En directo
    Entrevistas
    URL corto
    0 43
    Síguenos en

    MADRID (Sputnik) — El Ministro español de Industria, Energía y Turismo durante los últimos cuatro años, el conservador José Manuel Soria, actualmente en funciones, destacó en una entrevista en exclusiva con Sputnik Nóvosti las "excelentes relaciones" que mantiene España con Rusia.

    El mandatario del Partido Popular (PP) considera a Moscú un gran aliado, especialmente en materia energética para Europa, dado que la UE "no se plantea prescindir del gas ruso", del que depende en un 27 por ciento.

    Su Ministerio es estratégico en las relaciones con Moscú, dado que el sector de la energía y turismo son los más relevantes en estas relaciones bilaterales, especialmente este año, cuando da comienzo el Año Dual del turismo Rusia-España.

    José Manuel Soria, ministro español de Industria, Energía y Turismo
    © Sputnik / Virginia Uzal
    José Manuel Soria, ministro español de Industria, Energía y Turismo

    En el plano interno, el ministro tuvo uno de los mandatos más polémicos, particularmente por las prospecciones petrolíferas en aguas próximas a las Islas Canarias, por el aumento de la pobreza energética o por el conocido como 'impuesto al sol', una crítica que recibe por parte de la oposición y las organizaciones ecologistas, por la que incluso se pidió su dimisión, y que él insiste en negar.

    Este martes da comienzo el Año Dual del turismo España-Rusia. En el último año, la caída del turismo ruso que llega a España fue de más del 30 por ciento. ¿Cuáles cree que son las principales causas y cómo se podría cambiar la situación?

    Lo primero que tendría que ocurrir para cambiar la situación es una recomposición de los niveles de renta disponible en Rusia, porque el problema de la menor afluencia de turismo ruso en general al resto del mundo se debe fundamentalmente a circunstancias internas de la economía rusa y, entre otras cosas, a la caída del precio del petróleo.

    También es importante destacar la depreciación del rublo respecto al euro. Esto, indudablemente, afecta a la capacidad adquisitiva del turista ruso y por tanto eso ha influido también en los flujos de emisión de turismo al resto del mundo.

    Además, creo que también hubo una especie de promoción de turismo interno dentro de la Federación Rusa que afecta al turismo exterior.

    Lo más importante es que haya una recuperación en la economía rusa, una recomposición en los niveles de renta de los rusos, para que vuelvan a hacer turismo fuera y que sigan considerando a España dentro de uno de los destinos turísticos preferentes.

    Entre los destinos preferidos por los turistas rusos en los últimos años se encuentra Turquía o Egipto, dos destinos afectados por el terrorismo yihadista o la expansión del Daesh (autodenominado Estado Islámico, proscrito en Rusia y otros países), ¿cómo atañe esto a España?

    En 2014, España era el cuarto destino preferido por los turistas rusos, efectivamente después de Turquía, Egipto y Grecia. A lo largo de 2015, los destinos de Turquía y Egipto se han resentido por los efectos del terrorismo yihadista y la inestabilidad de la zona. Sin embargo, nosotros nunca vamos a plantear una mayor competitividad del turismo español basada en la desgracia o tragedia ajena. Queremos que esos destinos se recompongan, porque el terrorismo yihadista es una amenaza para el mundo entero.

    Una de las cuestiones más destacadas sobre el turismo ruso son los visados requeridos. ¿Se intentará simplificar este régimen de visados para el periodo del Año Dual del Turismo?

    La política de visados a lo largo de estos últimos 4 años se fue flexibilizando paulatinamente. Si un destino como España tiene restricciones de visados porque no pueden obtenerlos en pocos días, eso dificulta el turismo. En materia de visados hemos avanzado mucho.

    De cara a la celebración del Año Dual, se han introducido mecanismos adicionales de flexibilidad en visados para todas las personas que vengan a España y participen en alguna de las actividades que estén incluidas dentro de la celebración de este Año Dual.

    Hay una exención total de visados para los turistas que vengan con niños de 6 a 12 años, intentaremos reducir a tres días hábiles máximo la expedición de esos visados y reforzar los centros de visados.

    ¿Qué posición tiene Bruselas?

    España es de los países dentro de la Unión Europea que aboga por la exención de los visados para los turistas rusos. Tiene que ser una posición comunitaria, pero nosotros hemos manifestado claramente que la posición de España es la exención de visados, por muchas razones, porque el turismo ruso para España viene muy bien y en segundo lugar porque creemos que no deberían existir ese tipo de visados.

    Siempre se puede hacer más, pero hasta que empezaron las sanciones de la Unión Europea, durante los años 2012 y 2013, el turismo ruso creció espectacularmente en España, después bajó el número de turistas un 32 por ciento. Sin embargo, sigue viniendo turismo ruso a España y ese turista sigue gastando más que la media y tiene una estancia superior, entre 10 y 12 días.

    El pasado año, en Madrid, se celebró la Comisión intergubernamental ruso-española de la cooperación en la economía e industria. ¿Qué perspectivas hay de colaboración en materia de industria, transporte y energía? ¿Cuál fue el impacto de las sanciones en las relaciones económicas bilaterales?

    Con el ministro ruso Alexander Novak vimos oportunidades desde el punto de vista industrial o energético. En energía compartimos toda la experiencia de España especialmente en energías renovables, fundamentalmente en eólicas.

    También destacan los temas tratados sobre los intereses de algunas empresas españolas que están muy bien posicionadas en Rusia como puede ser Repsol, que está explorando bloques que tiene concedidos, algunos en fase ya de desarrollo.

    En transporte también, desde el punto de vista de las infraestructuras. Muchas empresas españolas están en distintos concursos que salieron de diferentes tramos ferroviarios de alta velocidad.

    Sin embargo, el sector de la energía y turismo son los más importantes, los campos para colaborar son muy grandes.

    ¿Cuál fue el impacto de las sanciones en las relaciones económicas bilaterales?

    Las sanciones están condicionando las relaciones, pero el hecho de que condicionen a nivel comunitario no quiere decir que a nivel bilateral las relaciones no sean muy buenas. Son extraordinarias entre España y Rusia.

    Rusia también estaba interesada en aumentar el suministro del gas de Yamal y firmar nuevos contratos entre NOVATEK y Gas Natural Fenosa. ¿Cómo se desarrollan las negociaciones?

    La relaciones entre la empresa rusa y española son muy buenas. Firmaron contratos que garantizan, durante un período largo de tiempo, el suministro de gas a Gas Natural Fenosa.

    Estos acuerdos consolidan las relaciones bilaterales en materia de hidrocarburos. Hay que tener en cuenta que nosotros importamos el 100 por ciento del gas que consumimos en España, no tenemos producción de gas, sin embargo, no tenemos tampoco dependencia de gas ruso, al contrario de lo que ocurre en el resto de Europa.

    Un 27 por ciento del gas que se consume en Europa es ruso, en España el 56 por ciento se trae de Argelia y un 43 por ciento es gas natural licuado. En ese segundo caso también hay extraordinarias oportunidades de colaborar con Rusia, porque España es una plataforma de gas natural licuado y puede exportar a Latinoamérica. Sería una plataforma muy buena para Rusia, una cuestión de la que también hablé con el ministro Novak.

    Europa busca nuevas vías alternativas al gas ruso, especialmente desde la crisis de Ucrania. ¿Cómo cree que avanzan estos proyectos? ¿Ve viable una independencia total del gas ruso?

    Para Europa, Rusia es un suministrador muy importante, porque más de la cuarta parte del gas que consume la Unión Europea viene de Rusia. De esa cuarta parte, la mitad viene a través de Ucrania, por lo que cuando comenzó el conflicto hubo cierto riesgo de suministro.

    Ante esta situación, es normal que Europa se plantee nuevas fuentes de gasificación, pero simplemente para disminuir la vulnerabilidad, no para prescindir del gas de Rusia.

    ¿España puede ser una alternativa a los suministros del gas ruso, debido a su posición estratégica y de conexión con el norte de África?

    Está claro que hay otras puertas de entrada de gas a Europa, y una de ellas es la de España a través de los Pirineos. Pero para conseguirlo hace falta aumentar la capacidad que ahora mismo existe, dado que es muy reducida.

    En estos momentos hay una capacidad de 6,5 bcm (miles de millones de metros cúbicos), sin embargo, se aumentará al doble con el proyecto MIDCAT un gasoducto que podrá llevar gas africano al resto de Europa a través de España y Francia, un proyecto que ya está declarado de interés comunitario por parte de la Comisión Europea.

    Sin embargo, existen problemas con la Administración francesa para que el proyecto Midcat avance. ¿Para cuándo está previsto que pueda estar en funcionamiento?

    Sí, hay todavía algunos problemas que están siendo planteados por parte de Francia. Se trata de problemas de tipo medioambiental, especialmente ligados a administraciones locales, por parte de los municipios por donde atraviesan los gasoductos.

    Nosotros calculamos que para principios de la década de 2020 ya estará concluido. Eso posibilitará doblar la cantidad de exportación, pasando a 13 bcm, pero este gasoducto no podrá sustituir al gas ruso, servirá para aumentar la independencia y disminuir vulnerabilidad energética de la UE.

    Cuanto mayor nivel de interconexión haya respecto a los potenciales mercados suministradores, tanto por gasoductos desde Rusia y desde África como a través de regasificadoras con gas natural licuado, mucho mejor, porque también contribuye al mercado único del gas en Europa, para poder suministrarnos donde mejores condiciones haya.

    En definitiva, es una obra trascendental para toda Europa y para España, que se beneficiaría de los peajes y tendría una mayor utilización de las plantas regasificadoras.

    Los miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otros países productores de crudo se reunirán el próximo 17 de abril en Doha para analizar la posibilidad de congelar la producción. ¿Cómo ve esta posibilidad? ¿Cómo cree que variarán los precios en los próximos meses?

    Es muy difícil hacer previsiones a corto plazo en el mercado del petróleo. Lo primero que tengo que decir es que a España le beneficia que esté barato, ocurre exactamente lo contrario que a Rusia, por ser productor. Sin embargo, creo que en el término medio es donde está la virtud, porque un precio excesivamente bajo también tiene implicaciones negativas para España, porque afecta a los ingresos que tienen muchos países que son clientes de España.

    Yo no soy un experto en petróleo, pero por lo que dicen los observadores, parece que hay una tendencia a que se mantenga en los próximos años sobre 60 y 70 dólares. En todo caso, es una cuestión de mercado. La OPEP ya no tiene por sí misma la influencia que tenía en el mercado del petróleo hace algunos años. Hoy hay otros actores. Por ejemplo, EEUU se va a convertir muy pronto en un gran exportador de petróleo y gas.

    España no es productora de crudo o gas, sin embargo, en los últimos años impulsó algunos proyectos de fracking. La semana pasada, la comisión del Parlamento español votó en contra de la extracción de hidrocarburos mediante la fractura hidráulica, conocido como fracking. Tan solo el Partido Popular, votó en contra. ¿Qué consecuencias tendrá esta decisión? ¿Por qué defienden el fracking a pesar de las advertencias de grupos ecologistas?

    Hay dos tipos de políticos, unos que piensan en el corto plazo y en la presión que puede haber y otros que pensamos en el largo plazo, y en el PP nos gusta pensar en el largo plazo, aunque sabemos que puede tener algún coste político.

    ¿Cómo es posible que un país que depende al 100 por ciento de sus importaciones en hidrocarburos pueda tomar esta decisión para ni siquiera saber si tiene o no recursos? Esto no ocurre en ningún país del mundo.

    El Parlamento aprobó un proyecto no de ley, que no vincula al Gobierno. Todo lo que los grupos parlamentarios actuales están haciendo es política de pasillo, solo gestos.

    Ellos mismos están haciendo todo lo posible para ir a unas nuevas elecciones. Tengo un gran respeto al Parlamento pero hay que relativizar ese tipo de decisiones que se están tomando en clave exclusivamente electoralista.

    Todos los partidos alertan de los riesgos de esta técnica, ¿qué posición mantiene el PP?

    En el PP hemos revisado la ley de evaluación ambiental para exigir una declaración ambiental que antes no se exigía. Además, hemos creado una figura tributaria para que, en el caso de que se produzca una prospección donde hay hidrocarburos, una parte del beneficio sea para el dueño del suelo.

    Lo que no puede hacer un país es limitarse, por ley, a saber si tenemos o no recursos. Con esta cuestión hay polémica porque si a la gente le dices que el fracking es la bomba atómica, la gente le tiene mucho miedo. Es una cuestión solo política.

    Una de las cuestiones más polémicas de su mandato fueron las prospecciones en Canarias, con gran parte de la población en contra, donde finalmente no había hidrocarburos…

    Este Gobierno nunca ha autorizado una prospección en Canarias, jamás. Era territorio español en aguas cercanas a Canarias, pero eso no es la Comunidad Autónoma de Canarias.

    En aguas españolas hay plataformas que sacan el 0,1 por ciento del petróleo que consumimos. Concretamente en la plataforma Casablanca, frente a Tarragona, desde hace 40 años y no afecta a la industria pesquera de la localidad, por ejemplo.

    En el tema energético, durante estos 4 años, hemos intentado aumentar la seguridad energética, por eso hemos autorizado prospecciones, para ver si tenemos recursos e importar menos.

    España es el país de la UE donde más se ha encarecido el recibo de la luz durante los años de la crisis. Entre 2008 y 2014, aumentó un 52 por ciento. ¿A qué se debe este aumento?

    Le digo que durante 2004 a 2012 aumentó un 82 por ciento, pero recientemente está bajando. En 2016, en los primeros meses, volvió a bajar.

    En el sistema eléctrico teníamos un déficit de 30.000 millones de euros acumulados. Cada año, 10.000 millones más. Ahora cada año hay superávit. Hemos reducido los costes y hemos aumentado los ingresos.

    ¿Cree que esta puede ser una de las causas del aumento de la "pobreza energética" en España?

    La pobreza energética tiene como causa exactamente la misma que, por ejemplo, la alimenticia. La gente no tiene dinero para comprar alimento, ropa o para pagar la luz. ¿Por qué hay pobreza en España? Porque todavía hay 4 millones de desempleados, pero ya estamos recuperando la economía.

    En 2015, volvieron a aumentar, un 6 por ciento, los cortes de suministro por no abonar las facturas correspondientes. En concreto, Endesa e Iberdrola realizaron 506.481 cortes de luz. ¿Qué hace el Gobierno para paliar esta situación? ¿Dónde se nota la recuperación?

    El Gobierno tiene una política de bono social consistente para que todas estas personas, consumidores vulnerables, tengan un descuento del 25 por ciento.

    ¿Es suficiente?

    No es suficiente, pero eso ya es una política social, no energética. La política social la lleva a cabo comunidades autónomas y ayuntamientos, no depende de mi ministerio.

    ¿Se plantearon la conocida como "tregua invernal", es decir, prohibir cortes de suministros durante el invierno como hacen algunos países europeos?

    ¿Pero eso quien lo paga?

    Se trata de medidas sociales…

    Claro, pero el bono social ya son 220 millones de euros que pagan las compañías eléctricas.

    Pero dice que no es suficiente, ¿no?

    La mejor política contra la pobreza energética es consolidar la recuperación económica.

    España fue uno de los países líderes en energías renovables, sin embargo, según algunos expertos, perdió terreno durante los años de crisis ¿Cuáles son las perspectivas de futuro de la energía limpia en España?

    Desde 2006 somos potencia en energías renovables, no se ha perdido terreno. Durante la crisis no continuó aumentando la inversión en España porque la demanda es menor a la oferta. Sobra capacidad de generación.

    Pero hay que destacar que en el sector de las renovables han venido fondos de inversión por 3.500 millones.

    En los últimos días varios grupos políticos, ecologistas y defensores de las energías renovables pidieron su dimisión por implantar el conocido como "impuesto al sol", una tributo establecido sobre el autoconsumo de electricidad que en realidad se denomina "peaje de respaldo" o "cargo transitorio" en el Real Decreto aprobado en 2015.

    ¿Dimitiría si se prueba que su Gobierno impulsó un "impuesto" al sol?

    Sí, lo he dicho varias veces. SI alguien me demuestra que en España hay un "impuesto al sol" que este Gobierno haya establecido, estaría encantado de dimitir. Pero es falso.

    Se critica porque es un nombre romántico, pero en el Decreto no aparece.

    Para terminar, lleva ya tres meses como ministro en funciones ante la falta de pactos para formar Gobierno ¿Cree que tendrán que repetir las elecciones o se alcanzará algún acuerdo?

    Creo que habrá elecciones en junio, salvo que al secretario general socialista, Pedro Sánchez, le de un arrebato de sentido común, que creo que es muy difícil. El mandato de los electores el pasado 20 de diciembre, cuando se celebraron las elecciones, fue que se entendieran los dos grandes partidos políticos, PP y PSOE. Mi opinión es que Sánchez ha demostrado que no tiene mucho sentido común y que por tanto no cambiará nada. Desafortunadamente, creo que habrá elecciones. 

    Además:

    Países con mayores reservas de petróleo y gas
    El precio del petróleo, todo un disparate
    La doctrina de la OTAN convierte a España en punta de lanza contra Rusia
    Etiquetas:
    petróleo, crudo, gas, visados, Midcat, UE, OPEP, Alexandr Nóvak, José Manuel Soria, Rusia, España
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook