En directo
    Economía
    URL corto
    2110
    Síguenos en

    A partir del 11 de diciembre, China impondrá temporalmente impuestos adicionales a una serie de variedades de vino australiano debido a las subvenciones a la producción de vino en Australia.

    Esta medida es la extensión de los aranceles antidumping impuestos en noviembre tras una investigación de la Asociación de la Industria Vitivinícola de China realizada sobre las subvenciones a la producción de vino australiano. Iniciada en agosto, afectó a Treasury Wine Estates, una empresa australiana internacional de elaboración y distribución de vinos, así como a los productores de Casella Wines, Swan Vintage y Pernod Ricard.

    La investigación en China reveló pruebas de subsidios que han causado un daño significativo a la industria del vino de China.

    Se han impuesto derechos de importación del 6,3% y 6,4% como compensación. Se sumarán a los derechos antisubvención sobre las importaciones de vino australiano del 107,1% al 212,1% impuestos por China a finales de noviembre.

    Por su parte, la industria vitivinícola australiana impugnó como carente de fundamentos el reclamo de subsidios de China, declaró Tony Battaglene, director general de Australian Grape and Wine. 

    El ministro de Comercio australiano, Simon Birmingham, dijo que Australia seguiría defendiendo su posición y que apelaría a la OMC. Si se mantiene la posición de Australia, los pagos antisubvención recaudados tendrán que ser devueltos. 

    Anteriormente Australia había apelado a la OMC y expresado su preocupación por las medidas de China sobre la cebada, el vino, la carne, los productos lácteos, la langosta, la madera, el carbón y el algodón australianos.

    Vino con sabor a política

    "Hoy en día, China importa principalmente vino de EEUU, Australia y Francia. Alrededor de la mitad de las exportaciones de vino de Australia van a China, incluyendo Hong Kong. El mercado chino de vinos de precio medio fue rápidamente monopolizado por Australia", explicó a Sputnik Wu Fei, profesor del Instituto de Periodismo y Comunicación de Masas de la Universidad Jinan.

    Este contexto ha creado una situación delicada en las relaciones bilaterales, opinó, al detallar que en unas condiciones normales no habría problemas, "pero cuando surgen problemas, la situación se complica inmediatamente". 

    "El trato preferencial del que gozaban las empresas vitivinícolas australianas en el pasado era injusto para las empresas vitivinícolas francesas y estadounidenses. Por lo tanto, China está haciendo arreglos para que los vinicultores australianos operen en China sobre la base de normas comerciales comunes", subrayó.

    La cuestión comercial de que China protege sus intereses y los de los proveedores de vino de otros países al mercado chino está siendo politizada por Australia, aseguró el experto. 

    "La situación de los vinos australianos es un problema comercial y económico normal. Sin embargo, ahora muchos de estos incidentes se politizan inmediatamente en Occidente, por lo que se encuentran en el punto de mira de los medios de comunicación", opinó Wu Fei.

    Por otro lado, Alexandr Salitski, economista e investigador de la Academia de Ciencia de Rusia sospecha de algún trasfondo en las reivindicaciones comerciales de China. 

    "China quiere demostrar que compra una buena cantidad de productos australianos que podría importar de otros países. Deja claro que mientras Australia le venda a China, sería aconsejable tratar de comportarse con más cuidado también en la esfera política", especuló.

    La tensión comercial en época de pandemia

    A pesar del punto de vista de los medios de comunicación occidentales que vieron los subsidios de China como un supuesto castigo a Australia y predicen un aumento de la tensión comercial entre los dos países, las contradicciones comerciales chino-australianas ya han llegado a su punto máximo y ahora pasarán a la normalización, cree Alexandr Salitski. 

    Recordó que recientemente el primer ministro australiano, Scott Morrison, declaró la importancia de los lazos comerciales y económicos con China.

    "En Australia se entiende que los intereses económicos del país en tiempos tan difíciles de crisis y recesión económica mundial debido a la pandemia deben tener prioridad, y que los mercados deben ser atesorados en estas circunstancias", declaró a Sputnik al agregar que aumenta la presión de los círculos empresariales australianos sobre el gabinete.

    Es posible que Australia se enfrente a una presión aún mayor de circunstancias económicas, ya que su desarrollo económico está estrechamente vinculado a China, cree Wang Guanglin, profesor de la Universidad de Lenguas Extranjeras de Shanghái. 

    "Si no encuentra una alternativa al mercado chino, le será mucho más difícil desarrollar su economía", apuntó. 

    Indicó que los efectos de las medidas comerciales son recíprocos. Por ejemplo, las restricciones a las importaciones de mineral de hierro de Australia afectarán también a las empresas chinas. 

    "Queda por analizar el posible daño económico para ambas partes, pero hasta ahora, las consecuencias negativas para Australia de la situación actual parecen ser mucho más tangibles", sostuvo Wang Guanglin.

    Guerras comerciales chinas: ¿Australia podría ser otro EEUU?

    La tensión comercial sino-australiana continuará durante algún tiempo, pero no será tan grave como la guerra comercial entre EEUU y China, aseguró a Sputnik Wang Guanglin.

    "La situación actual de las relaciones chino-australianas puede permanecer en el limbo durante algún tiempo. Sin embargo, la situación del comercio chino-australiano no es tan grave como la guerra comercial entre EEUU y China", declaró. 

    Precisó que el desarrollo del comercio está estrechamente interrelacionado con las relaciones políticas y humanitarias y el avance dependerá de ambos lados.

    Por su parte, una vez que los escándalos políticos se calmen, China comenzará gradualmente a reanudar la compra de productos australianos, aseguró Salitski.

    "Es posible que se necesiten más evaluaciones especializadas para eliminar las razones que llevaron a China a imponer restricciones comerciales. Se trata de cuestiones de control sanitario en particular. Es probable que la parte australiana tenga que prestar más atención a la calidad de los productos y a su cumplimiento de las normas chinas. Estos son asuntos de trabajo que tendrán que ser resueltos", afirmó.

    Según él, el acuerdo de libre comercio entre China y Australia y el acuerdo de Asociación Económica Regional Amplia es una infraestructura comercial favorable que ya existe para ambos países. 

    La Embajada de China en Australia recordó que el país asiático ha estado cumpliendo los compromisos de reducir los aranceles de los bienes importados de Australia desde la conclusión de un acuerdo de libre comercio en 2015. Durante ese tiempo, los aranceles se han reducido a cero en el 95% de las exportaciones australianas a China. 

    Al mismo tiempo, Australia ha rechazado más de 10 proyectos de inversión de China desde 2018 por razones infundadas, como la protección de la "seguridad nacional" o el "interés nacional". Desde 2016, el Gobierno australiano ha iniciado un total de 25 investigaciones antidumping y compensatorias contra China. Esas acciones de Australia no solo perjudican los intereses de las empresas chinas, sino que también repercuten negativamente en la cooperación comercial y económica entre ambos países, añadió la embajada.

    Etiquetas:
    guerra comercial, vino, Australia, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook