En directo
    Montoya (centro) con empleados de Roscosmos y Centro Gagarin

    Vinicio Montoya, dentista guatemalteco en camino a ser cosmonauta

    © Foto : cortesía del autor, Vinicio Montoya
    Entrevistas
    URL corto
    161

    Si todo va bien, a finales de 2018 o comienzos de 2019, el guatemalteco Vinicio Montoya de León, de 49 años, será el primer representante de Centroamérica en viajar al espacio. Sputnik habló con el posible pionero para conocer su historia.

    El histórico viaje se transformó en una posibilidad gracias al canciller de Rusia, Serguéi Lavrov, quien, en el marco de su visita a Guatemala en marzo de 2015, prometió estudiar la solicitud del país de entrenar a un cosmonauta guatemalteco en el Centro de Formación ruso.

    Esta solicitud se refería a Vinicio Montoya, un dentista que estuvo cerca de ingresar en el programa espacial de EEUU.

    Poco más de un año después, Montoya llegó a Moscú para las consultas con el Centro de Formación de Cosmonautas Yuri Gagarin y la corporación Roscosmos, responsable de todas las actividades espaciales rusas.

    Montoya en el Centro de Formación de Cosmonautas Gagarin
    © Foto : cortesía del autor, Vinicio Montoya
    Montoya en el Centro de Formación de Cosmonautas Gagarin

    El antes y después del ánimo aventurero

    "Manejé una vida muy desordenada hasta que un accidente de tránsito me hizo recapacitar que hay algo que no puedo comprar en ninguna parte, que es vida" y, por eso, decidió "vivirla al máximo".

    Sus aventuras comenzaron con el ascenso al Everest. Gracias a la ayuda financiera de una empresa, logró realizar esa misión y subió a una altura de 6.000 metros. Explica que, desde entonces, agarró todos sus sueños —de ser paracaidista, buzo, bombero— y lo logró todo.

    En algún momento, la organización que lo acompañaba en el transcurso de sus viajes le ofreció participar en un programa privado de origen estadounidense que entrena a los potenciales astronautas, continúa Montoya.

    El candidato a ser astronauta

    Con este programa, se abrió ante Montoya una perspectiva de convertirse en candidato a astronauta en la NASA estadounidense, ya que pasó las pruebas necesarias exigidas para un potencial participante de un vuelo espacial.

    "La primera prueba era un —avión de entrenamiento— L39, y lo que buscan es que uno, sin ser piloto, no se desmaye o vomite y logre controlar un avión de reacción" a una velocidad enorme, recuerda Montoya.

    Luego, hubo pruebas en la silla rotatoria, en la centrífuga, y muchas otras. "Entonces me ofrecen: mira, puedes continuar el programa espacial en la misma NASA, pero para hacerse candidato tienes que renunciar a tu nacionalidad", señala Vinicio.

    Según las leyes espaciales de EEUU, cuando se trata de un candidato extranjero que procede de un país que no tiene una agencia espacial propia, el candidato debe cambiar de ciudadanía para ingresar en el programa, explica Montoya.

    La elección de seguir con el camino a cambio de su identidad nacional resultó dura para él.

    "Las cosas valen la pena de acuerdo al precio que se pagó. Pero renunciar a la nacionalidad es algo que no", porque —señala— "estoy orgulloso de ser guatemalteco".

    Montoya declinó la propuesta y volvió a Guatemala, donde empezó a buscar otros caminos, rememora.

    "Hablen con los rusos"

    Fue Mamoru Mohri, el primer astronauta japonés que voló al espacio en 1992, quien logró jugar un papel crucial en los planes Montoya. Cuando Mohri se encontraba en Ciudad de Guatemala, Montoya consiguió tener una cena privada con el astronauta nipón y le contó su odisea.

    "Le pregunté: ¿Qué hacemos? Hablen con los rusos. Los rusos tienen una filosofía muy abierta para el espacio", relata Montoya, entusiasmado con aquella cita con el astronauta japonés.

    Con la idea de Mohri, Montoya terminó con las autoridades de Guatemala. Finalmente, la solicitud de Guatemala de formar a un astronauta de su país, si era posible, llegó a la altura del jefe de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov, quien la respaldó e hizo las gestiones pertinentes.

    Moscú, Rusia: el sueño se está haciendo realidad

    Invitado por las autoridades espaciales de Rusia, Vinicio Montoya vino a Moscú acompañado por su esposa, Julia, e hijo, Joaquín, de 7 años.

    El plato fuerte de su estancia en el país eslavo ha sido la visita a la Ciudad de las Estrellas, en las afueras de Moscú, la sede del Centro de Formación de Cosmonautas (CFC) Yuri Gagarin.

    Vinicio Montoya y la nave Soyuz
    © Foto : cortesía del autor, Vinicio Montoya
    Vinicio Montoya y la nave Soyuz

    Tuve una reunión con el director del Centro Yuri Gagarin, ya traje mi programa Misión espacial Guatemala. Es un programa que tiene un objetivo histórico, un objetivo tecnológico y un objetivo científico" que va más allá de un solo país y abarca toda Centroamérica, que se ve vulnerable ante el cambio climático y quiere más relaciones con el mundo, según Montoya.

    El Centro de Formación de Cosmonautas Yuri Gagarin

    El odontólogo guatemalteco quedó maravillado tras visitar el CFC Yuri Gagarin, donde pudo estar en el interior de una réplica de la nave espacial Soyuz, ver otros aparatos y hasta conocer a dos integrantes rusos de la expedición 51 a la Estación Espacial Internacional (EEI).

    Montoya con dos cosmonautas rusos, miembros de la expedición 51 a la EEI
    © Foto : cortesía del autor, Vinicio Montoya
    Montoya con dos cosmonautas rusos, miembros de la expedición 51 a la EEI

    "Hablamos con los cosmonautas rusos y la reacción fue muy buena, de camaradería; uno de ellos dijo que sería bueno tener una expedición formada por dos rusos y un guatemalteco", cuenta Montoya.

    Los próximos pasos a seguir

    "Ahora tengo que terminar de capacitarme. Afortunadamente, están dando validez a la preparación anterior. Entonces, la capacitación inicial en Rusia se reduciría a 11 semanas, en vez de un año y medio", dice Vinicio sobre sus planes inmediatos.

    Montoya es optimista y cree que su sueño de ser cosmonauta se hará realidad, aunque tendrá que armarse de paciencia: "El plan es tardar al menos 3 años. No hay espacios para subir a la estación orbital hasta después del 2018".

    Espacio y filosofía

    "Yo creo que el espacio borra fronteras. Hay situaciones geopolíticas en el planeta que en el espacio se acaban. Y ojalá que las lecciones del espacio sirvieran también para la Tierra donde estamos", dice Montoya sobre el papel que pueden desempeñar los programas espaciales.

    Vinicio Montoya y el Embajador de Guatemala en Rusia, Estuardo Meneses Coronado (ambos en el centro)
    © Foto : cortesía del autor, Vinicio Montoya
    Vinicio Montoya y el Embajador de Guatemala en Rusia, Estuardo Meneses Coronado (ambos en el centro)

    Asegura que Guatemala está muy agradecida a Rusia por la invitación de pasar un curso de entrenamiento en el Centro Yuri Gagarin.

    "Somos un país con una historia conflictiva, hemos estado viendo mucho para atrás. Ahora tenemos que mirar hacia delante para beneficio de todos", expresa convencido el dentista guatemalteco que sueña con y se prepara para ser cosmonauta y viajar un día a la EEI.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik

    Además:

    Un dentista guatemalteco que aspira volar al espacio
    "Te hervirá la sangre": los astronautas advierten de los paseos espaciales sin traje
    Todo lo que tienes que saber sobre los logros de la Cosmonáutica ruso-soviética
    Vostochni resolverá varios problemas de la cosmonáutica rusa
    Etiquetas:
    programa espacial, espacio, cosmonautas, Centro Gagarin de Formación de Astronautas, NASA, Roscosmos, Serguéi Lavrov, Guatemala, Rusia