En directo
    Economía
    URL corto
    Por
    Tensiones entre Francia y el islam (81)
    22621
    Síguenos en

    El conflicto personal entre Erdogan y Macron ha pasado al plano económico. El mandatario turco ha instado al mundo árabe a boicotear bienes franceses en respuesta a la intransigencia mostrada por el presidente francés hacia el extremismo islámico… Y de momento la propia Turquía es la que está pagando, en sentido literal, las consecuencias.

    Si Macron le declara la guerra al separatismo islámico, los turcos deben boicotear la producción francesa. Ese es el plan de Erdogan, pero lo cierto es que, con eso, lo que está consiguiendo es dañar su economía.

    La llamada de Erdogan no ha quedado desatendida, y varios países del mundo árabe se han sumado a la contienda.

    Varias asociaciones comerciales islámicas han adoptado el boicot a los productos franceses, como es el caso de las compañías de Catar Wajbah Dairy, quien ha prometido encontrar alternativas a los productos franceses, o Al Meera Consumer Goods Company, quien ha anunciado que está retirando los productos franceses de todas sus sucursales inmediatamente hasta nuevo aviso.

    Por su parte, Arabia Saudí ha hecho un llamamiento para que los consumidores eviten la cadena de supermercados francesa Carrefour, mientras que en Kuwait más de 400 agencias de viajes han eliminado los viajes a París de su oferta.

    Pero la otra cara de la moneda es que, dados los temores de los inversores ante este nuevo capítulo de tensiones entre Turquía y Francia, la lira turca se debilitó el 26 de octubre a un mínimo histórico más allá de 8,05 frente al dólar estadounidense y más 9,5 frente al euro.

    Los bonos del Gobierno de Turquía denominados en dólares cayeron hasta 1,4 centavos, mientras que el principal índice de acciones de Estambul cayó un 1,2%.

    Francia intenta reaccionar con tranquilidad a los acontecimientos. La organización patronal Movimiento de Empresas de Francia (en francés, Mouvement des entreprises de France o Medef) ha invitado a las compañías a mantenerse firmes ante el boicot.

    "No respondamos a las estupideces con estupideces (…). No es cuestión de boicotear a nadie, es cuestión de ceñirse a nuestros valores republicanos", declaró el presidente del Medef, Geoffroy Roux de Bézieux.

    Francia ha quedado conmocionada tras el asesinato de Samuel Paty. El 16 de octubre, en la localidad de los suburbios parisinos Conflans-Sainte-Honorine, un joven checheno de 18 años decapitó al grito de "Allahu Akbar" ("Dios es grande") a este profesor de secundaria de geografía e historia. Anteriormente este había mostrado a sus alumnos caricaturas de la revista Charlie Hebdo del profeta del islam, Mahoma, durante una clase sobre la libertad de expresión.

    Macron ya había anunciado a principios de octubre su intención de sacar adelante un proyecto de ley contra el separatismo islámico y en favor de "consolidar los principios republicanos", pero las tensiones que aquello provocó entre Ankara y París se han multiplicado ahora tras la inflexibilidad que muestra el mandatario francés ante el extremismo de esta religión.

    Tema:
    Tensiones entre Francia y el islam (81)
    Etiquetas:
    islam, economía, boicot, Emmanuel Macron, Recep Tayyip Erdogan
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook