16:50 GMT19 Septiembre 2020
En directo
    Ensayos
    URL corto
    Por ,
    0 42
    Síguenos en

    Los recién concluidos XXII Juegos Centroamericanos y del Caribe, disputados en la ciudad mexicana de Veracruz del 14 al 30 de noviembre, devolvieron a Cuba el dominio regional, pero colocaron sobre la mesa varios aspectos que ponen en duda su hegemonía como potencia deportiva.

    Cuba completó una cosecha de 254 preseas, de ellas 123 de oro, 66 de plata y 65 de bronce y se colocó en una posición inalcanzable para México, segundo con 332 medallas (115 doradas, 106 platas y 111 bronces), pero demostró carencias en el nivel competitivo, las que fueron aprovechadas por sus rivales más cercanos.

    Con antelación se sabía que esta sería una justa complicada para la delegación de la mayor isla del Caribe, no solo por las presiones sobre sus deportistas para que desertaran (lo que ocurrió realmente en una veintena de casos) sino, porque México se había preparado muy bien para intentar ganar estos Juegos y otros como Colombia y Venezuela también acudieron a la cita regional dispuestos a hacerse sentir.

    Los colombianos fueron terceros en el medallero final de Veracruz-2014 con un total de con 223 metales (70 doradas, 75 plateadas y 78 bronces), mientras que los venezolanos concluyeron cuartos con 245 en total (56-79-110).

    Al concluir las jornadas de competencia, la delegación cubana logró con esfuerzo recuperar su cetro, pero México lideró durante 13 de los 15 días que duró la actividad deportiva en esta justa.

    Los cubanos apretaron el acelerador al final para adjudicarse la cima en la tabla de medallas, algo que concretaron con las 12 preseas doradas conseguidas en la penúltima jornada y a las que sumaron otras tres el domingo, el último día del encuentro mesoamericano.

    Y es que a pesar de dominar en atletismo, básquetbol, béisbol, boxeo, canotaje, hockey sobre césped, gimnasia artística, judo, lucha, pentatlón moderno, remo, tiro deportivo y voleibol de playa, Cuba cerró su participación con algunas dudas sobre lo que pueda suceder en los Panamericanos de Toronto-2015.

    Muy a pesar de los directivos de la isla, el deporte ha sufrido una recaída, sobre todo por la falta de recursos a sus disposición, de fogueo internacional y de incentivos para los mejores atletas, lo que unido a la mercantilización de la practicas deportivas han afectado la histórica calidad de los cubanos y en algunos caso ha motivado la fuga de deportistas hacia naciones con mejores opciones.

    Desde el año pasado se aprobaron medidas para permitir la contratación de atletas cubanos en el exterior, para favorecer su desarrollo. e intentar frenar la salida masiva de los mismos, pero estas no han sido suficientes.

    Aunque Cuba mantiene un lugar preponderante, ganado durante décadas en las que el deporte masivo y de alto rendimiento han sido una prioridad para el país, lo cierto es que ya no hay una gran gama de figuras de primer nivel, excepto en los deportes de combate.

    Por otro lado, países como México ven crecer sus potencialidades, al punto de dominar esta vez en 13 deportes del programa olímpico, así como en tres no olímpicos. Colombianos y venezolanos fueron también muy bien preparados a la justa regional y mostraron todo lo que han avanzado en materia deportiva.

    Y es que en la actualidad los gobiernos de estos países y sus sponsors, han destinado muchos recursos para sacar adelante el deporte y los resultados comienzan a hacerse notar.

    Tanto mexicanos, colombianos como venezolanos cuentan con instalaciones de primer nivel construidas para eventos múltiples y que después son aprovechadas para la formación de deportistas. Mientras, Cuba no asume una competencia de esta magnitud desde los Juegos Panamericanos de 1991 y sin la inversión y reparación adecuada, actualmente casi no hay lugares para realizar los entrenamientos con las condiciones óptimas.

    A esto se suma la colaboración deportiva cubana que ha contribuido a mejorar el nivel de muchos países del área, en especial de Venezuela.
    Por eso es que quizás sean demasiado optimistas las autoridades deportivas cubanas con este triunfo, en una justa que ha sido tradicionalmente dominada por la isla desde Panamá 1970, y que solo se cedió en San Salvador 2002 y Mayagüez 2010 a los cuales no concurrió por faltas de garantías de seguridad.

    “Sin lugar a dudas estos han sido unos juegos en los cuales quedó bien demostrado el espíritu de combatividad de la delegación cubana”, destacó el presidente del Instituto Nacional de Deportes (INDER) Antonio Becali.

    Según el directivo, este logro se alcanzó en condiciones difíciles, pues la propia organización de los juegos, dispersa y con un programa diseñado para favorecer el liderazgo de México desde las primeras fechas, podía afectar sicológicamente al resto de los contendientes.

    El presidente del INDER insistió en que lo hecho en Veracruz 2014 constituye un logro trascendental, pero advirtió que nada más regresar a casa habrá que continuar preparándose con miras a los Juegos Panamericanos de Toronto 2015, para los cuales muchos deportes lograron ya su clasificación directa.

    Pero no bastará con eso. El deporte cubano necesita además inversiones, evolución y cambios más profundos. Solo así podremos seguir asombrando al mundo a golpe de tenacidad y emoción.

    Natasha Vázquez, periodista y realizadora audiovisual cubana. Graduada del Instituto de Relaciones Internacionales de Moscú (MGIMO). Ha trabajado para medios de prensa de Cuba, España y otros países. Autora de varios documentales, todos multipremiados. Su trabajo ha recibido decenas de reconocimientos, entre ellos, el Premio Internacional de Periodismo “Rey de España”.

    LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook