En directo
    Economía
    URL corto
    2862
    Síguenos en

    La regulación y optimización del uso de la energía es una obligación internacional de China y no un pretexto para la llamada presión política sobre Australia. A Australia tampoco le interesa politizar el problema de las exportaciones de carbón a China, opinan los expertos entrevistados por Sputnik.

    China reduce las importaciones del carbón australiano

    Varias empresas y puertos chinos han dejado de importar carbón australiano. El país asiático siempre ha sido el mayor importador de este mineral. En el período comprendido entre junio de 2019 y junio de 2020, la participación de China en las exportaciones del carbón coquizable de Australia fue del 27% y la de carbón térmico, del 20%. En el 2019, el carbón era la segunda exportación más importante de Australia, después del mineral de hierro. 

    Según las aduanas chinas, la disminución de las importaciones de carbón se registró ya en septiembre. Se observó una fuerte disminución de los envíos procedentes de Australia y una más moderada en los envíos de carbón procedentes de Indonesia. De acuerdo a los pronósticos de Reuters, para finales del 2020 China reducirá sus importaciones de carbón en una cuarta parte en comparación con el año pasado, hasta unos 80 millones de toneladas.

    La ecología es la principal razón

    El cierre de una serie de acerías y altos hornos en China ha provocado directamente una disminución de las importaciones de carbón australiano, explica Chen Hong, director del Centro de Estudios Australianos de la Universidad de Enseñanza Oriental de Shanghái, en una entrevista con Sputnik. 

    "Una de las principales razones de la interrupción de las importaciones de carbón australiano son los crecientes esfuerzos de China por combatir la contaminación ambiental en las industrias que son altamente contaminantes, incluida la siderúrgica. Algunas acerías y altos hornos han sido obligados a cesar la producción. Esto dio lugar directamente a la suspensión de las importaciones de carbón de Australia", revela Chen.

    Como país responsable, China ha tomado medidas prácticas para reducir las emisiones ante el cambio climático y la contaminación ambiental. La regulación y optimización racional de la energía es una obligación internacional de China, no un pretexto para la llamada presión política sobre Australia, asegura el experto inequívocamente. 

    En una entrevista con Sputnik, Mijaíl Beliáyev, experto del Instituto Ruso de Estudios Estratégicos, apoyó la opinión de que la lucha contra las emisiones nocivas es la razón principal para revisar las cuotas de importación de carbón de Australia.

    "Occidente acusa a China de ser uno de los líderes de la contaminación ambiental. Mientras tanto, China está cambiando activamente a tecnologías alternativas y de ahorro de energía. Esto, a su vez, da un impulso a otras industrias para desarrollarse sobre una nueva base tecnológica. El carbón es la fuente de energía más contaminante, por lo que debería reducirse su participación en el consumo de energía y adoptarse fuentes más limpias", detalla el especialista. 

    Australia no se inclina a politizar las exportaciones de carbón a China

    Por su parte, el primer ministro australiano, Scott Morrison, señaló que las cuotas nacionales de carbón en China no representan un fenómeno inexplicable y él lo ve como un intento de equilibrar la oferta y la demanda en el mercado chino. Así mostró que el Gobierno australiano no se inclina a politizar los conflictos comerciales en esta ocasión. 

    Beliáyev considera que la falta de beligerancia del Gobierno australiano se explica por el deseo de mantener buenas relaciones con China.

    "La atención excesiva a problemas de este tipo y su transferencia al plano político se producen cuando no amenazan los intereses de quien está planeando todo esto. O cuando está claro que la situación ya amenaza con entrar en una fase aguda. Australia, no obstante, no tiene absolutamente ningún interés por exacerbar la situación y la quiere resolver. Entiende muy bien el peso y el papel de China en la región Asia-Pacífico, por lo que quiere salir de la situación con las menores pérdidas", señala. 

    Australia necesita esforzarse más para desarrollar su relación con China

    La principal tendencia en las relaciones chino-australianas sigue siendo la cooperación, no duda el experto Chen. 

    "Australia debería hacer más para desarrollar las relaciones comerciales y económicas con China, mejorar el ambiente de negocios, incrementar la confianza de los inversores internacionales. Frente a las dificultades económicas causadas por la pandemia, debería fortalecer la cooperación internacional para superar juntos este difícil momento y restablecer el desarrollo económico lo antes posible", comenta Chen.

    Mike Pompeo, secretario de Estado de EEUU
    © REUTERS / Darko Bandic / Pool
    A pesar de las tensiones políticas en las relaciones bilaterales, el comercio entre China y Australia seguirá creciendo, según Beliáyev.

    "Las relaciones comerciales son las más estables porque las necesidades de recursos económicos cambian poco. En consecuencia, los socios comerciales no suelen cambiar mucho. Por supuesto, los factores políticos y las restricciones sanitarias pueden tener un impacto, pero no cambian nada drásticamente, especialmente cuando se trata de socios tan importantes como China y Australia", cree el experto.

    China es, con mucho, el mayor mercado de exportación de Australia. Según el FMI, las exportaciones de Australia a China en el 2019 ascendieron a 104.000 millones de dólares. El mineral de hierro, que es el pilar de las exportaciones australianas y un componente fundamental del enorme sector siderúrgico de China, ha evitado la perturbación del comercio bilateral, y tampoco los envíos del GNL australianos a China.

    Etiquetas:
    Australia, comercio, China, carbón
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook