión y otro por el comercio.

    En lo relacionado al comercio, para garantizar el mercado, en especial el textil en EEUU, tenemos que someternos a la Ley de Preferencias Andinas y Erradicación de la Droga (ATPDEA, por sus siglas en inglés), que implica algunas preferencias arancelarias, pero a cambio de la hoja de coca a cero; a cambio de instalar las bases militares en Bolivia so pretexto de la lucha contra el narcotráfico. Nosotros rechazamos y no aceptamos esta clase de condicionamientos. La lucha contra el narcotráfico es responsabilidad de todos y no puede estar sometido a chantajes. Y EEUU usa la lucha contra el narcotráfico en Bolivia y en algunos países de América Latina con fines netamente geopolíticos. Y no lo aceptamos.

    Tema: Rusia y América Latina intensifican cooperación bilateral

    Nos quitó la ATPDEA, pero ahora tenemos un mejor comercio y una mayor exportación hacia EEUU, sin la ATPDEA.

    Segundo, EEUU tenía unos créditos llamados "las cuentas del milenio". Nos han pedido que preparáramos propuestas y las hemos preparado. Según nuestra Cancillería, era la mejor propuesta de América Latina para acceder a la cuenta de crédito. Sin embargo, había un condicionamiento: nos daban créditos a cambio de la privatización de nuestras empresas y nuestros recursos naturales. Por eso la rechazamos. No compartimos, y tampoco ahora accedemos a ese crédito de "las cuentas del milenio" de EEUU. No obstante, sin esa cuenta estamos mejor en temas de inversión. Mientras que China, Rusia, nunca condicionan ni la inversión ni el crédito. El pueblo boliviano sabe… momentáneamente en Europa siguen estos condicionamientos. Ahora, gracias a la nacionalización de nuestras empresas y especialmente a la recuperación de nuestros recursos naturales, estamos mejor económicamente, no estamos como antes.

    Para mí, la nacionalización es sinónimo de liberación económica. A una liberación política, social, cultural y programática, hay que acompañar con la liberación económica. Ese es nuestro modelo. Ya no nos condicionan ni nos chantajean. Repito: estamos mejor en lo relacionado con las inversiones.

    En 2005, bajo el dominio del Imperio americano, ¿cuánto era la inversión en Bolivia? 600 millones de dólares. El 70% eran créditos, donaciones, 30% por nuestra parte. Este año tenemos programado más de 8.000 millones de dólares de inversión. Entonces, siento que de esa mentalidad de dominio, nos hemos librado y ahora, así como China, así como Rusia, saben que tenemos estabilidad económica y quieren invertir y ahí se opone EEUU a estos hermanos para frenar, cuestionar, observar, las inversiones de China y de Rusia.

    Lea más: Morales: En EEUU gobiernan los empresarios y no los presidentes

    No vamos a parar. En estos momentos nuestro ministro de Planificación y Desarrollo, René Gonzalo Orellana, está en China, y también quiere tocar el tema de inversión, créditos y la transferencia de tecnología con Rusia.

    Para nosotros, no solo es importante la presencia de Rusia en Bolivia sino en toda América Latina, y que nos garantice la liberación económica.

    Muchos expertos elogian la nacionalización selectiva que se realizó en Bolivia. ¿Descarta usted una privatización selectiva? ¿Puede ser que empresas rusas participen alguna vez en alguna privatización en Bolivia? ¿O no va haber privatizaciones?

    La privatización no está en nuestros planes. Pero como socios, sí. Como socios tenemos muchas empresas, porque antes otros eran los dueños, especialmente en las de hidrocarburos. Pero ahora no. Somos socios. Y algunas prestan servicios. Bienvenida Gazprom como socia de nuestras empresas, ese es el modelo que tenemos y estamos de acuerdo.

    Otra cosa es la inversión privada, que es respetada por la Constitución. Hemos aprobado una nueva ley de inversiones con la participación de los empresarios privados, pero también con la participación de algunos embajadores de los países acreditados en Bolivia. Observaron, hemos entendido e incluido sus preocupaciones.

    Una de las grandes noticias fue el comienzo de la construcción del centro nuclear con la participación de la rusa Rosatom. ¿Cómo avanza este proyecto? ¿qué futuro tiene? y ¿cómo ve el desarrollo en general de la industria atómica en Bolivia?

    Todos los países de Sudamérica tienen sus centros; pequeños, medianos, privados, algunos estatales. Bolivia era el único país que no tenía. Y hemos decidido en nuestra gestión avanzar en este centro nuclear, especialmente con fines médicos y con fines alimenticios. Y por eso conversamos no solamente con expertos de Rusia sino inclusive con el presidente Putin. Están muy avanzadas las conversaciones. Rosatom prestará servicio. Por ahora tenemos reservados 300 millones de dólares que vamos a pagar. Y si hay que ampliar, seguramente vamos a ampliar. El deseo que tenemos es que sea el mejor centro de energía nuclear de Sudamérica. Sé que el presidente Putin no nos va a abandonar y queremos acelerar e instalar este centro.

    No tengo la última información, pero sé que el Ministerio de Hidrocarburos está avanzando. Yo ya elegí y designé a varias autoridades como gerentes, bajo criterios de conocimiento científico. Va a ser una nueva empresa, sé que requiere tiempo pero quiero arrancar lo antes posible. Tenemos mucha confianza en Rusia.

    ¿En el futuro podría desarrollarse en Bolivia la energía nuclear?

    Es el deseo que tenemos. Con fines pacíficos, ¿por qué no? Hay algunas potencias que cuestionan a los países que queremos desarrollar la energía nuclear, sin embargo, hasta ellos tienen bombas atómicas. No estamos pensando en bombas atómicas, aun así no permiten que nos desarrollemos.

    En mi experiencia en este corto tiempo de presidencia, las potencias como EEUU no quieren que los países se desarrollen en el sector energético, en el industrial, en el petroquímico.

    La venta de energía será una competencia. Esa es la gran diferencia con otros países como China, como Rusia y por eso mi Gobierno, el Gobierno de Bolivia, tiene diferencias con EEUU, pero a nosotros nos alienta bastante que estamos con Rusia, que estamos con China; no nos condicionan, trabajamos por nuestros pueblos de manera conjunta.

    Recientemente el ministro de Hidrocarburos y Energía mencionó la intención de Bolivia de invitar a empresas rusas a participar en el desarrollo de proyectos hidroeléctricos.

    Cuando llegamos al Gobierno en 2006, el mercado interno y la generación de energía estaban casi al mismo nivel. Eran 700 megavatios de mercado interno. Ahora son 1.300 megavatios. Hay una reserva de unos 500, 600 megavatios. Hemos superado el problema energético. Sin embargo, hemos decidido que Bolivia exporte energía. Es importante generar socios. Si alguna empresa privada o pública de Rusia quiere hacer una inversión como socio de las empresas bolivianas, bienvenido. Tenemos grandes proyectos: plantas hidroeléctricas; la termoeléctrica está avanzando con Alemania y tenemos que explotar el sistema eólico, la energía solar, la geotérmica. Bolivia puede ser una gran potencia energética. Ustedes saben cómo están algunos países vecinos en el tema energético. Será porque Bolivia es tan montañosa, o porque tiene recursos naturales. Esto da mucha esperanza a los bolivianos. Y con seguridad estos grandes proyectos que tenemos no vamos a poder desarrollarlos solos. Somos conscientes. Necesitamos la presencia de inversión extranjera. Si es Rusia, bienvenida, tiene la inversión garantizada en Bolivia por la Constitución.

    ¿Cuáles serían los montos de los contratos?

    Tenemos la intención de exportar 6.000, 7.000, 8.000 megavatios. La demanda interna en el 2025 va a ser de 3.000 megavatios, por las industrias. Imagínense. ¿Cuánto ganamos ahí?

    Tenemos lugares estratégicos para el sistema eólico. Ya hemos empezado, ya hemos experimentado. Queremos ampliar eso.

    En los cuatro niveles: Energía geotérmica, limpia (solar, eólica), termoeléctrica e hidroeléctrica. El monto es indefinido.

    Se había hablado del suministro de helicópteros Mi-17 para la lucha contra el narcotráfico.

    Hablé con el expresidente de Rusia (y actual primer ministro), Dmitri Medvédev, pero no hemos podido llegar a ningún acuerdo. Y de emergencia, de urgencia inclusive, pedimos a las Naciones Unidas y compramos los franceses 'Super Puma'. Han llegado tres más especialmente para esta lucha. Lamento mucho que mediante nuestros operadores no avanzamos. Quisiéramos. Sé que hay helicópteros interesantes.

    Pensando en voz alta, si nos quisieran facilitar (helicópteros) grandes, especialmente para alturas, para regiones montañosas, qué bueno sería que nos dieran la facilidad para poder adquirir y acceder a esta tecnología.

    ¿Ahora mismo no se negocia el tema?

    Por ahora el tema está paralizado. Hay que retomarlo. Las FFAA de Bolivia nos han recomendado, pero no se ha avanzado y de emergencia tuvimos que recurrir a Francia.

    En Rusia valoran altamente la posición de Bolivia, la cual en la ONU votó en contra de la resolución que pretendía condenar a Rusia por la reunificación con Crimea. ¿Es de esperar algún paso complementario; que demuestre el reconocimiento de parte de Bolivia de que Crimea es parte de Rusia? ¿O con esa resolución está plasmada la posición de Bolivia?

    Ante toda la agresión norteamericana a Rusia, aquí estamos para acompañar a Rusia. Si hablamos de agresión de carácter político, económico, geográfico, militar, que (Rusia) cuente con Bolivia, con todo nuestro acompañamiento.

    Tenemos profundas diferencias con las políticas que implementa EEUU en América Latina. Y aquí no callamos, hemos alzado la voz, pero gracias a la unidad del pueblo boliviano, están estos resultados, nos liberamos políticamente de la embajada de EEUU, económicamente del FMI, estamos mejor. Entonces el pueblo acompaña. Y aquí somos antimperialistas y a países antimperialistas, todo nuestro apoyo y nuestro respeto. Sobre todo, nuestra admiración a Rusia.

    ¿Cómo es sentirse el primer presidente indígena del mundo?

    (Se ríe) No sé, para mí sigo siendo el Evo de la época de dirigente, aunque presidente. Pasaron rápido estos 10 años. No solamente soy el primer presidente indígena, sino también el primer presidente de un departamento como Oruro; soy el primer presidente de un Estado plurinacional. Soy el presidente que ha batido el récord de gestiones presidenciales desde la fundación de la República en 1825. A veces pienso y digo, "¿dónde me he metido, qué estoy haciendo?". Cuando hay resultados es un aliento, una fortaleza, para seguir invirtiendo más energía por Bolivia. Y cuando hay algunos problemas digo bueno, "después de 10 años, ¿qué estoy haciendo acá?".

    Pero entendí que la política es servicio y venimos a servir junto al hermano vicepresidente. No estamos pensando en dinero, en bienes. El apoyo del pueblo con su voto, es un apoyo tan sagrado, tan noble de servicio. Eso entendí. A esta altura solo quiero acabar bien mi gestión. Pero también me metí en la cabeza ser el primer dirigente sindical presidente, y dentro del movimiento sindical organizado esto es motivo de orgullo, es como su patrimonio. Los sindicalistas también administramos bien, no solamente los académicos. Esa es la fe que tenemos y por tanto es una batalla interna y externa, pero permanente. Es gestión y atención al pueblo.

    Todavía tengo tres años y medio más de presidente. Hemos batido todos los récords desde 1825. Es nuestra fortaleza y creo que hicimos historia, por lo tanto, si la vida acompaña y el destino, seguiremos al servicio del pueblo boliviano. Y aprendiendo también. Cada día aprendo. Ustedes saben de dónde vengo. Y lo que más quisiera es que nunca más haya niños como Evo. Eso nos compromete, nos convoca, nos llama a acabar con esos sufrimientos y marginamientos en Bolivia. Hemos hecho bastante, mucho, están los datos. Pero somos muy ambiciosos, esa es nuestra ambición en lo político. Que todos mis hermanos tengan servicios básicos, que se incorpore el valor agregado a nuestras materias primas.

    Continuando con esto, surge una pregunta lógica. Hemos conversado con bolivianos y muchos me dicen que no ven una alternativa a Evo. En estos tres años y medio que quedan, ¿va a haber otro referéndum o va a aparecer una persona a la que usted le podrá confiar el proceso?

    Esa es la otra tarea, la otra responsabilidad. El 21 de febrero ha sido un duro golpe, pero todo con mentira. Incluso hay un sector que dice en las redes sociales y medios de comunicación que "hay que declarar nulo el referéndum porque nos han mentido".

    Hasta los empresarios me hacen llegar mensajes: "¿si se va Evo, qué va a ser de Bolivia?".

    Es legal, es constitucional otro referéndum. No es un problema constitucional. Pero también se habla de la legitimidad y no sé cómo quedaría.

    ¿Cuál ha sido la influencia para Evo Morales de personas que usted mismo define como amigos, como hermanos: Hugo Chávez, Néstor Kirchner, Dilma Rousseff, también Cristina Fernández, Fidel Castro, Putin…?

    En América Latina yo aprendí bastante de Fidel. Mucho en lo político, en lo ideológico. Sobre todo de esa resistencia. De Chávez aprendí a levantar la voz, nunca callar. Las recomendaciones, oportunas cooperaciones de Cuba y Venezuela, han sido importantes en mi primera gestión. Con Lula tengo una relación permanente. Kirchner ha sido como un hermano, un amigo sudamericano y un vecino, además de frenar cualquier condicionamiento después de la nacionalización de hidrocarburos. Una vez me llamó y hasta lo dijo públicamente: "Evo, si no quieren invertir las petroleras, llámame, yo invierto, vamos a invertir".

    Son compañeros que nunca vamos a olvidar. Unasur me salvó de un golpe de Estado, con Bachelet, quien estaba en la presidencia 'pro tempore' de Unasur. Hemos derrotado el separatismo, hemos derrotado el golpismo, hemos derrotado agresiones económicas y batallas económicas de la derecha, y todo para que los Gobiernos de izquierda no tengan dinero.

    En el exterior, yo conversé con Putin cuando no era presidente. Y ahora nos tenemos confianza. Estoy esperando que nos acompañe en la Cumbre del Foro de Países Exportadores de Gas, que es el próximo año acá en Bolivia.

    Hago un seguimiento por los medios de comunicación de sus intervenciones; son mensajes de fortaleza, de inspiración para seguir trabajando por la dignidad y la soberanía de nuestros pueblos.

    ¿Qué piensa usted sobre Donald Trump?

    (Se ríe) Yo creo que, perdón por la expresión, pero que requiere de un psiquiatra.

    Figura no típica para las relaciones internacionales.

    No sé si el candidato ayuda a su propio país, no creo.

    Pero ante una elección entre Donald Trump y Clinton

    Es problema de EEUU. Siento que quién sea presidente de EEUU no cambiará nada. Lamentablemente al pueblo norteamericano le engañan. Lo hacen votar… ¿acaso va a gobernar? ¿acaso Obama gobierna? Gobiernan los empresarios, banqueros, esos son los que gobiernan. Para mí cualquiera que sea el presidente, no va a gobernar. Aunque algunos pueden ser mucho más agresivos en los temas de intervencionismo. Por eso es importante esta integración de países, esta confianza entre los países que no tienen una mentalidad de dominación.

    Con relación a las relaciones bilaterales entre Bolivia y EEUU, un punto de inflexión fue la expulsión de la DEA (Administración para el Control de Drogas de EEUU) de Bolivia. ¿Espera que mejoren las relaciones bilaterales?

    Es deseable, para Bolivia no es un tema definitivo. Somos partidarios de la cultura del diálogo, si vuelve… pero que no vuelva el embajador de EEUU para conspirar. Bolivia, por más que sea un país pequeño, somos un país con dignidad, tenemos derechos, y este proceso ha asentado la soberanía, no solo la soberanía política sino la soberanía económica y lo que nos toca es avanzar hacia la soberanía tecnológica.

    Más aquí: Política antidroga de Bolivia puso fin a la intromisión extranjera en su territorio

    Ahora los bolivianos se sienten orgullosos por la dignidad que hemos recuperado, no solo hemos recuperado nuestras empresas, nuestros hidrocarburos y recursos naturales sino nuestra dignidad como bolivianos.

    Presidente, el sur de Europa está afrontando procesos similares a los que ha vivido América Latina con el endeudamiento y las recetas neoliberales del Fondo Monetario Internacional. ¿Qué cree usted que podrían aprender los países del sur de Europa de América Latina?

    Bueno, cada continente, cada país tiene su propia particularidad, pero en mi experiencia, el Fondo Monetario Internacional nunca va a ayudar a los países. El Fondo Monetario Internacional es un instrumento económico de dominación económica, de intervención económica y aquí el Fondo no decide nada. Aquí no deciden ahora los organismos internacionales. Lo que Álvaro García Linera, nuestro vicepresidente, decía es que ahora aquí no deciden los "Chicago Boys", sino los "Chuquiago boys" (en alusión al nombre indígena de La Paz: Chuquiago Marka). Yo lo digo más clarito: aquí no deciden los gringos, sino los indios.

    Los países sometidos al FMI van a seguir teniendo problemas. Si se revisa la historia de Bolivia, con sus políticas de ajuste estructural, de implementación de las políticas del consenso de Washington, el intento de implementar el ALCA, (Área de Libre Comercio de las Américas), el libre mercado. Si ahora quisiéramos revisar cuánto dinero debe el Fondo a Bolivia, la renta de todo el 2005: 300 millones de dólares pese a la rebaja del precio del petróleo, el año pasado 4.000 millones de dólares de renta petrolera.

    En 20 años, 4.500 millones de renta petrolera, en 10 años 32.000 millones de renta petrolera. Nos han condicionado a la privatización y ¿cuánto nos debe el FMI? Por lo tanto, los países sometidos al Fondo están mal y es importante liberarlos de esa dominación, de esos condicionamientos, de esos chantajes. Esa es nuestra pequeña experiencia.

    Recordando aquella historia del año 2013, cuando detuvieron su avión bajo la sospecha de que Snowden viajaba en él. ¿En aquel momento hubo algún intento de Snowden de dirigirse a usted para pedirle asilo o ayuda?, y de ser así ¿Bolivia le hubiese concedido asilo político?

    Yo no lo conozco, no tengo ningún contacto, ni llegó nada vía Cancillería o embajadores sobre el asilo a Snowden. Nuestro respeto y admiración a un rebelde frente su país, frente a su Estado, frente al Imperio. Pero aquí hay otro tema de fondo, ya que fue un golpe de Estado, un atentado a la vida de un presidente. Es una política de amedrentamiento, de escarmiento a presidentes antimperialistas. EEUU, que nunca me va a perdonar especialmente a mí por haber expulsado a su embajador. ¿Expulsaría a Brasil, Argentina o Chile?, sería diferente. Que nos digan que Evo, en el avión presidencial, estaba llevando a Snowden, dice mucho de su servicio de inteligencia. ¿O es qué a su inteligencia le falta inteligencia?, tiene que ser así. ¿Cómo pudieron creer que nosotros lo estábamos llevando?, pero si le hubiera llevado Dilma (Rousseff) o Cristina (Fernández de Kirchner) no les secuestrarían el avión. Y no puedo creer que algunos países europeos sean tan sumisos a EEUU, eso no lo puedo entender. Algunos presidentes pidieron disculpas, dijeron que no sabían, pero si no sabían, ¿entonces quién gobierna en Europa, Obama?

    Lo otro era volver hasta Rusia. ¿Y si no alcanzaba el combustible hasta Rusia? El avión se hubiese caído porque no se podía aterrizar en ningún país.
    Ni en Italia, ni en España, ¿qué podíamos hacer? ¿Volver a Rusia? ¿Y si volvíamos a Rusia y faltaba el combustible?

    Austria nos salvó la vida.

    Más: Morales desmintió que Bolivia aceptara dar asilo a Snowden

    Es falso que digan que Evo estaba llevando a Snowden a Bolivia para darle asilo, es una mentira. Lo cierto es que fue un atentado. Ha habido reacciones en todo el mundo, palabras de solidaridad. Yo solo dije ahí: en vez de sentirme humillado, Obama ha sido mi jefe de campaña, fueron los aviones más fotografiados de todo el mundo.

    ¿Entonces Snowden en ningún momento se dirigió a usted?

    Para nada, ningún pedido.

    Después de todo lo sucedido, ¿en ningún momento le expresó algo?

    Nunca llegó un mensaje al presidente, ni a la Cancillería, ni a los embajadores. Creo que en ese momento en algún medio de comunicación aclaré que nunca hubo esa pretensión. Que yo sepa, para nada.

    Y si se hubiera dirigido a usted, ¿le habría ayudado?

    ¿Por qué no?, claro. Por qué no. Nuestra coincidencia es que somos rebeldes, ahí nos parecemos.

    Sabemos que es un hincha acérrimo del fútbol. El próximo campeonato se celebra en Rusia y, aunque Bolivia lamentablemente no haya podido clasificar, queríamos saber el equipo que le gustaría como ganador y si le veremos por Moscú.

    Bueno, si (hay) la invitación, ¿por qué no? Me encanta el deporte, si me invitan estaremos allá en la inauguración acompañando uno o dos partidos. El fútbol es integración, el fútbol es fútbol, es el deporte más masivo del mundo. Bueno, yo soy más hincha de Brasil en los campeonatos mundiales, que me disculpen los uruguayos y argentinos. Brasil ha hecho mucha historia y, como no tenemos representación en el Mundial, tenemos que inclinarnos por algún equipo brasileño. Todo nuestro apoyo a los equipos sudamericanos, pero ahora ya no hay tantas sorpresas, se van disputando de igual a igual, solo algunos países estamos todavía abajo, pero (destacan) Brasil, Uruguay, Colombia y Ecuador; tenemos una enorme responsabilidad para mejorar nuestro fútbol. Tenemos mucho interés en acompañar al presidente (Vladímir) Putin en la inauguración.

    Usted acusó a la oposición de utilizar las redes sociales para difundir calumnias. Pero en general, ¿cuál es su actitud hacia Internet y hacia las redes sociales? ¿Cree que debe ser un espacio regulado o, por el contrario, un espacio de total libertad?

    Es otro medio de comunicación para expresar lo que pensamos, lo que sentimos, ser respetados. Lo único que no estoy de acuerdo es que no se identifique, eso hay que regularlo, eso hay que mejorarlo. Las redes sociales son otro medio de comunicación. Quien quiera dar mensajes que se identifique, porque se ponen otro nombre para calumniar y acusar y decir tonterías, y eso ya no es un medio de comunicación, aunque sirve para llegar al pueblo. Y ahí, gracias a mis padres, son parte de mis valores, que es tan importante la verdad.

    Pueden interpretarme mal, pueden tergiversar o puedo equivocarme, pero jamás mentir intencionadamente, eso no lo conozco, eso no es parte de mi cultura. Lo sabe el vicepresidente, lo sabe el gabinete. No entiendo cómo algunos tienen nombres diferentes o seudónimos en Twitter o Facebook para acusar, para calumniar, no es ético, no comparte mis valores.

    ¿Cómo regular ese tema? Que las redes sociales se respeten como un medio de comunicación y no como un medio para hacer daño, no solo a una persona o grupo, sino a un pueblo.

    Lo lamento mucho por las redes sociales. Hasta conspiran políticamente. Eso está muy mal.

    ¿Cree usted que alguien controla Internet? ¿Cree que eso es posible? Y, si alguien lo controla, ¿quién es?

    Ese es otro proceso de liberación. El Internet está controlado por el Imperio norteamericano. Rusia y otros países podemos ser grandes aliados para evadir ese control de Internet.

    Yo cuando era diputado me recomendaron no usar Internet, ahora me pidieron que use Twitter y estamos ahí, es interesante. Recién empecé hace mes y medio, pero este tema del mar por ejemplo, lo estamos manejando descerebradamente en estos momentos y, sin embargo, los chilenos están informados, entonces hay control, la tecnología esta ha salido de alguna potencia. Ahora, siempre hay tecnología para contrarrestar esto.

    La oposición en reiteradas ocasiones habló de corrupción en el Gobierno, pero ¿cuál podría ser su respuesta personal? ¿Tiene usted cuentas bancarias? ¿Qué fortuna tiene Evo Morales?

    Mi fortuna está en la cuenta de cada octubre, que es el mes de mi cumpleaños. No tengo nada que ocultar, nada que espiar, no entiendo de esos temas, toda mi vida he vivido honestamente. Cuando era dirigente viví situaciones económicas muy difíciles, no me arrepiento ni me quejo, sabía dónde me metía. Cuando era diputado ganaba más dinero que de presidente. Cuando era diputado ganaba entre unos 23.000 y 25.000 bolivianos, ahora de presidente gano unos 15.000. Aunque los expresidentes ganaban cerca de 40.000 bolivianos más sus gastos de representación que mensualmente les daban creo que 8.000 dólares, yo no conozco eso y nunca lo voy a conocer. Que me investiguen todo, (fui) el primero en públicamente, mediante una carta, renunciar al secreto bancario, que investiguen ahí.

    Algunas personas dijeron que Evo tiene cuentas bancarias en el exterior, que lo demuestren, si no lo demuestran que sean juzgados y sean encarcelados, ¿qué van a demostrar? Ahí otra vez quiero decirles que esa honestidad viene de mi familia: mi madre me decía, mi padre también: "Evito, si necesitas algo es mejor decir présteme y, sabes si no vas a poder pagar, es mejor decir ayúdeme que robar", de niño me lo enseñaron en la familia y siempre lo he tenido en la cabeza.

    Como dirigente soportó acusaciones de corrupción, pero más bien son una gran fortaleza porque nunca las han podido demostrar y mis compañeros del trópico saben quién soy. Ahora saben igualmente del tráfico de influencias, no sé en qué consiste, no entiendo, no tengo una ambición económica.

    Esta mañana, en la reunión con los empresarios privados de Bolivia, yo les decía: "Yo hago política para servir al pueblo, ustedes son empresarios para hacer dinero, háganlo, pero respetando la Constitución, son empresarios bolivianos, fuertes".

    Si quisiera dinero, me retirara de la presidencia y haría dinero trabajando ahora que hay oportunidades económicas. Algunos compañeros míos dirigentes sindicales, siendo dirigentes, no profesionales, abren su propia empresa, contratan ingenieros, tienen una boleta de garantía y en cuatro días son empresarios.

    Yo entregué un sistema de riego en el norte de Potosí y me encantó el proyecto inaugurado. ¿Grande?, digo no tan grande, mediano. Le pregunté al alcalde por el empresario, ya que le quería saludar y (pensé que era) el señor de corbata, el citadino, pero me encuentro con que era un compañero del norte, con su cholito, su traje original. Estoy contento porque mis hermanos ya son empresarios.

    Digan lo que digan los opositores, que lo demuestren, hay tantas formas de investigar: internet, los pinchazos… La derecha sabe que Evo es incorruptible y tienen miedo a eso, es miedo sobre todo. Y lo sabe el pueblo también, pero a veces se confunde con tantos mensajes.

    Los que votaron por el 'no' el 21 de febrero ahora están arrepentidos. Repito un momento, la mentira no dura, mi madre me decía que la mentira tiene patas gordas.

    Qué culpa tengo yo de… a ver… sabía que las Fuerzas Armadas habían compuesto la marcha 'Evo Morales', es cariño y respeto, y cuando llega Evo tocan esa marcha antimperialista y la derecha reacciona… todo un lío.

    Este año Rusia y Bolivia firmaron el acuerdo para el intercambio sin visados. ¿Con qué pretenden atraer ustedes a los turistas rusos?

    ¿Cómo enamorar a los rusos? no… a las rusas (risas). Bolivia tiene su propia particularidad, un pueblo indígena, originario pero milenario, sus paisajes como el Salar de Uyuni por ejemplo, el oriente boliviano, nuestra identidad, nuestra cultura, nuestras formas de convivencia están vigentes todavía en las comunidades originarias, pero también yo siento que es muy atractivo especialmente el Salar de Uyuni, que es la reserva más grande del mundo en litio. Esperamos promocionar ese turismo y saludar a toda la cooperación de Rusia, las becas para estudiantes, hay bolivianos que han estudiado en el pasado en Rusia, y (ahora) son gerentes por ejemplo de gente andina, muy comprometidos, muy disciplinados además y es tiempo de compartir entre países, pero por nuestra parte hay que poder compartir lo poco que tenemos con Rusia. Nos pueden visitar para fomentar el turismo.

    Etiquetas:
    entrevista, Evo Morales, Bolivia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik