Widgets Magazine
En directo
    Patricio Chávez Zavala, embajador de la República de Ecuador ante la Federación de Rusia

    "Algún día hablaré sobre los juegos de la diplomacia que rodearon el caso de Snowden"

    © Foto: Miguel de la Cruz
    Entrevistas
    URL corto
    Edgar Espinoza, Víctor Sújov
    0 120

    Entrevista con Patricio Chávez Zavala, embajador de la República de Ecuador ante la Federación de Rusia.

    Patricio Chávez Zavala llegó a Moscú en 2007 para ocuparse de la Embajada de Ecuador. La capital rusa ya era para él una vieja conocida: aquí cursó la carrera de Ingeniería Mecánica y una Maestría. Sin ninguna experiencia diplomática asumió el reto de llevar las relaciones entre Ecuador y Rusia a un nuevo nivel y hoy, casi ocho años después, dice sentirse orgulloso de haber cumplido la misión que le encomendó el presidente Rafael Correa. Muy pronto será sustituido por un nuevo embajador pero su despedida de Rusia no le resulta fácil, aquí nacieron dos de sus tres hijos, ha logrado acumular una gran cantidad de amigos y se siente como en casa. Por el momento, no tiene muy claro cuál será su próximo destino profesional, pero afirma sin dudar que donde quiera se encuentre seguirá trabajando para estrechar aún más las relaciones entre Rusia y América Latina, dos pueblos complementarios que, a su juicio, comparten más similitudes que diferencias.

    Lleva más de siete años al frente de la Embajada de Ecuador, le tocó preparar las dos visitas del presidente Rafael Correa a Rusia. ¿Cuál es su valoración de las relaciones entre Moscú y Quito en este período?

    Son casi ocho años, llegué el primero de agosto del 2007. Es un período muy interesante que me ha permitido hacer muchas cosas en beneficio de las relaciones bilaterales. He tenido la gran oportunidad de representar a un Gobierno que ha marcado un antes y un después en la historia de Ecuador, un Gobierno histórico que ha hecho cambios importantísimos en beneficio del pueblo. Y la muestra de que hoy hay una situación de bienestar, de esperanza, es que no solo los ecuatorianos están retornando al país, sino que incluso europeos están encontrando en Ecuador un asidero muy importante para su desarrollo profesional. Estas políticas se han reflejado también en las relaciones bilaterales. Sin ánimo de ser engreído, creo que hay un antes y un después de las relaciones en este Gobierno a diferencia del pasado. En 2009 firmamos un acuerdo de asociación estratégica y esto ha sido el marco para ir fortaleciendo las relaciones en todos los ámbitos. Hemos logrado en los ámbitos político, comercial, académico, cultural hacer muchas cosas. Queda mucho por hacer pero hay un camino ya planteado, muy sólido. Es muy importante que hayamos aumentado las exportaciones de productos no petroleros a Rusia ubicándonos en un segundo puesto por detrás de Brasil. Algo histórico también es que con Ecuador se firmó el primer ingreso de una compañía rusa para construir una planta hidroeléctrica. Ecuador también ha liderado la apertura de сentros latinoamericanos en ciudades estratégicas de Rusia que antes tal vez para las representaciones latinoamericanas no eran muy conocidas como Vladivostok, también hemos abierto un centro ecuatoriano en Kursk, hemos firmado más de 50 convenios en menos de ocho años, lo que triplica la cifra de convenios que se han firmado en los últimos 62 años. Yo pienso que el reto de la Misión ahora es iniciar relaciones con otros países del ex eje soviético que también están fortaleciendo la línea euroasiática.

    A nivel personal, ¿сuál de los logros alcanzados en estos casi 8 años le hace sentirse más orgulloso?

    Creo que se puede abarcar en un solo concepto y fue cambiar la matriz de la relación bilateral entre Ecuador y Rusia. Las cosas que logramos como país suman: la triplicación de las exportaciones, la participación de Rusia en proyectos de desarrollo nacional como la construcción de dos hidroeléctricas, las visitas presidenciales, las coincidencias, es algo que ha generado un precedente histórico en los 70 años de relaciones. Si hay algo que podría decir es que cambiamos la relación y la llevamos a un nivel de socios estratégicos. Yo pienso que el mayor logro es que nuestra Сancillería valora más aún el peso específico de Rusia en la política mundial y una Embajada que no era considerada estratégica en nuestra política internacional, hoy está entre las cinco embajadas estratégicas de nuestro país. Haber logrado eso es uno de los mejores buen sabores que me llevo.

    Durante las dos visitas que ha realizado el presidente Rafael Correa a Rusia pudimos constatar que se estableció una relación muy buena a nivel humano con los líderes rusos. ¿Está de acuerdo?

    Por supuesto que sí. Las buenas relaciones diplomáticas se basan en el contacto, en sentir, es algo de piel, es poder verse a los ojos y poder percibir de manera directa si hay o no confianza, si hay o no sinceridad, si hay o no la verdadera intención de hacer cosas por el bienestar de las relaciones. Y eso se consigue a través de contacto directo y yo creo que esa ha sido una de las mejores experiencias que he vivido en estos casi 8 años porque cada presidente en su turno, Medvédev o Putin, tenía un criterio sobre el presidente Correa, quien a su vez tenía su criterio. Yo fui testigo que después de estas visitas estos criterios se hicieron mucho más reales, más personales y lograron sentirse en un ambiente confortable que facilita las cosas. Los encuentros de los presidentes, tanto la primera como la segunda vez, fueron muy agradables, muy distendidos, llenos de mucha cordialidad y de mucha naturalidad, lo que hizo que ellos se sientan socios estratégicos. Y esto abre las puertas a todos los ámbitos de la cooperación bilateral.

    En junio de 2012 la Embajada de Ecuador en Londres se encontró en la mira de los medios internacionales porque acogió a Julian Assange, el fundador de Wikileaks. Un año después apareció el excontratista de la NSA Edward Snowden en Moscú y otra vez Ecuador estuvo en el foco de atención. Usted viajó al aeropuerto de Sheremétievo ya que al parecer él había pedido asilo político en su país. Sin embargo este episodio aún permanece rodeado de cierto misterio ¿Qué pasó allí en realidad?

    Yo fui instruido a entender cuál era su requerimiento y las circunstancias con las que nos encontrábamos frente a la solicitud de este ciudadano, y creo que la actitud que tomó la embajada de Ecuador es la misma que hubiese tomado con cualquier otro ciudadano que hubiese intentado solicitar el asilo como lo hizo en su momento Julian Assange. Yo he preferido tener mucha discreción en este tema porque en realidad la información que yo pueda ofrecer no contribuye a nada que no sea la morbosidad de ciertos medios. Y es por eso que yo siempre preferiré tener mucha reserva sobre el tema. Era imposible que el señor Snowden continuará su viaje a Ecuador y felizmente Rusia pudo atender esta solicitud de asilo político. Fue una experiencia muy enriquecedora desde el punto de vista diplomático, se entienden muchas cosas, los “juegos de la diplomacia” podríamos llamarlo, y algún día lo podré contar no como algo desclasificado sino para desahogar un sinnúmero de historias, que pueden ser muy agradables e interesantes.

    Patricio Chávez Zavala, embajador de la República de Ecuador ante la Federación de Rusia
    Patricio Chávez Zavala, embajador de la República de Ecuador ante la Federación de Rusia

    Buena parte de su vida tiene relación con Rusia. Usted completó la carrera como Ingeniero Mecánico, luego hizo un Máster, domina el ruso, canta canciones rusas, y ahora se va. ¿Qué le va a faltar de Rusia?

    Me va a faltar la comida rusa que me encanta, la buena compañía, el humor ruso, los amigos rusos que son muchos; me va a faltar Moscú que si bien es una ciudad que te consume, también es como un mal necesario por el que te dejas llevar. Pero mientras Dios me dé vida, salud y trabajo cada vez que me falte algo de Moscú simplemente haré un viaje y mataré la saudade. Esta experiencia me ha permitido crear una familia acá, porque yo vine recién casado y aquí nacieron nuestros dos hijos. Por eso me va a faltar esta casa, ellos ya la sienten como suya. Tengo el privilegio de trabajar en el primer piso y vivir en el segundo. Y esto me ha permitido, en un país donde las condiciones climáticas no te permiten salir en gran parte del año, darme cuenta de que el hombre puede ser feliz en un lugar sin salir muchos días a respirar aire fresco porque esa frescura la obtienes de la sonrisa, del beso de tus hijos. De mis 48 años, estos últimos ocho han sido los mejores de mi vida. Han sido los años en que he podido disfrutar a plenitud por primera vez haciendo algo que me ha encantado, que es representar a mi país en otro país que siento como mi segunda patria y ver resultados esperados. Me llevo la satisfacción de haber recibido la Medalla Pushkin por parte del Ministerio de Relaciones Exteriores directamente del canciller Serguéi Lavrov, quien dijo que es un reconocimiento histórico ya que ningún embajador de Latinoamérica lo había recibido. Y la llevo con orgullo y sin falsa modestia porque ahí se refleja el cariño, el esfuerzo y el tesón que puse en mi trabajo. Los resultados están allí y el éxito no es otra cosa que hacer lo que a uno le gusta y que por eso le paguen.

    ¿Cómo han sido las relaciones y el trabajo con el resto de las misiones diplomáticas de América Latina en Rusia, específicamente en el ámbito del GRULAC?

    Creo que hemos logrado un equipo muy compacto, cuya filosofía ha sido la del apoyo mutuo. Se han hecho muchas actividades y hemos entendido que en un país tan grande y tan importante como Rusia, donde a veces es muy difícil acceder a las altas autoridades por las distintas obligaciones que tienen, a veces es más fácil hacer acciones como región colectiva. Estamos un poco replicando lo que está pasando en Latinoamérica de manera muy exitosa. La Celac ya tiene su propio peso específico, así la Unasur, y en el Grulac hemos logrado hacer muchas actividades como grupo y eso ha sido una experiencia muy interesante para las autoridades rusas. A pesar de ser muy parecidos también somos países muy diversos y en esa diversidad hay una riqueza maravillosa que hace que cada reunión del Grulac se convierta en algo muy agradable. Hemos logrado cosas muy interesantes como grupo y creo que eso ha sido reconocido por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia.

    Hace poco entrevistamos a su homólogo venezolano, Juan Vicente Paredes Torrealba, y él nos dijo que la Embajada de Venezuela en Moscú es la más importante para su país. ¿Se puede decir lo mismo en el caso de Ecuador?

    Cada país tiene una valoración. Yo no me atrevería a decir que hay países más o menos importantes. Si lo analizamos desde el punto de vista comercial, Rusia es el cuarto país en cuanto exportaciones no petroleras. En cuanto a situación migratoria y comercial para nosotros los países más importantes son Colombia y Perú. Rusia por su peso específico es un país importante para todos los países del mundo, la ventaja es que compartimos una misma visión en cuanto al desarrollo de nuestros pueblos. Yo no me atrevería a decir que el más importante pero es un país muy importante para nosotros. Y tampoco me atrevería a definir si existe un país más importante. Hay relaciones que para nosotros son más agradables, más sinceras y por supuesto Rusia está en esa categoría para Ecuador.

    ¿Qué planes tiene para el futuro? ¿Seguirá aportándole a su país desde alguna función pública o tiene previsto hacer una pausa para descansar y dedicarse a la vida familiar?

    Por supuesto que seguiré aportando a Ecuador, trabajando de manera decente, entregada y tratando de hacer el bien a todos. Si dentro de este proceso se presentan oportunidades de seguir sirviendo a mi país en la esfera pública siempre estaré dispuesto a asumirlas, aunque eso depende de factores exógenos. Pero desde cualquier trinchera, ya sea desde el Estado o desde la vida privada, de la cual vengo porque soy una persona que siempre ha trabajado en el ámbito privado y este fue mi primer cargo público, seguiré sirviendo. También me encantaría seguir fortaleciendo las relaciones Rusia-Ecuador desde allá y de manera privada. Y eso es lo que tengo en mente a corto plazo, bien sea con el apoyo del Gobierno o con el apoyo de la Empresa privada.

     

    Les invitamos a comentar la publicación en nuestra página de Facebook o nuestro canal de Twitter.

     

    Además:

    Ecuador busca mecanismos alternativos al dólar para incrementar su comercio con Rusia
    Etiquetas:
    Embajada del Ecuador en Rusia, Patricio Chávez Zavala, Rafael Correa, Ecuador, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik