En directo
    Entretenimiento
    URL corto
    0 144
    Síguenos en

    Kenneth Battelle, el peluquero de Marilyn Monroe ha revelado un detalle, hasta el momento desconocido, acerca del vello púbico de la estrella estadounidense.

    En 1958, cuando ya era un conocido peluquero, Battelle recibió una llamada de Monroe. La actriz buscaba la ayuda de un profesional para cuidar de su cabello, que se le estaba cayendo debido a diversos procedimientos hechos para su papel en la película Some Like It HotUna Eva y dos Adanes o Algunos prefieren quemarse en Hispanoamérica y Con faldas y a lo loco en España—.

    Después de su primer encuentro en el apartamento de Monroe en Nueva York, los dos dieron inicio a lo que se convertiría en una estrecha relación de trabajo y una fuerte amistad, detalla The Daily Mail.

    Un suceso de peculiar destaque en su relación con la actriz tuvo lugar en 1959, momentos antes del estreno mundial de Some Like It Hot. Un ejecutivo cinematográfico derramó champán accidentalmente en el ajustado vestido de seda beige que Monroe llevaba puesto, lo que hizo que su cuerpo quedara visible.

    "Se le veía todo, como si llevara una camiseta mojada. Ella iba a ponerse el abrigo de visón sobre las manchas para la conferencia de prensa, pero le dije que si no se cambiaba de vestido, al menos debería ponerse ropa interior", recordó el peluquero en su biografía.

    Monroe rechazó la idea, pues no quería que se vieran las líneas de la lencería a través de su vestido. Battelle, entonces, sugirió que la artista se decolorara el vello púbico para que no se viera a través de la tela mojada de su ropa.

    "Así que bajé a la farmacia del hotel y le compré leche de magnesia en polvo, peróxido de 20 volúmenes y alcohol de amoníaco. Es una fórmula muy antigua para decolorar el cabello. Le dije: 'Ahora ve al baño y blanquea'. No se veía nada cuando encendieron las luces brillantes", escribió Battelle.

    Monroe era solo una de las muchas prestigiosas clientes del peluquero, entre las cuales se encontraban la primera dama Jackie Kennedy, las actrices Judy Garland y Audrey Hepburn y la princesa Margarita.

    Considerado por muchos como el primer peluquero celebridad, Batelle murió en 2013 a la edad de 86 años mientras trabajaba con el escritor Giuseppe Longo en su biografía. Con sus notas y los recuerdos de las personas cercanas a Batelle, el autor escribió Shear Elegance, un libro que cuenta la cautivadora historia del peluquero y que se lanzará brevemente.

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook