En directo
    Economía
    URL corto
    216
    Síguenos en

    MINSK (Sputnik) — El presidente de Bielorrusia, Alexandr Lukashenko, estimó en unos 600 millones de dólares las pérdidas que ocasionaron a su país las disputas petroleras con la vecina Rusia.

    Lukashenko mencionó esta cifra al referirse a la crisis del COVID-19 en su alocución anual a los conciudadanos y a la Asamblea Nacional (Parlamento).

    "A diferencia del resto del mundo, no hemos cerrado las empresas en esta situación complicada y asignado la suma extra de medio millón de rublos [bielorrusos, unos 204,6 millones de dólares] en ayudas del Estado a los más necesitados. Todo ello, cuando el fisco ha perdido 1.500 millones de rublos [bielorrusos, unos $600 millones] a causa de las disputas petroleras con Rusia", dijo el mandatario.

    Bielorrusia está diversificando las fuentes de suministro de petróleo a sus refinerías en medio de las discrepancias con Rusia, su proveedor tradicional, sobre los precios.

    En lo que va de año Minsk compró petróleo a Azerbaiyán, Arabia Saudí y Noruega. El crudo se envió vía marítima a través de los puertos de Klaipeda (Lituania) y Odesa (Ucrania). 

    Lukashenko reiteró la intención del país de organizar hacia 2025 nuevos canales logísticos para adquirir petróleo y gas en otros mercados.

    El presidente indicó que la alta dependencia económica de unos cuantos países ha puesto a Bielorrusia en una posición vulnerable.

    "Bielorrusia perdió 9.500 millones de dólares en cinco años debido a las guerras económicas, los precios injustos y los créditos caros", señaló.

    El Gobierno, dijo Lukashenko, sacó las conclusiones pertinentes y puso en marcha una estrategia para minimizar esos factores en los próximos años.

    Pandemia de coronavirus

    Además, Lukashenko declaró que la epidemia de coronavirus fue una prueba de solidez para la sociedad bielorrusa, y la república la ha pasado bien.

    ​"La epidemia complicó mucho los vínculos internacionales y también ha sometido a una seria prueba a nuestra sociedad. La conclusión básica es la siguiente: hemos pasado bien este examen, logramos superar la desgracia. Quien no está ciego lo ve, y quien no quiere verlo siempre será ciego", dijo el mandatario.

    Intentos de desestabilizar el país

    El presidente de Bielorrusia también alertó de intentos de perpetrar una "masacre" en el centro de Minsk.

    "De momento no estamos en plena guerra, no hay disparos, no se ha apretado el gatillo. Pero es obvio el intento de organizar una masacre en el centro de Minsk", denunció el mandatario.

    Lukashenko advirtió que contra Bielorrusia "se han movilizado recursos multimillonarios y tecnologías avanzadas". 

    Las armas informativas modernas, prosiguió, no solo apuntan a la conciencia, sino también al inconsciente de las personas, que sin darse cuenta se convierten en un objeto de manipulación.

    "Ya supusimos —y no nos hemos equivocado— que durante esta campaña electoral se utilizarían a gran escala todos esos métodos de influencia. El objetivo es enfrentar a unos con otros, engañar, intimidar, confundir y, al fin de cuentas, incitar a un delito penal", expresó.

    Para el líder bielorruso, su país fue elegido como un escenario para ensayar las 'revoluciones de colores'.

    "Y es que decidieron ensayar esas 'revoluciones de colores' con nosotros, con nuestra sociedad sólida y monolítica, aprovechando las nuevas tecnologías de la información", dijo, al asegurar que ese objetivo "no se logrará".

    Agregó que el sistema de administración pública se mantiene fuerte y goza de la confianza de los ciudadanos, por lo que no se podrá desestabilizar al país.

    Asimismo, dijo que los rusos detenidos en Minsk fueron enviados a Bielorrusia de manera deliberada y añadió que tiene información sobre otro grupo trasladado al sur del país.

    "Hoy ha llegado la información sobre un grupo más trasladado al sur", afirmó Lukashenko. 

    Las autoridades bielorrusas les imputan a los rusos detenidos "preparación de atentado", lo que puede penalizarse con hasta 20 años de prisión.

    Según los servicios especiales de la república, antes se recibió la información sobre la llegada a Bielorrusia de "más de 200 paramilitares para desestabilizar la situación durante la campaña electoral".

    Ellos "fueron enviados a Bielorrusia de manera deliberada" y "fueron instruidos de estar en modo de espera", dijo Lukashenko.

    "Los billetes para Estambul son una leyenda ya que la frontera rusa está cerrada, tendrían que demostrar aquí y allá que volaban a Estambul", añadió el presidente en alusión a los informes de que estaban en Minsk de tránsito a Estambul.

    Asimismo dijo que en Bielorrusia tratan "humanamente" a los detenidos, "lo que surtió cierto efecto, pues ellos lo revelaron todo".

    Lukashenko dijo también estar perplejo por las conjeturas en internet sobre la reciente detención de los 33 rusos.

    "Incluso hablan de que fue un complot de los dos presidentes [de Rusia y Bielorrusia]. Es una señal peligrosa y fuerte. Todo esto es una mentira... sobre Estambul, Venezuela, África y Libia", subrayó.

    A finales de julio Bielorrusia informó de detención de 33 ciudadanos rusos por presunto intento de desestabilizar la situación en el país ante las elecciones presidenciales. Rusia rechaza estas acusaciones.

    El Kremlin negó las acusaciones de que Rusia envía a Bielorrusia grupos de "mercenarios" para desestabilizar el país vecino.

    Por su parte, el cónsul ruso en ese país, Kiril Pletnev, comunicó que los empleados rusos de una compañía de seguridad privada detenidos en Bielorrusia aseguran que viajaban a América Latina vía Minsk.

    Relaciones con Rusia

    El líder bielorruso también declaró que Rusia tiene miedo de perder a Bielorrusia porque no le quedan otros aliados cercanos.

    "Rusia teme perdernos, porque aparte de nosotros no tiene aliados verdaderamente cercanos", dijo Lukashenko.

    Bielorrusia, por su parte, según el presidente, está interesada en que la política exterior sea "coherente, previsible y de carácter multidimensional".

    En opinión de Lukashenko, Bielorrusia es "el único eslabón de la tranquilidad en el centro de Eurasia que tiene sus propias convicciones".

    El mandatario bielorruso aseguró al mismo tiempo que Rusia "siempre ha sido, es y será" el aliado más cercano "quienquiera que esté en el poder" en uno u otro país.

    "Esto es un factor insuperable, nuestros pueblos lo tienen muy interiorizado. Incluso a pesar de que [Rusia] cambió las relaciones de amistad por las de socio", indicó.

    El líder bielorruso destacó que es evidente que "el mundo es cada vez más inestable e impredecible".

    "Las contradicciones fundamentales entre Estados y bloques, acumuladas durante las últimas décadas, entran en una fase aguda de conflicto. En los últimos tiempos ninguno de los problemas internacionales más importantes ha sido resuelto", afirmó.

    Lukashenko señaló que "todo el mundo está en un caos de guerras comerciales, proteccionismo nacional, enfrentamiento político e informativo".

    Un fuerte antagonismo se observa entre las mayores economías del mundo, "Estados Unidos, que durante las últimas décadas ha sido el único líder mundial, y China que ha entrado en la élite mundial y aboga por el mundo multipolar", señaló Lukashenko al destacar que "Rusia y la Unión Europea, que no se han quedado al margen, también pretenden desempeñar un papel preponderante".

    "Las estructuras de integración viven una crisis sistémica, algunas de ellas se desintegraron y existen solo sobre el papel", marcó al agregar que el Brexit y las diferencias entre "la vieja y la nueva Europa" han acelerado este proceso dentro de la Unión Europea.

    Asimismo, "crece la tensión en el ámbito militar, lo que provoca una nueva espiral de la carrera armamentista", dijo. 

    Resultado de presidenciales en Bielorrusia

    Las autoridades de Bielorrusia aceptarán cualquier resultado de las elecciones presidenciales que tendrán lugar el 9 de agosto, declaró Lukashenko.

    "Lo diré hoy para todo el mundo. Nosotros, las autoridades, y yo en primer lugar, como actual presidente, aceptaremos cualquier decisión. Solo que nunca traicionen, la traición no se perdona incluso en el cielo", afirmó el presidente.

    El líder bielorruso señaló que si los ciudadanos necesitan cambios, los conseguirán.

    "Todas las reformas deben comenzar con la Constitución, no con las protestas", apuntó el presidente.

    Además Lukashenko pidió a aquellos "que no están preparados" que no le impidan "salvar el país".

    El mandatario presentó su mensaje a la nación a pocos días de que se celebren las elecciones presidenciales, fijadas para el 9 de agosto.

    En los comicios participan cinco candidatos, entre ellos Lukashenko, que aspira a su sexto mandato consecutivo.

    La campaña electoral en Bielorrusia se ha visto enturbiada por la detención de políticos y activistas de la oposición y protestas ciudadanas en Minsk y otras ciudades.

    El 24 de julio trascendió que el opositor Valeri Tsepkalo huyó de Bielorrusia con sus hijos ante el temor de que fuera detenido por las fuerzas del Estado. 

    Etiquetas:
    disputa, petróleo, Bielorrusia, Rusia
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook