18:12 GMT24 Septiembre 2020
En directo
    Economía
    URL corto
    1280
    Síguenos en

    Aliko Dangote es el hombre más rico de África y con su nuevo proyecto de 15.000 millones de dólares podría revolucionar la economía de su país natal, Nigeria, así como "cambiar el juego en el mercado petrolero".

    De hecho, esta suma supera su propia fortuna, que asciende a tan solo 13.500 millones de dólares y se destinaría a la construcción de una de las refinerías de crudo más grandes del mundo. En caso de que sea exitoso, Dangote podría poner fin a una de las ironías más grandes de África, donde el productor de crudo más grande del continente se ve obligado a importar combustible por un valor de 7.000 millones de dólares al año, en lugar de satisfacer sus propias necesidades y las de sus vecinos. 

    Las operaciones de esta refinería añadirían unos 13.000 millones de dólares a la economía del país, lo cual constituye un 2,3% del PIB, según las estimaciones de Renaissance Capital. Además de las ganancias directas, el proyecto emplearía a unas 70.000 personas. Así, esta refinería se convertiría en el mayor proyecto industrial en la historia del país. También tendrá la mayor columna de destilación del mundo y el complejo petroquímico contará con una planta de procesado de gas y la mayor planta del mundo para procesar amoniaco y urea, que se usan para fabricar plásticos y fertilizantes.    

    Este no será el primer intento de Nigeria de tener su propia industria de carburantes. Así, en los años 70 este país ya abrió varias refinerías estatales, pero estas tuvieron que ser cerradas debido a que trabajaban a una fracción de su capacidad, indica el medio Bloomberg. El propio Dangote ha emprendido varios intentos: en 2007 compró una de las refinerías estatales, pero el nuevo Gobierno no tardó en revocar la privatización. 

    La nueva refinería sería de gran importancia para el país, puesto que el 90% de sus ganancias en monedas extranjeras proviene de la venta de crudo, que se desplomó en 2020 debido a la guerra de precios, seguida por la pandemia de coronavirus. A causa de ello, desde el mes de marzo, la moneda nacional ha sido devaluada dos veces, y el Fondo Monetario Internacional prevé una caída del crecimiento económico de un 5,4% para este año.   

    Está previsto que al empezar sus operaciones, la planta producirá unos 100.000 barriles diarios, lo cual "podría cambiar las reglas en los suministros regionales", destaca Jeremy Parker, un analista de la consultora londinense Citac. Hay que tener en cuenta que el proyecto aparece en un momento complicado: hay mucha competencia en un mercado que se ve afectado por el desplome en los precios del crudo. De hecho, los márgenes de ganancias para las refinerías están en su punto más bajo desde 2010, afirma Patrick Pouyanne, el presidente de Total SA, y añade que son "absolutamente catastróficos".

    Otro reto al que se estaría enfrentando Dangote serían los carteles que estuvieron dominando el negocio del crudo de este país africano durante las últimas dos décadas. Este recurso natural ha sido una buena fuente de ganancias para los individuos con buenas conexiones políticas y ha servido de motivación para mantener las refinerías locales sin funcionar.    

    Hasta ahora, el proyecto ya ha sido retrasado varias veces. En particular, estaba planeado que fuera inaugurado en 2016, y más tarde en 2019. Ahora, debido a las complicaciones vividas a causa del coronavirus, la puesta en marcha de la planta ha sido pospuesta hasta 2023.

    Etiquetas:
    refinería, petróleo, África
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook