En directo
    Economía
    URL corto
    Por
    0 1513
    Síguenos en

    Actualmente quienes culpan al capitalismo de todos los males se equivocan porque no es este sistema económico la fuente de todas las crisis actuales, sino el intervencionismo de los gobiernos en la economía, afirmó en una conversación con Sputnik el eminente economista Thorsten Polleit.

    Las acusaciones contra las ideas capitalistas pueden oírse en cualquier protesta y leerse en cualquier cartel durante las manifestaciones. Sin embargo, el capitalismo en su forma pura no existe en ninguna parte del mundo, considera el autor del libro Anticapitalista

    De hecho, las ideas anticapitalistas fueron introducidas por primera vez en 1956 por el economista austriaco-estadounidense Ludwig von Mises. En su obra The Anti-Capitalistic Mentality Mises lo consideraba como un orden social "no deseado y amenazante", atribuyéndole "una imagen de enemigo".

    Otro adversario del sistema fue el excanciller de Alemania Helmut Schmidt, quien introdujo el término del capitalismo rapaz. Basándose en su posición anticapitalista, el político intentó cargar una parte de la culpa por la crisis financiera del 2008 sobre el capitalismo, recordó Polleit.

    ¿Dónde está la causa de los problemas económicos?

    La realidad que puede observarse hoy en el mundo es diferente. En el actual sistema financiero internacional los Estados son los que mantienen el monopolio sobre la emisión del dinero y regulan las actividades realizadas por los bancos. Por ello, los problemas, provocados por su intervención monetaria, no están vinculados de ninguna manera al capitalismo.

    "En el capitalismo puro no hay un banco central. No hay moneda monopolista, no hay bancos que realizan operaciones con una parte de las reservas. Al contrario, en el capitalismo puede observarse la libertad  y la competencia monetarias", explicó.

    Las crisis económicas que han azotado periódicamente al mundo y la distribución desigual de la riqueza son consecuencias del monopolio estatal sobre el dinero. Su principal causa puede hallarse en el sistema financiero internacional en el que la oferta de dinero puede ser aumentada en cualquier momento y en cantidades ilimitadas "con solo pulsar un botón". 

    Por ello, es incorrecto "culpar al capitalismo" de todos los problemas del mundo como el desempleo, las crisis económicas y la distribución desigual de la riqueza.

    El mejor medio de pago general

    Thorsten Polleit opina que un buen medio de pago debería satisfacer los siguientes requisitos:

    • existir en un volumen limitado;
    • ser homogéneo, es decir, tener la misma forma y calidad;
    • intercambiarse, almacenarse y transportarse fácilmente;
    • ser resistente al desgaste.

    Y solo el oro y la plata reúnen todas estas propiedades y podrían sustituir al dinero en efectivo. Sin embargo, si se toma en consideración la modernización de los procesos económicos actuales, su futura circulación sería diferente a la que pudo observarse hace siglos. 

    En el futuro las personas no pagarían con monedas de oro, sino que descargarían aplicaciones específicas en sus smartphones para acceder a sus reservas físicas de metales preciosos e intercambiarlas. 

    Los agentes económicos y los comerciantes podrían salvaguardar sus riquezas en almacenes y cuentas abiertas con uno o varios operadores y obtendrían de ellos recibos que les servirían de sustitutos del dinero en efectivo, explicó el experto a esta agencia. Con ayuda de estas pólizas serían capaces de comprar bienes y hacer inversiones.  

    "En este caso serían los operadores quienes competirían entre sí, ofreciendo sus sustitutos de dinero, pero la fuente —el oro— permanecería intacta", explicó.

    Según Polleit, un mercado de dinero que fuese realmente libre podría existir solo bajo estas condiciones. Y si esto se cumpliese, funcionaría sin problemas, aseguró. No obstante, los Estados actuales con su monopolio sobre el dinero solo sirven para garantizar "su propio dominio y no el de sus ciudadanos", agregó. 

    Etiquetas:
    capitalismo, oro
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook