En directo
    Economía
    URL corto
    172
    Síguenos en

    Volvo y Daimler se alían para trabajar en la creación de camiones movidos por motores de hidrógeno. Ambas compañías buscan impulsar la producción de las pilas de combustible y avanzar hacia un transporte más sostenible.

    La energía limpia es el futuro. Al menos, es el lugar hacia donde viran las grandes compañías automovilísticas. Camino en el que Volvo ha dado un paso más. El fabricante sueco pretende hacerse con el 50% de Daimler Truck Fuell Cell, la división de Daimler dedicada al desarrollo de vehículos pesados que se mueven con pila de hidrógeno. Para ello, tendrá que desembolsar 600 millones de euros, siempre que las autoridades de competencia aprueben dicha compra. La operación no se formalizará hasta mediados de 2021.

    El objetivo de esta asociación empresarial es comenzar con las pruebas de camiones con pilas de hidrógeno en unos tres años y arrancar con la producción en serie durante la segunda de esta década. Además, también trabajarán en futuros sistemas eléctricos de almacenamiento de energía. Eso sí, Volvo y Daimler seguirán compitiendo en otras áreas como la tecnología automovilística o la incorporación de las pilas de hidrógeno a sus propios vehículos industriales.

    Este acuerdo supondría la entrada de Volvo en el mercado de las pilas de hidrógeno y el segundo pacto que firma Daimler para desarrollar vehículos limpios. El primero fue con la británica Rolls Royce. Reducir las emisiones de CO2 se encuentra en los planes tanto de la compañía sueca como en los de la alemana. "Esta tecnología a base de hidrógeno es una tecnología clave para permitir el transporte sin emisiones de CO2 en el futuro. Ambos estamos totalmente comprometidos con el Acuerdo Climático de París para descarbonizar el transporte por carretera y otras áreas, y para construir una próspera empresa conjunta que entregará grandes volúmenes de sistemas de pilas de combustible", dice Martin Daum, presidente del Consejo de Administración de Daimler Truck AG.

    "En el futuro, el mundo estará propulsado por una combinación de vehículos eléctricos de batería y de pila de combustible, junto con otros combustibles renovables hasta cierto punto. La formación de nuestra empresa conjunta es un paso importante en la configuración de un mundo en el que queremos vivir", afirma Martin Lundstedt, presidente y director ejecutivo de Volvo. 

    Uno de los primeros autos que podría recibir una pila de combustible de la alianza Volvo-Daimler es el Mercedes-Benz GenH2 Truck. Este camión eléctrico fue presentado el mes de septiembre y, aunque es un prototipo, Mercedes ya anunció que gozaría de una autonomía de "más de 1.000 kilómetros" con un solo repostaje. El vehículo será impulsado por un doble sistema de pilas de combustible capaces de proporcionar 300 kW de potencia. Sin embargo, no será hasta 2023 cuando la empresa alemana tiene la intención de comenzar las pruebas con clientes.

    Etiquetas:
    pilas de combustible, Daimler AG, Volvo
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook