23:22 GMT23 Septiembre 2020
En directo
    Economía
    URL corto
    191
    Síguenos en

    La recuperación económica después de la crisis sanitaria puede verse estancada a finales de 2020. Y el rebrote a nivel mundial no es la única causa que podría conducir a este escenario, advirtieron varios analistas entrevistados por la agencia Bloomberg.

    Las preocupaciones de los analistas son numerosas. Una de ellas es la llegada del invierno en el hemisferio norte del planeta, que amenaza con desencadenar otra oleada de contagios mientras todo el mundo continúa estando a la espera de una vacuna eficaz. 

    Además, los programas de apoyo a trabajadores realizados por los gobiernos de varios países y las moratorias concedidas por los bancos para el reembolso de préstamos están a punto de expirar. Otro factor que pone en riesgo la recuperación de la economía global es la tensión entre EEUU y China. El divorcio de las dos mayores potencias económicas continúa socavando la confianza de los negocios. 

    "Hemos visto un rebote máximo. A partir de ahora el impulso se está desvaneciendo un poco", señaló a Bloomberg el asesor económico de la empresa Pacific Investment Management, Joachim Fels.

    Cómo todos los esfuerzos pueden acabar en nada 

    El deterioro de la situación epidemiológica en combinación con otros factores desfavorables pone en una situación precaria a los gobiernos que han inyectado casi 20 billones de dólares en sus economías. De hecho, algunos de sus esfuerzos por mantenerlas a flote tuvieron éxito.

    En EEUU el desempleo cayó bruscamente en agosto y el mercado de la vivienda no se ha hundido. Varios analistas muestran optimismo señalando la constante recuperación de China como guía para saber hacia dónde se dirige el resto del mundo. Otros apelan a Alemania, que también va publicando unos datos industriales prometedores. Mientras tanto, los mercados emergentes se dan un respiro a raíz de la devaluación del dólar.

    Mantener el impulso en todos estos frentes no será fácil, destaca la agencia estadounidense. Es probable que se requiera que los Estados completen sus estímulos fiscales, en un momento en el que algunos políticos están buscando recortar los gastos. Y a pesar de todos los avances científicos las vacunas no estarán disponibles a corto plazo en las cantidades necesarias para poder controlar la expansión de la pandemia.

    Una serie de presagios y advertencias amenazantes  

    Este mes, las marcas industriales más conocidas del mundo anunciaron haber estado a punto de realizar los mayores recortes de personal. En particular la danesa A.P. Moller-Maersk planea revisar su estrategia laboral, lo que afectará a miles de personas en la mayor compañía de transporte de contenedores en el mundo.

    En EEUU, el fabricante de automóviles estadounidense Ford está recortando casi el 5% de sus trabajadores, mientras que United Airlines se prepara para eliminar unos 16.000 empleos en octubre al reducir sus operaciones.

    En China, que durante meses ha contenido exitosamente la expansión del virus, los consumidores siguen siendo reacios a gastar sus recursos. A su vez, los bancos más grandes del país acaban de anunciar sus peores descensos en beneficios en más de una década, a medida que la deuda incobrable continúa aumentando.

    En Europa las fábricas tratan de reducir sus gastos a medida que la débil demanda y los recortes de precios reducen sus márgenes de beneficio.

    En Japón, el primer ministro Shinzo Abe, que anunció su renuncia en agosto, advirtió en una conferencia de prensa que "el invierno está llegando" y que Japón tendrá que prepararse para contener la expansión del coronavirus.

    Tendrá que pasar mucho más tiempo antes de que la economía mundial pueda recuperar su fortaleza, señaló por su parte Christian Sewing, el director general de Deutsche Bank. En las circunstancias actuales un gran número de empresas tiene que acostumbrarse a vivir con ventas reducidas durante un largo periodo de tiempo.

    "Debemos hacer frente a una situación económica en la que tendremos una recuperación, sí, pero que avanzará solo paso a paso y no en todas las industrias. Alcanzar el nivel anterior a la crisis será difícil y llevará mucho tiempo. Esto no va a suceder este año y tampoco el próximo", enfatizó Sewing, agregando que algunos agentes de la economía global operarán a un 70% o a un 90% de su capacidad.

    ¿Y cuando termine entonces la crisis?

    Todos los datos de alta frecuencia dibujan un cuadro que incluye un rápido rebote en el segundo trimestre y un estancamiento con una actividad industrial todavía muy por debajo de los niveles anteriores a la crisis en el tercero, según Ryan Sweet, jefe de la investigación de política monetaria en la empresa Moody's Analytics.

    "Para volver a la normalidad anterior al virus se requiere una vacuna", declaró.

    La continua propagación del coronavirus, con rebrotes en todo el mundo, reduce el efecto positivo causado sobre la economía por todos los estímulos fiscales. Incluso cuando se diseñe una vacuna eficaz hacer que esté disponible en todo el mundo en las cantidades necesarias llevará tiempo, advirtió el analista Warwick McKibbin de la Institución Brookings y la Universidad Nacional de Australia.

    Los modelos desarrollados por este experto sugieren que el coronavirus podría acabar costando a la economía global unos 35 billones de dólares hasta el 2025.

    "Habrá que vacunar a una gran parte de la población antes de que los costos económicos comiencen a bajar", concluyó.
    Etiquetas:
    economía
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook