En directo
    Economía
    URL corto
    Por
    0 37
    Síguenos en

    Italia preguntó a los ejecutivos de la entidad financiera UniCredit si estarían interesados en comprar la participación mayoritaria del Gobierno en el problemático prestamista Banca Monte dei Paschi di Siena. Se trata del banco más antiguo del mundo, pues sigue funcionando desde 1472.

    Las partes involucradas en las negociaciones preliminares todavía no han tomado ninguna decisión al respecto, y las autoridades italianas están barajando varias opciones, comunicaron a Bloomberg fuentes cercanas al caso que prefieren mantenerse en el anonimato. 

    El director ejecutivo de UniCredit, Jean Pierre Mustier, no estudiará ningún acuerdo que no incluya el capital neutro y que no proteja una de las organizaciones financieras más grandes del mundo de los posibles riesgos legales. 

    A su vez, el director general de Banca Monte dei Paschi di Siena, Guido Bastianini, declaró que su entidad financiera no está involucrada en ninguna conversación sobre la posible venta de la participación del Tesoro en el prestamista italiano.

    "Si el Ministerio de Economía efectivamente está pensando en vender el banco y cuándo, entonces eso es claramente parte de unas conversaciones en las que, la verdad, la dirección no está involucrada", señaló Bastianini, citado por la agencia Reuters.

    Durante años Monte dei Paschi ha sido víctima de una mala gestión y ahora se enfrenta a una serie de demandas legales presentadas por sus inversores descontentos. Uno de ellos es la fundación de caridad Fondazione MPS, que solía controlar al prestamista y que vio su riqueza desaparecer después de que el banco tropezase con problemas financieros. En suma estos litigios le podrían costar miles de millones de euros al Monte dei Paschi, y se perciben como el principal obstáculo para su fusión con otra entidad financiera.

    Monte dei Paschi fue fundado en 1472, es el banco más antiguo del mundo y fue rescatado en 2017. En aquel año el Gobierno italiano alcanzó la participación del 68% en el problemático ente financiero. Según Bloomberg, el Estado buscará deshacerse de ella a finales del 2021. De hecho, el ministro de Finanzas, Roberto Gualtieri, ya ha firmado un proyecto de decreto que lo autoriza.

    Une tendencia alarmante

    Los gobiernos de varios Estados europeos han pedido a sus bancos más fuertes que ayuden a absorber a los prestamistas en dificultades porque todavía persiste la presión causada por el crecimiento económico lento y los tipos de interés bajos. 

    Previamente Italia ordenó que el grupo bancario Intesa Sanpaolo se encargase de los activos de dos bancos venecianos que se declararon en quiebra en 2017.

    Si bien el director general de UniCredit ha reiterado en repetidas ocasiones que su organización no está interesada en fusiones o adquisiciones, algunos analistas han apuntado a la creciente presión sobre el prestamista italiano. Aumentó después de que su rival Intensa aumentase su peso en Italia tras haber adquirido la empresa financiera Unione di Banche Italiane.

    De hecho, operaciones parecidas se están implementado no solo en Italia, sino también en España. En septiembre el banco español CaixaBank acordó fusionarse con el conglomerado bancario Bankia para crear el mayor prestamista nacional de España. Su rival más pequeño, Banco de Sabadell, comunicó estar explorando varias opciones estratégicas que incluían la venta, la fusión o la compra de un competidor más pequeño.

    Conseguir estos acuerdos requiere que los países realicen cuidadosamente las negociaciones con los funcionarios de la Unión Europea para no violar las normas que restringen las ayudas gubernamentales a la industria financiera, informa Bloomberg. 

    Tal y como se exige, Italia ya ha mantenido extensas conversaciones con la UE sobre la transferencia de miles de millones de euros de los préstamos incobrables del Monte dei Paschi a un gestor de activos controlado por el Estado. Roma podría iniciar el respectivo proceso, sea venta o fusión, después de completar una compleja transacción que le permitiría mover más de 9.300 millones de dólares de deuda problemática al gestor de activos Amco.

    Los informes acerca de la venta del banco italiano marcan el posible inicio de una tendencia alarmante en el sector bancario europeo. En 2019 Europa registró solo 40 adquisiciones de las participaciones mayoritarias en las que el comprador o el objetivo tenía su sede en el Espacio Económico Europeo o en Suiza. Se trataba del mínimo registrado desde 2009, año en el que se produjo la crisis financiera global. A modo de comparación, en 2018 se realizaron al menos 62 fusiones y adquisiciones en el sector financiero de la UE, y 122 que se realizaron en 2011. 

    Sin embargo, es posible que la expansión de la pandemia llegue a cambiar los vientos que han soplado hasta la fecha en el sector financiero.

    Etiquetas:
    bancos, Italia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook