En directo
    Economía
    URL corto
    2222
    Síguenos en

    Las bolsas de Hong Kong y Shanghái suspendieron la oferta pública inicial del gigante tecnológico chino Ant Group, debido al bloqueo de los reguladores financieros chinos que quieren que la actividad de la empresa corresponda a la nueva legislación.

    El Banco Central de China publicó nuevas normas para las instituciones tecnológicas, financieras y las microfinancieras que funcionan en línea. Así, la Bolsa de Valores de Shanghái señala que debido a las nuevas regulaciones, Ant puede tener problemas y no podrá cumplir con las condiciones de cotización. 

    La próxima doble oferta pública inicial del grupo iba a ser un evento excepcional en el mundo financiero, ya que la capitalización de Ant Group es dos veces más grande que la de Goldman Sachs y Stanley Morgan juntos. De hecho, sería una salida récord con un valor de IPO de 34.500 millones de dólares. 

    Pero de forma bastante inesperada, Ant enfrentó algunos problemas cuando el Banco Central de China, junto con la Comisión Reguladora de la Banca y los Seguros de China, publicó un nuevo proyecto de ley sobre la regulación de las instituciones de microfinanciación y las plataformas de préstamos por internet. 

    Las nuevas normas tienen por objeto racionalizar las operaciones de las instituciones financieras para reducir al mínimo los riesgos para la estabilidad financiera. El objetivo principal es asegurar que todas las empresas que participan en actividades financieras estén sujetas a las mismas regulaciones, opina Guo Tianyong, jefe del Centro de Investigación Bancaria de la Universidad Central de Finanzas de China. 

    "Creo que la tarea clave de la actual regulación es reforzar el control sobre la funcionalidad de la empresa, es decir, aplicar la misma regulación a quienes se dedican a un negocio similar en esencia. Debido a que algunas empresas financieras todavía no tienen licencias financieras, por ejemplo, las divisiones Huabei y Jiebei de Ant Group. De hecho, su negocio es similar al de las tarjetas de crédito de los bancos, pero no tienen una licencia financiera", destaca el experto. 

    En esta situación, los reguladores consideran que las empresas que se dedican a la misma actividad deben estar sujetas a la misma reglamentación, independientemente de que tengan o no licencia, y deben ser sometidas a las mismas normas, agrega. 

    Pero si las nuevas reglas entran en vigor, significa que las compañías financieras, incluyendo Ant Group, tendrán que adaptar sus negocios a dichas reglas, lo que, a su vez, significa que los planes declarados por la empresa para la oferta pública pueden cambiar. Por consiguiente, si la empresa realmente abandona el negocio financiero y se dedica exclusivamente a las tecnologías, su capitalización en el mercado puede disminuir significativamente, indica Guo.

    "En teoría, no hay problema, Shanghai Stock Exchange STAR Market presenta exigencias muy altas a la cotización de las empresas de tecnología. Ant Group se dedica al negocio de internet trabajando con grandes datos y en el sentido científico y técnico es una empresa muy competitiva. Pero su capitalización de mercado puede revisarse porque anteriormente una parte importante de los ingresos de Ant se generaba con su negocio financiero y la parte tecnológica era solo una función de apoyo", continúa Guo. 

    Los inversionistas evalúan las compañías de acuerdo a varios criterios, tanto en términos de innovación y tecnología, como de ingresos financieros. Y si la compañía depende solo del negocio de la tecnología, sus ingresos disminuirán significativamente, y la capitalización ya no alcanzará un nivel tan alto. De este modo, si la empresa adapta sus operaciones a las nuevas normas reglamentarias, su capitalización de mercado ya no será la misma.

    El nuevo reglamento es una consecuencia directa de que las innovaciones en las finanzas se han desarrollado en China sin un control estricto. Sin embargo, con el tiempo, las autoridades chinas han llegado a comprender que las empresas financieras han alcanzado una escala tan grande que sin una legislación adecuada pueden crear riesgos sistémicos.

    Por ejemplo, en el 2016, la mayor plataforma de préstamos p2p de Ezubao quebró, dejando a 900.000 inversores sin 7.300 millones de dólares. En el 2018, se produjo un colapso masivo en el mercado p2p.

    A principios de este año, las autoridades chinas elaboraron una nueva reglamentación para las empresas del sector financiero que ahora tienen que obtener una licencia de un holding financiero aunque la empresa en su conjunto no sea una organización financiera, sino dos o más de sus divisiones se dedican a los servicios financieros. 

    Aparentemente, Ant Group estaba tratando de presentarse como una compañía tecnológica. Para evitar esas situaciones, las autoridades chinas han elaborado nuevas normas específicas para las instituciones de microfinanciación y las plataformas financieras de internet.

    Etiquetas:
    China, economía, finanzas
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook