Widgets Magazine
17:32 GMT +312 Noviembre 2019
En directo
    Antesala de la sede de CIA, Virginia, EEUU

    La CIA torturó durante años

    © REUTERS / Larry Downing
    Ensayos
    URL corto
    Por
    0 12
    Síguenos en

    Privación de sueño, violaciones, ejecuciones simuladas. En todo esto consistieron los famosos "interrogatorios forzados" patrocinados por la CIA tras el 11-S.

    Privación de sueño, violaciones, ejecuciones simuladas. En todo esto consistieron los famosos "interrogatorios forzados" patrocinados por la CIA tras el 11-S.

    Lo ha desvelado el Comité de Inteligencia del Senado, como parte de un informe de 500 páginas sobre el reinado de la agencia de espionaje estadounidense en los años del plomo, cuando el país vivía aterrorizado por el recuerdo de aquella mañana de septiembre y enfrascado en dos guerras.

    Del informe del Senado, del que hasta el momento solo se conocen detalles, se desprende que durante el periodo comprendido entre 2002 y 2006 la CIA voló libre.

    Enfrascada en la lucha contra el yihadismo, obsesionada por encontrar el paradero de Osama bin Laden, decidió no explicar a la Casa Blanca que entre su arsenal contraterrorista figuraba el uso sistémico y generalizado de la tortura. De hecho, mintió al presidente y exageró enormemente los frutos cosechados en sus brutales interrogatorios.

    El poder de la agencia había crecido hasta transformarse en un Estado dentro del Estado. No necesitaba informar de sus métodos ni al gobierno ni a las Cámaras.

    Tampoco necesitaba demasiados permisos. La Patriot Act, aprobada por el gobierno de George W. Bush para dotar a las fuerzas de seguridad y el espionaje de las "herramientas apropiadas" a fin de defenderse del terrorismo, le había concedido poderes extraordinarios.

    Pero el informe del Senado sobrepasa incluso lo retratado por aquella película de éxito, Zero dark thirty. No se trata de casos aislados, sino de una política integral, "más brutal y extensa de lo que la agencia reconocía", escribe el New York Times, de la que fueron víctimas al menos 119 personas.

    Encerrados en celdas sin apenas ropa, sometidos a técnicas de desorientación y privación de sueño, los detenidos no aportaron ninguna información concluyente, mientras muchos de estos, reza el informe, "sufrieron alucinaciones, insomnio y paranoia, y terminaban por automutilarse o intentaban suicidarse".

    En 2010 Human Rights Watch denunció que en diversas cárceles secretas de Irak numerosos presos, cómplices del yihadismo, fueron sodomizados con escobas, violados por los carceleros y sometidos a la "picana", las legendariamente famosas descargas eléctricas en los genitales, practicadas con siniestra delectación en los años setenta por los verdugos de las dictaduras de Argentina y Chile.

    Solo que ahora no es una ONG la que habla de violaciones sistemáticas de los Derechos Humanos, sino el Senado de los Estados Unidos.

    Etiquetas:
    Senado (EEUU), CIA, EEUU
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía FacebookComentar vía Sputnik