23:36 GMT25 Septiembre 2020
En directo
    Economía
    URL corto
    1161
    Síguenos en

    Cuando el primer brote de coronavirus hizo que China se sumiera en una crisis sanitaria sin precedentes, todo apuntaba a que no levantaría cabeza en 2020. Unos meses más tarde, el país asiático ha tomado la delantera al mundo y empieza a ser de las pocas economías que muestran datos alentadores. ¿Podrá China ayudar al mundo a salir de la crisis?

    Mientras unas partes del mundo empiezan a recuperarse lentamente de los devastadores efectos de la pandemia y otras languidecen y se ven amenazadas por nuevas olas de contagios, los indicadores macroeconómicos internos catapultan a China a la codiciada en este 2020 categoría de economía en claro crecimiento.

    Tesla, Starbucks, y otras tantas empresas se echaban las manos a la cabeza en febrero en un país confinado y sin esperanza de recuperarse en mucho tiempo. Ahora, esas compañías ven sus ganancias crecer en China mientras en el resto del mundo no dejan de caer.

    Por ejemplo, la cadena hotelera Marriott International contó con un 60% de ocupación en sus establecimientos en el segundo trimestre de este año, dato que no se aleja demasiado del 70% del mismo período de 2019. En esa línea, la empresa financiera JP Morgan Chase ha revisado recientemente su pronóstico de crecimiento para China, aumentándolo desde el 1,3% estimado inicialmente hasta un 2,5%.

    Las empresas del mundo, incluidas las estadounidenses, son conscientes de esa realidad, y la experta en economía mundial y desarrollo del Instituto Chino de Estudios Internacionales Xu Xuemei explica a Sputnik que la nueva situación causará que las compañías de EEUU vean aumentar inevitablemente su dependencia del mercado chino.

    "El PIB de China ha superado los 10.000 dólares per cápita y seguirá creciendo, mientras que el sector de la población con un nivel medio de ingresos supera los 400 millones de habitantes. Estos son indicadores del enorme potencial que tiene el mercado chino", sostiene la interlocutora de Sputnik.

    Al otro lado del mundo, Estados Unidos, que empezó burlándose del "virus chino", sufre ahora la devastación de una pandemia que está lastrando su economía. Según analistas de Deutsche Bank, antes de la pandemia se pronosticaba que el PIB de EEUU creciera en un 8,5% entre 2019 y 2023, mientras que ahora ese valor se queda en un modesto 3,9%.

    Esto pone de relieve la oportunidad que tiene China ahora de registrar mejores valores que EEUU en varios indicadores económicos.

    "En primer lugar, esto se debe al hecho de que China tiene ventaja toda vez que salió primera de la epidemia (...). En segundo lugar, el período posterior a la epidemia en China coincide precisamente con el comienzo del 14 Plan Quinquenal, así como con el final del primer objetivo centenario y el comienzo del segundo", explica Xuemei.

    Además de los factores económicos que muestran el potencial de China, la economista destaca "el hecho de que China se está abriendo continuamente e invita a los demás países a beneficiarse de sus frutos", en referencia a la ley de inversiones extranjeras que se aprobó en enero y que facilita la realización de negocios por parte de empresas extranjeras en territorio chino.

    Todo esto apunta a que es posible que la crisis mundial de este 2020 actúe de palanca para que las principales potencias económicas colaboren más estrechamente. En otras palabras, puede resultar que la cooperación económica y comercial con el gigante asiático se vuelva imprescindible para los demás países si quieren salir de la crisis.

    Etiquetas:
    inversiones, economía, pandemia de coronavirus, coronavirus, COVID-19, China
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook