En directo
    Economía
    URL corto
    0 481
    Síguenos en

    Las tensiones con Occidente contribuyeron a que Ankara y Pekín se acercaran. Este mes de diciembre el primer tren turco recorrió la ruta transcaspiana. Según los expertos, se trata del trayecto ferroviario más corto entre Asia y Europa, a través del cual Turquía busca convertirse en un centro de conexión entre dos continentes.

    Turquía estrenó la ruta transcaspiana para la exportación de sus mercancías a China el pasado 4 de diciembre. Siguiendo el Corredor de Transporte Internacional Transcaspiano, de 8.693 kilómetros, el tren tardó 12 días en llegar a China.

    La nota del Ministerio de Exteriores turco destacó que "Turquía, posicionada en el centro de la región, seguirá tomando medidas para fortalecer la conexión entre Oriente y Occidente".

    En los últimos 10 años las relaciones han alcanzado el nivel de una asociación estratégica y "Ankara se está convirtiendo en una ventana de Pekín al mar Mediterráneo", opina Arif Asalioglu, director general del Instituto Internacional para el Desarrollo de la Cooperación Científica (MIRNAS), citado por el diario ruso Izvestia.

    Según el medio, durante el proyecto de la Ruta de la Seda, Turquía recibió 5.000 millones de dólares de China. Pekín apoya los proyectos de infraestructura turcas: las empresas chinas son propietarias del 65% de la terminal de contenedores de Kumport, en Estambul, así como del 51% del puente Yavuz Sultan Selim.

    Mientras tanto, el acercamiento activo entre Pekín y Ankara ha causado preocupación en Washington, observa el diario. El Instituto de Oriente Medio, con sede en EEUU, publicó en mayo de este año un informe que sugiere que la influencia económica de China en Turquía podría aumentar cuando termine la pandemia de coronavirus. 

    En particular, la autora del informe y directora de estudios de Turquía del Instituto de Oriente Medio en Washington, Gonul Tol, opinó que China y Turquía podrían reforzar los lazos en defensa, lo que a su vez provocaría un escándalo similar al de la compra de los sistemas de defensa aérea rusos S-400.

    "Los dos países ya comparten una historia de cooperación en materia de defensa. El turco Roketsan produjo el misil Yildirim basado en el misil chino B-611 con licencia", señala el informe.

    La interacción entre Ankara y Pekín se ha estrechado con el deterioro de las relaciones entre Turquía y ciertos países occidentales. Sin embargo, Gonul Tol señaló que la cooperación entre los dos países se debe más a intereses económicos que políticos. 

    "Las tensiones con Occidente contribuyeron al acercamiento entre China y Turquía, puesto que Ankara trató de diversificar su política exterior, pero al final los políticos turcos no ven las relaciones con China como una alternativa al compromiso con Occidente", afirmó la analista.

    Turquía está tratando de convertirse en un centro de conexión que "abarque el norte, el sur, el oeste y el este", cita el diario a Vladímir Avatkov, investigador principal del Instituto nacional de investigación de economía global y relaciones exteriores de la Academia Rusa de Ciencias.

    Según el analista, Occidente necesita a Turquía como una "zona de inestabilidad" para "proyectar esta inestabilidad" al Cáucaso, Asia central y Oriente Medio. 

    Turquía, a su vez, está tratando de evitarlo y fortalecerse como un centro de conexión, agregó. 

    Y es por eso que Ankara adquiere los S-400 rusos a pesar de la presión de las sanciones estadounidenses, y trata de utilizar todas las oportunidades de interactuar con China. A través de la iniciativa china de Un cinturón una ruta, Turquía busca fortalecer su influencia como potencia suprarregional e incluso mundial, explicó el analista político. 

    Etiquetas:
    Europa, Asia, estrategia, alianza, ferrocarril, relaciones, Turquía, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook