En directo
    Economía
    URL corto
    0 91
    Síguenos en

    Tras el crecimiento de los precios del oro el valor de las acciones de las empresas mineras volvió a dispararse en todo el mundo. A pesar de eso los inversores tratan de evitar los activos de Sudáfrica, preocupándose por las interrupciones en el suministro que han sido registradas en ese país como resultado de la pandemia.

    Los inversionistas no residentes vendieron las acciones de las empresas mineras de Sudáfrica por 128 millones de dólares entre el 13 y el 21 de julio del 2020, incluso cuando el Índice de Minería de Oro de Johannesburgo del FTSE subió más del 6%, hasta su nivel más alto en la historia. Esta retirada representó más de la mitad de las salidas que habían sido realizadas en el mercado de valores durante ese período. Además, superó a las de cualquier otro sector, según los datos recogidos por la empresa JSE.

    De hecho, el Índice de Minería de Oro de Johannesburgo (FTSE Johannesburg Gold Mining Index) —que engloba a cinco empresas mineras de Sudáfrica— ha subido un 16% durante el mes de julio en comparación con el avance del 3,8% registrado por el de referencia FTSE JSE Africa All Share Index.

    El número de los contagiados con COVID-19 aumentó en la economía más industrializada de África hasta superar los 381.000 casos, a medida que Sudáfrica pasó a ser el quinto país más afectado en el mundo por la propagación del virus. Mientras tanto las empresas involucradas en la extracción del oro no paran de luchar por intensificar la producción de este metal precioso después de que el cierre paralizara temporalmente las operaciones.

    "El riesgo de interrupciones en el suministro es cada vez mayor, especialmente en las minas de gran profundidad, a medida que aumenta la tasa de contagios. La historia muestra que a la subida de precios le suele seguir el aumento de costos 12 meses más tarde, a medida que los mineros pasan a explorar los niveles más bajos [de las minas], y esto causa preocupación entre los inversores", explicó Karl Gevers, gerente de cartera de la empresa Benguela Global Fund Managers.

    La pandemia no es el único problema con el que tropiezan las empresas de este país. El crecimiento del rand —la moneda sudafricana— del 5,3% frente al dólar registrado en julio también está reduciendo las ganancias de los mineros, que venden el oro por dólares, pero pagan los costos asociados con su extracción con la moneda local, señaló Gevers.

    Se espera que en los próximos 18 meses el oro continúe ganando más popularidad entre los inversores como un activo refugio frente a las posibles turbulencias en otros mercados. Por ello, los precios de ese metal pueden alcanzar nuevos máximos, revelaron los resultados de una encuesta realizada por la agencia Reuters que involucró a 42 analistas y comerciantes. 

    El pronóstico medio para el precio del oro en el 2020 es de un promedio de 1.713 dólares por onza y de 1.800 dólares en el 2021. Los resultados de esta previsión superan a los de la encuesta anterior que se realizó en abril.

    "Cuanta más incertidumbre en torno al control sobre el virus y, por tanto, alrededor de la economía mundial, más alcista será la tendencia en la compra del oro. Cualquier recuperación económica sustancial probablemente produzca algo de viento desfavorable", señaló la analista Rhona O'Connell de la empresa StoneX.

    Agregó que los precios de este metal podrían alcanzar niveles récord, hasta por encima de los 2.000 dólares el año que viene.

    Etiquetas:
    Sudáfrica
    Normas comunitariasDiscusión
    Comentar vía SputnikComentar vía Facebook