05:07 GMT +325 Noviembre 2017
En directo
    Fila de equipaje del vuelo Moscú-Habana

    Cubanos tras... ¿el sueño ruso?

    © Foto: Zaily Dorta
    Ensayos
    URL corto
    Natasha Vázquez
    0 2393151

    A fines de agosto, algunos medios de comunicación rusos se hicieron eco de una historia con visos trágicos: los cubanos Hanoi Llorca Redondo y Yenifer Graverán Perdomo llevaban meses viviendo en el aeropuerto moscovita Sheremétievo, primero ella embarazada y luego con una bebita recién nacida.

    Una historia de espanto que sin dudas estremecía el corazón de cualquiera. Contaba la pareja que llegaron a la capital rusa en noviembre de 2016, como muchos otros cubanos para comprar ropa y otros artículos y luego venderlos en la isla, pero que casualmente habían lavado el pasaporte de él, por lo que no pudieron regresar y se encontraron en la calle, sin saber el idioma, sin dinero ni documentos, en lo más crudo del invierno ruso.

    Alegan que no tuvieron apoyo por parte de los cubanos residentes en Rusia con quienes habían coordinado el viaje (que por el contrario les cobraron de más) ni tampoco del Consulado cubano en Moscú, aunque reconocen que solo en abril contactaron con la representación diplomática.

    En la nota publicada posteriormente por las autoridades cubanas se aclara que "Hanoi Llorca Redondo y Yenifer Graverán Perdomo han sido asistidos en todo momento por los funcionarios consulares cubanos, recomendándoles las mejores formas de actuación para regresar a su país de forma inmediata, incluso, en momentos, cuando Yenifer Graverán Perdomo solo tenía pocos meses de embarazo".

    Aunque ante las versiones encontradas vale preguntarse qué puede o debe una representación consular hacer en situaciones similares, más allá de intentar delimitar responsabilidades por las increíbles circunstancias en las que una niña cubana casi nace en una sala de espera de aeropuerto, este caso denota otras realidades.

    Yenifer y Hanoi aseguran que pretendían volver a Cuba, y si es así es sorprendente el desconocimiento que mostraron de lo que debe hacerse en situaciones como ésta, donde lo más elemental es buscar la manera de dirigirse de inmediato a las autoridades cubanas y rusas o tan siquiera a la aerolínea.

    Especulando un poco, algunos podrían sospechar que el despiste de Hanoi y Yenifer pudo tener en un inicio otras motivaciones. ¿Podrían ser, quizás, parte de la nada despreciable cantidad de personas que intentan aprovecharse de la exención de visado que ofrece Rusia a los cubanos con la intención de emigrar?

    En el momento de la llegada de la pareja y hasta enero pasado, la meta final de muchos era EEUU, aunque tras la derogación de la política de 'pies secos pies mojados', ese destino está cada vez más distante.

    Fila de equipaje del vuelo Moscú-Habana
    © Foto: Zaily Dorta
    Fila de equipaje del vuelo Moscú-Habana

    Las leyendas urbanas que aseguran que ha habido cubanos que hicieron el viaje a través de la península de Kamchatka hasta Alaska, no son más que mitos, pero que han llevado a más de uno a tomar el Transiberiano para intentarlo, desconociendo que las particularidades geográficas y de seguridad de ese territorio extremo de Rusia hacen imposible tal travesía.

    Clase en la Universidad Estatal de Moscú
    © Sputnik/ Vladimir Fedorenko
    No pocos trataron (y algunos hasta lo consiguieron) de llegar a territorio de la Unión Europea atravesando fronteras vía Serbia, que tampoco exige visa a los cubanos. Este itinerario también se ha complicado después de que en septiembre de 2015 Hungría sellara la frontera con Serbia. Decenas de cubanos llevan meses varados en territorio serbio.

    Según datos del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), a principios de este año, 168 cubanos permanecían en centros de retención de ese país de la antigua Yugoslavia.

    No pocas veces se enfrentan a estafadores en ese empeño. Cuentan (no me crean) que a cierto cubano le prometieron montarlo en un tren que en unas horas cruzaría la frontera rumbo occidente a cambio de una gruesa suma de dinero… y acabó dando vueltas en la línea circular del metro moscovita.

    Estación de tren en Rusia
    © Sputnik/ Ruslan Krivobok
    Unos cuantos también se deslumbran con Moscú y pretenden quedarse, desconociendo las estrictas leyes rusas en temas de inmigración, por lo que pueden acabar en un limbo legal que derivaría, en casos extremos, en situaciones parecidas a la de Hanoi y Yenifer.

    Pero la mayor parte de los cubanos que arriban en los vuelos diarios de Aeroflot  tienen planes a más corto plazo, los mismos que asegura haber tenido esta pareja.

    La meca de la 'pacotilla'

    "Si quieren ver donde compran los cubanos tienen que ir a Liublinó", nos dijeron varias personas.

    Y es que esa estación de metro en las afueras, al sur de Moscú, están varios de los lugares más frecuentados por los 'empresarios' de la isla.

    Mercado en Moscú
    © Sputnik/ Ilya Pitalev
    Unas estaciones más allá le llega el turno a los talleres y puestos de mecánica de automóviles, que han encontrado en La Habana un inaudito mercado para piezas de antiguos modelos de Lada o Moskvich que ya apenas ruedan por las calles moscovitas.

    Pero volviendo a Liublinó, desde la propia estación del metro se pueden reconocer fisonomías con rasgos poco eslavos y que parecen salidas de cualquier rincón de Centro Habana.

    Desde lejos se divisa el centro comercial Moskva. Al entrar sorprende una inmensa nave llena de puestos individuales de venta, repletos de mercancía barata al por mayor.

    Un gigantesco cartel en perfecto español, que se repite en cada una de las muchas puertas, da la bienvenida: "Estimados clientes cubanos, tenemos una oferta especial para ustedes en el pasillo 3, puesto H".

    Automóvil Lada en Cuba
    © Foto: Club de Autos Rusos de Cuba
    A pesar del 'cálido recibimiento' y en contraste con el resto de los comercios de la capital rusa, guardias con armas largas y caras de pocos amigos disuaden de hacer fotos.

    De camino, varios vendedores (procedentes en su mayoría de las repúblicas asiáticas de la Federación de Rusia) aunque a veces apenas hablan ruso llaman nuestra atención en algo parecido a un 'cubañol' chapurreado: "amigos, buenos precios", "amigos, tengo jabas (bolsas)" y hasta alguno ofrece pantalones "ripiaos (rotos)".

    Al llegar al punto indicado, un mostrador oficial de información detalla la oferta, "alojamiento especial para cubanos, servicios de traducción".

    Y es que hay toda una red que existe por esas decenas de miles de cubanos que vienen de compras. Algunos lucran con el desconocimiento de los que llegan, ofreciendo alojamiento y otros servicios a precios exorbitantes. Los hay que cobran 15 dólares por día por un lugar en una litera, donde según testimonios hay que dormir con un ojo abierto y el otro también.

    Lo peor es que son muchas veces otros cubanos quienes más se aprovechan. Las historias van desde un caso en que alguien extravió un pasaporte y un coterráneo le cobró por 'encontrarlo' o lo que cuentan los mismos Yenifer y Hanoi, que aseguran que además de pagar el alojamiento a precios de lujo, un "traductor" que les ayudó con el trámite de la penalidad por permanecer ilegales en el país cobró más que la propia multa.

    Lea más: Un ciudadano de Cuba, condenado a 7 años por asesinar a un compatriota suyo en Moscú

    El despacho de equipajes adicionales o el envío de carga no acompañante es un negocio donde unos pocos parecen tener el 'monopolio', haciendo que las salidas del vuelo de Aeroflot Moscú-Habana parezcan un circo o campamento de refugiados, con pasajeros que se ven obligados a dormir desde la noche anterior si quieren llevarse algún equipaje extra.

    Por otro lado, entre los viajeros se encuentra de todo, desde los muchos que aprovechan la oportunidad para sanamente asomarse al mundo o hacen un gran esfuerzo para así multiplicar unos exiguos ingresos, o los que han convertido el 'tour de la pacotilla' en un modo de vida.

    Entre estos últimos, sobre todo, hay algunos que caen en broncas, hurtos o delitos peores, dejando una mala impresión al punto de provocar que alguno de los, por lo general, hospitalarios vendedores exclamen "¿Cubanos? No, no".

    De este modo, la imagen que durante décadas nos ganamos los cubanos en Rusia, donde se nos conocía como personas educadas, honestas y sensibles, corre peligro.

    Detrás de todo el fenómeno están realidades a 9.550 kilómetros de distancia. Una economía en crisis, el desabastecimiento crónico, los altos precios del mercado cubano y unas leyes aduanales que rayan en lo absurdo tienen buena parte de responsabilidad.

    Vea también: Nunca olvidaremos aquellos diez años que vivimos en Moscú

    Hanoi y Yenifer ya consiguieron los pasajes para regresar a La Habana con su pequeña el próximo 17 de octubre, tras una campaña de recogida de fondos que llevó a cabo una organización humanitaria rusa, que también les ayudó en su alojamiento en los últimos tiempos.

    Pero historias como esta van más allá de lo tristemente anecdótico y se convierten en la punta del iceberg de un contexto mucho más complejo.


    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Además:

    Experto: La política de "pies secos, pies mojados" responde a una lógica de la Guerra Fría
    Joven actriz cubana: "Me encantaría actuar en una película rusa"
    Cuba puede convertirse en lugar de rehabilitación de los cosmonautas rusos
    Etiquetas:
    obstáculos, rusos, cubanos, migración, imagen, Cuba, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik