En directo
    Economía
    URL corto
    110214
    Síguenos en

    El 1 de enero de 2001, entró en vigencia la Ley de Integración Monetaria (LIM) en El Salvador y el dólar empezó a circular a la par de la moneda local, el colón. A pesar de prometer estabilidad macroeconómica, 20 años más tarde el país sigue con un alto endeudamiento público y una enorme vulnerabilidad de la economía.

    El Salvador actualmente es uno de los países más endeudados de América Latina y uno de los tres países dolarizados de la región, junto con Ecuador y Panamá.

    El nivel de endeudamiento del Salvador en 2020 sería equivalente a 89,7% del PIB, según las estimaciones del Centro de Pensamiento Fundación Salvadoreña Para el Desarrollo Económico y Social (Fusades).

    "La situación del país antes de la pandemia ya era frágil, y ahora se ha agravado sustancialmente, con un ascenso de 18,3 puntos adicionales del PIB en el saldo del endeudamiento público", reza el último informe del Fusades. 

    La solicitud de más deuda aumenta la probabilidad de que el país experimente un deterioro de su calificación crediticia —que ya es baja—, "ante el riesgo real de un eventual default", advierte el organismo.

    Mientras tanto, la economía dolarizada deja poco margen de maniobra al Gobierno. 

    La dolarización generó "una enorme vulnerabilidad para la economía salvadoreña", aseguró el profesor de Economía de la Universidad de El Salvador (UES), Raúl Moreno, citado por la agencia AFP. 

    La economía del país depende de las decisiones de la Reserva Federal de EEUU y El Salvador no tiene política monetaria propia, lo que lo priva de la oportunidad de reaccionar ante una crisis.

    Y aunque hace 20 años el Gobierno prometió inversiones abundantes, más exportaciones y empleos, estos "nunca llegaron", y el balance "es negativo", señala, a su vez, el profesor universitario Roberto Cañas.

    "La dolarización la vendieron como la panacea que iba a curar todos los males de la economía y que vendrían ríos de leche y miel y fue todo lo contrario", lamentó Cañas.

    No obstante, algunos analistas consideran positiva la dolarización de la economía salvadoreña. En particular, contribuyó a "estabilizar los precios internos", según Juan Héctor Vidal, exdirector de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (Anep).

    Mientras tanto, el expresidente del Banco Central Óscar Cabrera observó que la población "perdió la mitad de su poder adquisitivo de la noche a la mañana" cuando la LIM estableció un tipo de cambio fijo entre el colón y el dólar estadounidense de 8,75 colones por dólar en 2001.

    Este tipo de cambio no respetó la paridad del poder adquisitivo del ciudadano, señaló Cabrera.

    Etiquetas:
    default, Fondo Monetario Internacional (FMI), EEUU, economía, dólar, El Salvador
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook