Widgets Magazine
07:08 GMT +320 Octubre 2019
En directo
    Susana Giménez

    El misterioso pelo de niñas albinas en Argentina: ¿3.000 dólares por un kilo?

    © AFP 2019 / Juan Mabromata
    Entretenimiento
    URL corto
    0 31
    Síguenos en

    Los argentinos ya sabían que la emblemática presentadora de TV Susana Giménez utiliza pelucas hechas con cabellos de albinos. Pero ahora, la hija de su peluquero personal reveló nuevos detalles de un negocio que puede llegar a pagar 3.000 dólares por un kilo de pelo.

    Susana Giménez es, sin dudas, una de las figuras más importantes en la historia de la televisión argentina.

    View this post on Instagram

    A post shared by Susana Gimenez (@gimenezsuok) on

    Su fama se nutre de una extensa carrera como modelo y actriz que comenzó en la década del 60 pero tiene su fuerte en su papel de conductora del ciclo televisivo que lleva su nombre y que desde 1987 combina entrevistas a famosos y concursos telefónicos.

    Tapa de las más prestigiosas revistas del corazón en su país en infinidad de ocasiones, uno de los secretos estéticos de Giménez, que cumplió 75 años en enero de 2019, logró convertirse en desvelo de los argentinos al punto de volverse casi un mito: el origen de los apliques que le permiten conservar una impoluta cabellera dorada.

    El 2012 fue el año en que el misterio comenzó a resolverse: durante una entrevista, el peluquero personal de la estrella, Miguel Romano, reveló que mantener el pelo de Susana le demandaba entre siete y ocho horas por sesión porque "para ella el pelo es el 90%".

    En aquellas declaraciones, el peluquero se despachó con la revelación del origen de los apliques capilares de la diva: "Susana tiene extensiones de chicas albinas".

    Al extraño origen del cabello, le agregó algunos detalles llamativos sobre el mercado del tipo de extensiones que requería Giménez. "Conseguís más rápido droga que pelo. Es un monopolio. (…) El kilo de pelo cuesta entre 2.000 y 3.000 dólares. Hay que buscar bien porque hay que encontrar el mismo tipo de cabello que tiene la clienta y su mismo color", completó.

    La revelación de las "chicas albinas" rápidamente se hizo carne en la cultura popular argentina, que no tardó en generar más y más mitos. Así, creció entre la gente la creencia de que las chicas provenían de Europa del Este. El propio Romano debió salir nuevamente en la prensa para dar un nuevo dato: "Son de acá, de Buenos Aires… del norte, de Tucumán".

    En 2013, una nueva revelación volvió a sacudir a los fanáticos de Susana Giménez: una reconocida fan de la conductora de TV publicó una fotografía en la que Romano corta el pelo de un hombre albino, que sería el verdadero 'donante' de Giménez.

    El tema de las albinas nunca dejó de interesar a los argentinos y ser parte central de todas las entrevistas al peluquero. Incluso, volvió a surgir en septiembre de 2019, cuando la hija del peluquero, Paola Romano, brindó una entrevista al programa Confrontados de Canal 9.

    Allí, la mujer que comparte profesión y empresa con su padre, comentó que Romano "siempre está preparando pelo para Susana" y ratificó la existencia de chicas albinas. "Las albinas vienen, hace un año la última vez. Se dejan crecer el pelo hasta la cintura. Son chicas albinas que las traen los papás para que se corten el pelo porque lo tienen largo", explicó.

    View this post on Instagram

    A post shared by Susana Gimenez (@gimenezsuok) on

    Paola contó que, en general, las aportantes de pelo son chicas de entre 10 y 14 años que concurren a la peluquería cuando el pelo les llega "hasta la cintura". Romano les hace un corte 'a la garçon' para utilizar la mayor cantidad de pelo posible. Tras el corte, Romano selecciona los mejores pelos y, luego de realizar un tratamiento, confecciona los apliques.

    El trajín mediático de Giménez también obliga al peluquero a disponer de varias pelucas para la diva. Romano llegó a confesar que en una época la conductora utilizaba cuatro pelucas diferentes por programa.

    Etiquetas:
    albinos, televisión, Argentina
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik