En directo
    Economía
    URL corto
    0 608
    Síguenos en

    El fundador del gigante tecnológico chino Huawei calificó la venta de su división de teléfonos inteligentes Honor como una "clara ruptura". Esta jugada no solo ayudaría hacerla invulnerable a las restricciones de EEUU, sino que crearía una nueva potencia en el mercado global.

    Honor reanudará rápidamente la producción una vez que recupere su acceso al mercado de circuitos electrónicos y software estadounidenses, asegura su fundador Ren Zhengfei, quien criticó las tácticas utilizadas por la Administración Trump para contener a su compañía.

    Su misiva llegó un par de días después de que Huawei revelase un acuerdo de venta de su negocio a un consorcio de más de 30 corporaciones chinas, respaldado por el Gobierno en Pekín. Los nuevos propietarios de Honor incluyen grupos como Shenzhen Expressway y Shenzhen Energy. También esta marca podría apoyarse en Suning.com para ayudar a mejorar la distribución de sus bienes. Se trata de la mayor cadena de venta de dispositivos electrónicos en el país asiático y que está respaldada por el gigante Alibaba.

    En su memorando el fundador de Huawei parece abordar la incertidumbre sobre si la separación de Honor podría reanudar el suministro de los chips estadounidenses bajo el nuevo propietario o si primero es necesario que se den los pasos regulatorios en Washington.

    "Tras enfrentar ola tras ola de ataques desde EEUU, finalmente nos dimos cuenta de que los funcionarios estadounidenses no estaban tratando de cuidarnos. Estaban tratando de matarnos. Una vez que nos divorciemos, no habrá más relaciones bajo la mesa con Honor. Manejaremos la separación de manera adulta, y nos adheriremos rigurosamente a las regulaciones y las normas internacionales".

    En 2018 Estados Unidos lanzó una campaña de gran alcance contra Huawei que acabó con el arresto domiciliario de su directora financiera en Canadá y la prohibición de usar el equipamiento 5G de la empresa en países como Reino Unido y Japón. El último golpe se dio cuando la Casa Blanca anunció haber impuesto amplias restricciones a los proveedores de tecnologías clave para la empresa china y cerró las puertas traseras que permitían a Huawei adquirir semiconductores acabados para mantener a flote su negocio.

    "EEUU es una superpotencia tecnológica que tiene muchas empresas excelentes. Usted debería trabajar con ellas de forma firme y audaz", resaltó Ren en su memorándum.

    Honor fue parte integral del negocio de teléfonos inteligentes de Huawei, un día incluso superó al de la surcoreana Samsung Electronics, pero ahora está luchando por asegurar el suministro de los componentes y el software cruciales para mantener su producción. 

    Se espera que el acceso a la tecnología estadounidense le de una nueva vida a esta marca que ha ganado popularidad entre los usuarios más jóvenes y conscientes de su presupuesto. Además, Honor ha conseguido avanzar en los mercados extranjeros como el de Europa y tiene todo para convertirse en un rival de gigantes como Xiaomi y Oppo, que compiten en el segmento de precios bajos.

    La venta de Honor pone de relieve el impacto que han causado las restricciones de EEUU. Sin embargo, a pesar de todos los ataques Huawei, con sede en Shenzhen, ha conseguido salvaguardar su negocio principal relacionado con la producción de equipos de telecomunicaciones. El gigante chino almacenó componentes críticos para seguir con el despliegue de las redes 5G dentro de su país hasta al menos 2021.

    Etiquetas:
    Huawei
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook