En directo
    Economía
    URL corto
    Por
    0 91
    Síguenos en

    SIXT+ llega a España. La nueva herramienta de la empresa alemana permite pagar una cuota mensual para poder conducir un vehículo de su flota. El sistema de suscripciones irrumpe en el modelo de negocio de una de las alquiladoras más importantes del mundo.

    La suscripción se ha convertido en una compañera más del día a día. En pleno siglo XXI, parte de la población mundial paga tarifas mensuales por ver la televisión o escuchar música. Y no solo HBO o Spotify se aprovechan de este modelo. Innumerables marcas se han apuntado a este paradigma. Envíos con las últimas novedades textiles o cajas de productos cosméticos vuelan cada mes desde los almacenes hacia los domicilios de sus suscriptores. La ciudadanía se ha acostumbrado a pagar cuotas por cualquier servicio o actividad. Incluso, para subirse a un avión. No es de extrañar que esta revolución haya llegado al mercado del automóvil.

    El golpe de la pandemia se notó en los principales fabricantes de vehículos. Pero también en las empresas dedicadas al alquiler de autos. El confinamiento obligó a cerrar la mayoría de oficinas y solo arrendaban autos para servicios especiales. En España, el corte periodo de turismo estival dio un leve respiro al sector. Sin embargo, fue breve. Apareció la segunda ola. Un año complicado que ha forzado a empresas como SIXT a barajar nuevas vías de negocio. Uno de ellos, el coche por suscripción.

    Esta idea llevaba tiempo rondando en los cuarteles de la compañía alemana. Pero, el coronavirus le dio el impulso definitivo. "Ha acelerado mucho el proceso", admite Florian Wude, director de Marketing y Comunicación de SIXT España. En junio, cuando las cifras de contagios rebajaron momentáneamente su crecimiento, la alquiladora lanzó SIXT+ en Alemania. Una suerte de Netflix a través del cual el usuario puede contar con un vehículo proporcionado por la entidad. Cada mes pagaría una cuota por el servicio.

    De esta forma, SIXT quiere adaptarse a los tiempos modernos. El VII Informe Españoles ante la Nueva Movilidad del Centro Demoscopia Movilidad, publicado en 2019, reveló la tendencia a la baja del deseo de comprar un coche. En 2016, el 43% de los encuestados afirmaron tener la intención de adquirir un vehículo. Tres años después, solo lo hacía un 26%. Datos que no ha obviado la compañía.

    "Cada vez, la gente tiene menos intenciones de tener un automóvil en propiedad. Lo que quiere es tener flexibilidad para moverse. Esto pasa sobre todo entre la gente joven. Para ellos, es más importante tener un móvil que un coche", asegura Wude a Sputnik Mundo.

    Una tendencia que podría ir en aumento a raíz de la pandemia. Los vaivenes a los que se ha visto sometida la economía han provocado un aumento del paro. Plantillas enteras se encuentran actualmente en ERTE. En estos casos, el vehículo deja de ser una prioridad. "Hay gente que no le ve el sentido a comprarse un vehículo. Al final tener un coche en propiedad significa hacer un importante desembolso financiero y no todo el mundo puede o quiere. Es un compromiso al que cada vez menos gente quiere asumir. Menos todavía en los tiempos del coronavirus", apunta el directivo de la alquiladora en España.

    ¿Cómo funciona?

    Desde noviembre, España cuenta con el servicio de suscripción de SIXT. A través de la aplicación de la alquiladora alemana, el usuario puede elegir el vehículo que considere y configurarlo según sus necesidades. Desde un sedán hasta un familiar o un modelo 100% eléctrico. Además, tiene la opción de escoger el kilometraje del automóvil, es decir, el número de kilómetros que puede recorrer según la cuota que esté pagando. El precio estándar otorga 500 kilómetros, aunque las distintas tarifas permiten llegar hasta los 1.000 o 2.000 kilómetros. Todos los autos incluyen seguro a terceros, cobertura por daños y robo, matriculación, mantenimiento e ITV.

    Los vehículos son recogidos por el suscriptor en cualquiera de los puntos de alquiler de SIXT en un plazo de cinco días. Durante 30 días podrá manejar el automóvil seleccionado, pero, en caso de necesitarlo, tiene la opción de cambiarlo por otro diferente. Lo mismo sucede con el kilometraje. Eso sí, con la condición de pagar la diferencia. "El usuario puede seleccionar un coche familiar con 2.000 kilómetros para un viaje de cuatro días y después volver a su vehículo habitual. La principal característica del modelo es que es flexible y se adapta a las necesidades del cliente", recalca Wude. Motivo por el que SIXT+ tampoco tiene compromiso de permanencia.

    "Es lo que lo diferencia del alquiler tradicional. No tienes un plazo fijo. Puedes devolver el coche en cualquier momento", destaca el responsable de comunicación de la marca en España.

    Un sistema que comienza a operar en España, pero que lleva tiempo haciéndolo en Alemania, Francia, Reino Unido, Países Bajos y Estados Unidos. Según la empresa, la recepción ha sido muy positiva. Esperan conseguir los mismos resultados en el país ibérico. "Desde principios de la pandemia, los alquileres a largo plazo han subido. Tenemos un buen feedback del mercado español, a pesar de las dificultades que provoca el coronavirus", asevera el representante de SIXT.

    Una prestación que, de momento, solo se ofrece a conductores particulares, pero que esperan llevar a empresas y corporaciones. Esta sería una de las novedades que llegarían a SIXT+, una de las cuatro opciones de la app SIXT ONE. Una plataforma que brinda todo tipo de soluciones a problemas de movilidad. Desde ella, se puede alquilar un vehículo por un periodo de tiempo, compartir un auto con otros usuarios, contratar los servicios de VTC de la compañía y, desde ahora, manejar las suscripciones. "Estamos ampliando de forma óptima nuestra oferta de alquiler flexible y de servicio a través de nuestra aplicación", comenta Konstantin Sixt, miembro del Consejo de Dirección y CSO de SIXT SE.

    Oficina de SIXT en Palma de Mallorca
    © Foto : Cortesía de SIXT España
    Oficina de SIXT en Palma de Mallorca

    La alquiladora alemana nació en 1912 en Múnich. La empresa carga más de un siglo de historia a sus espaldas. Ha visto cómo evolucionaba el automóvil y su mercado. También cómo llegaban el carsharing o entidades como Cabify o Uber. Ahora las suscripciones. Novedades a las que se ha apuntado para seguir girando a la velocidad que lo hace el planeta. "El viaje sigue y sigue", sentencia Sixt. 

    Etiquetas:
    vehículos, coches, alquileres
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook