11:54 GMT24 Septiembre 2020
En directo
    Economía
    URL corto
    92053
    Síguenos en

    Rusia se ha convertido en un actor clave en el mercado del trigo desde 2000, y tiene la capacidad de conquistar nuevos mercados, afirma el diario francés Le Figaro. Según los expertos, actualmente no hay ningún país capaz de eclipsar a Rusia, que reina en la "diplomacia del trigo".

    La explosión en el puerto de Beirut del 4 de agosto no solo empeoró la crisis económica, sino que también destruyó un almacén que contenía hasta 120.000 toneladas de trigo, recuerda el medio. Es una importante reserva para el Líbano, que importa 1,5 millones de toneladas de este grano anualmente.

    Obligado a importar más, el país se está convirtiendo en un mercado atractivo para los exportadores de trigo. En particular, para Rusia, que ya cubre la mitad de las importaciones del Líbano. 

    "El país, que ha estado expandiendo su influencia en el Mediterráneo en los últimos años, juega con maestría el juego de la diplomacia del trigo", comenta Coline Vazquez, autora del artículo.

    Según la columnista, "Rusia se ha vuelto indispensable para los países que experimentan un déficit estructural de este grano".

    Moscú apostó por el importante activo que es el trigo hace 20 años.

    "Vladímir Putin entendía que la potencia de los granos de Rusia podía crear riqueza nacional, empleo y moneda a través de las exportaciones. Por lo tanto, se comprometió a modificar la logística de sus puertos del mar Negro para poder vender más", analiza Sebastien Abis, director del club Demeter e investigador del Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas (Iris), citado por el medio galo.

    Desde 2000, cuando Rusia recogió unos 34 millones de toneladas de trigo, la cosecha ha crecido considerablemente al alcanzar las 74 millones de toneladas en 2019. Los pronósticos para este año también son similares.

    Según la autora de la publicación, la cosecha de trigo en Rusia es suficiente para satisfacer la demanda interna y exportar buena parte de la producción. 

    El Ministerio de Agricultura ruso estima que las exportaciones de cereales se situarán en 45 millones de toneladas y, las de trigo, en 35 millones en el año agrícola de 2020/2021.

    El diario francés observa que el norte de África y Oriente Medio representan un tercio de las importaciones mundiales de este grano.

    "Poco a poco, Moscú ha ido conquistando este mercado, que representa un éxito financiero innegable. De esta manera, Rusia ha ampliado su influencia en estos países, donde rápidamente se convirtió en un socio importante, y ha llegado a invertir en infraestructura portuaria e instalaciones de almacenamiento para algunos de sus clientes", señala la publicación.

    El medio expone que Rusia "ha apostado estratégicamente por su grano para recuperar cierto rango en el ámbito internacional" y califica la apuesta de "ganadora": las exportaciones de cereales proporcionan a Rusia unos 10.000 millones de dólares al año.

    Sin embargo, no solo Rusia busca conquistar el mercado mediterráneo. Tuvo que enfrentarse a rivales que ya estaban presentes en la región. Al principio logró desplazar a Estados Unidos, que antes era el principal exportador de trigo, y cuyas ventas son mucho menores. Francia, por su parte, logró mantenerse en la región.

    Según Sebastien Abis, actualmente no hay ningún país capaz de eclipsar a Rusia en esta área. Además, Moscú invierte constantemente para desarrollar su capacidad exportadora.

    "El rendimiento podría aumentar aún más gracias a los enormes esfuerzos realizados para mejorar el transporte de mercancías y los ferrocarriles alrededor del mar Negro. Rusia también quiere mejorar su investigación agronómica y producir variedades más resistentes. Desde hace veinte años, lleva a cabo un verdadero rearme de la agricultura y de la producción de cereales, lo que le permite ejercer su influencia a nivel internacional", comentó. 

    En cinco años, Rusia podría por lo tanto alcanzar los 100 millones de toneladas de trigo producidas por año, pronostica Abis, "suficientes para conquistar nuevos mercados". 

    "En los últimos cinco años, el país ha centrado su atención en el África subsahariana. En particular, en Sudán y en Nigeria, donde su trigo se exporta cada vez más. Catar y Arabia Saudí son otros países en el punto de mira. Son unas ambiciones al alcance de una Rusia que por el momento reina la diplomacia del trigo", concluye el artículo.

    Etiquetas:
    mercado, exportaciones de trigo, exportaciones, cereales, trigo, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook